icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2020 | Energía

Agricultor de la VI Región ahorra energía con el uso de esta tecnología para regar sus cultivos

Productor destaca cero gasto en electricidad gracias a sistema solar fotovoltaico

Es una tendencia en los últimos años la utilización de la energía solar fotovoltaica en la agricultura chilena, específicamente en el bombeo de agua de riego a los huertos. En ese sentido, organismos gubernamentales como Indap y CNR están impulsando el uso de esta tecnología que tiene como beneficios principales el permitir un ahorro en el consumo eléctrico, conseguir la independencia energética y mejorar la competitividad de los terrenos agrícolas.

Precisamente, en la comuna de San Vicente de Tagua Tagua, en la Región de O’Higgins, el agricultor Gerardo Camilla instaló hace tres años una planta de paneles fotovoltaicos de 25 [kW] con los que ahorra energía para regar sus cultivos, lo que le representa un costo menor de electricidad.

Para Camilla, que produce palto, limón y naranja en una extensión de 10 hectáreas, el principal cambio que le ha generado usar los paneles fotovoltaicos versus usar la electricidad es que con el tiempo bajan los costos. “O sea, la diferencia que tiene en cuanto a la energía eléctrica es que te va gastando mes a mes el uso de la corriente, en cambio con los paneles puedes tener instalado y es barata la manutención, la energía se usa del sol, entonces, no tienes un costo”, señala.

El agricultor recuerda que en el año 2017 participó con este proyecto que busca generar energía solar para riego mediante los concursos de la Ley de Fomento al Riego, siendo posteriormente beneficiado con el subsidio para la instalación de los paneles fotovoltaicos. Al respecto, la Comisión Nacional de Riego (CNR), desde 2009 ha incorporado concursos que apuntan a generar energías renovables no convencionales (ERNC), incluida la solar.

BENEFICIOS DEL USO DE LA ENERGÍA SOLAR

Entre los principales beneficios que considera Camilla con el uso de los paneles fotovoltaicos es que la energía es limpia con el ambiente y es autosuficiente porque con la energía de los paneles tiene el 100% de energía que necesita. “Lo importante es que usted hace la inversión inicial y de allí ya sale bajísimo el costo de la electricidad”, recalca.

Consultado si recomienda que esta tecnología se debe utilizar en otras zonas expresa que es recomendable que se aplique un mayor porcentaje de paneles fotovoltaicos. “Sé de otros casos en la región, pero no todos lo hacen por el tema de que los privados tienen la línea eléctrica y los paneles tienen que estar conectados a ellos, pero creo que un 80% debería de ser todo con paneles fotovoltaicos”.

«Actualmente utilizar energía fotovoltaica para el riego u otras demandas energéticas ofrece solo ventajas», indica el Dr. Gerardo Arancibia, de Elemental Energy, empresa que implementó el sistema fotovoltaico. » Desde que el agricultor está utilizando el sistema de riego fotovoltaico está pagando un 80% menos en gastos por electricidad. Por estos ahorros, la inversión que realizó el agricultor en el sistema, se amortizara en solo 5 años», subraya el experto.

De aquí en adelante el agricultor pagará ‘cero pesos’ en energía eléctrica y, considerando que los módulos fotovoltaicos, inversor y otros elementos que forman parte de la planta fotovoltaica tienen una garantía de funcionamiento de 25 años. «Como es un sistema fotovoltaico, funciona en conjunto con la red eléctrica de la compañía eléctrica, es decir, el sistema de riego se alimenta de ambas fuentes energéticas, dando siempre preferencia a la solar, que es la más económica de las dos. Si falta la energía solar, como es el caso si se quiere regar de noche o el día está muy nublado, el sistema se compensa automáticamente tomando la energía faltante de la red eléctrica local. De esta forma el funcionamiento del riego estará siempre asegurado en cualquier condición», finaliza Arancibia.