icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Octubre 2020 | Viñas

Con fines de establecer un sistema de exportación permanente

Proyecto INIA busca mejorar la calidad de los vinos del Valle del Itata

¿Qué diferencia al Valle del Itata de otros valles vitivinícolas de Chile? Además de la especial conformación agroclimática, sus suelos y geografía, esta zona inserta mayoritariamente en la región de Ñuble (10% en la región del Biobío) se distingue por su historia y las cepas que les son propias. Escenario único para el desarrollo de un proyecto que pretende establecer criterios y capacitación para una permanente exportación de vinos locales.

Hoy, el desarrollo del proyecto “Programa de Innovación en Valorización del Potencial Vitivinícola Valle del Itata” ha interactuado con un grupo de viñateros del Itata con la finalidad de que éstos incrementen la calidad de sus vinos y alcancen condiciones de calidad exportable. La iniciativa es impulsada por el Gobierno Regional de Ñuble y la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), y ejecutada por INIA Quilamapu junto a Clear River como entidad asociada.

Según indica el investigador de INIA y coordinador del proyecto, Carlos Ruiz, lo que se busca es “identificar y potenciar vinos de calidad exportable, traídos desde el pasado hasta nuestros días, pero con un incremento en su calidad y estabilidad en su producción”.

El proyecto en su conjunto apunta a respaldar a unos 200 viñateros del Valle del Itata, para que cumplan requisitos de exportación. Ello contempla asesorías en el manejo de la viña a lo largo del año, lo que involucra capacitaciones en poda de las viñas (asegura el correcto crecimiento de los futuros racimos), desbrotes, manejo fitosanitario y apoyo para identificar la fecha precisa de la cosecha. “Ésta debe realizarse en función de la madurez de las uvas y no por calendario” sostuvo la enóloga del INIA, Irina Díaz.