icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2021 | Noticias

Se determinaron los mejores individuos y se creó un protocolo de micro-propagación invitro para calafate

Proyecto obtiene los primeros resultados para la domesticación de calafate y maqui en la región de Aysén

La caracterización de los mejores individuos de maqui y calafate, así como la propagación en vitro una mil plantas son los primeros resultados de la primera etapa del proyecto “Rescate y establecimiento de ecotipos regionales promisorios de Calafate y Maqui” que se desarrolla en la región de Aysén.

El objetivo de esta fase de estudios, que ya finalizó, es caracterizar los diferentes ecotipos de ambos berries en la región e identificar cuáles son los individuos con los mejores parámetros de sabor y tamaño, entre otras propiedades. También determinar las características agronómicas como tamaño de las espinas, el vigor de la planta y su capacidad productiva. A futuro, se espera “poder pasar desde su situación actual de recolección a una de domesticación, de modo que los agricultores puedan tener sus huertos de calafates y maquis”, explicó Pablo Hernández, investigador de la Universidad Austral de Chile, Campus Patagonia.

PRIMEROS RESULTADOS

Los avances obtenidos hasta ahora son dos. Se ha establecido que los mejores individuos de Calafate están en Puyuhuapi, La Junta y Puerto Cisnes; mientras que el mejor Maqui se ubican en los sectores de los lagos Zenteno y Portales. Además, se creó un protocolo de micro-propagación de cultivo in vitro para el calafate, que es de difícil propagación vegetativa.

A través de estas investigaciones, agrega Pablo Hernández, lo que se busca es “domesticar estas especies, tener los insumos necesarios para que, en un futuro, por ejemplo, una empresa de vivero podría instalarse en la región, cultivar estas especies y luego poder entregarlas a los agricultores”. Esto les permitirá establecer huertos frutales y desarrollar una producción comercial.

Ambas especies de berries nativos son ricos en antioxidantes y fibra dietética, por lo que son de gran interés en la industria alimenticia y farmacéutica. Sin embargo, la oferta no alcanza a cubrir la demanda en términos de volumen y homogeneidad de los frutos, pues se encuentra en condición silvestre. Esto dificulta su producción a nivel industrial  porque, para mantener la cadena de valor, se requiere de materia prima con concentraciones y características homogéneas en la concentración de compuestos fenólicos. En el proyecto participan la Universidad Austral de Chile, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), el Instituto Forestal (Infor) junto al Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) con apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).