icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Mayo 2020 | Alimentos

En respuesta al coronavirus

Proveedores se reinventan para atender demanda de alimentos

Diversos proveedores de alimentos de todo el mundo se han apoyado en el canal online, ante las interrupciones en las cadenas de distribución debido al Covid-19.

La industria de alimentos a nivel mundial recurre a la innovación para hacer frente a las interrupciones en las cadenas de distribución y la falta de personal que ha ocasionado el Covid-19.  El canal de venta online les está permitiendo contener los efectos de las restricciones, así como el soporte de nuevo personal y el mayor aprovechamiento de los recursos disponibles.

Desde una granja familiar en París, una cooperativa agrícola de la India, hasta el mercado de Rungis Internacional, el principal mercado de París y el mercado mayorista de alimentos más grande del mundo, han optado por tener un canal propio de venta online, de acuerdo a la agencia de noticias Reuters. Destaca el mercado de Rungis Internacional, que realiza alrededor de 6,500 entregas por semana.

Los proveedores de alimentos también han optado por buscar nuevos reclutas y por maximizar su producción, como lo han hecho los fabricantes de pasta y harina en América del Norte y Europa. De acuerdo a Reuters, el distribuidor estadounidense de bayas Driscoll’s ha contratado empleados despedidos de restaurantes y hoteles en sus almacenes de distribución para trabajar como conductores de montacargas e inspectores de control de calidad. Green Gold Farms en México, proveedor de Driscoll’s, también contrató a personal despedido de una planta automotriz para que trabajen en su granja de bayas.

La pandemia ha puesto de relieve la dependencia mundial del comercio internacional y de una gran cantidad de trabajadores temporales que generalmente viajan de una granja a otra, cruzando media frontera, para recolectar frutas y hortalizas en campañas claves. Ante esa situación, en España se ha permitido que desempleados de otros sectores económicos realicen trabajos agrícolas y se ha extendido los permisos de trabajo para migrantes.