icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

16 de noviembre de 2021
Estimación del USDA-FAS

Producción de uva de mesa de Egipto completaría 1,43 millones de toneladas en la temporada 2021/2022

Producción de uva de mesa de Egipto completaría 1,43 millones de toneladas en la temporada 2021/2022

Un incremento significativo registraría la producción de uva de mesa de Egipto en la temporada 2021/2022 que totalizaría 1,43 millones de toneladas, un 22% más respecto de la campaña previa. Es la estimación del Servicio de Agrícola Extranjero (FAS por sus siglas en inglés) que depende del Departamento de Agricultura de EE UU (USDA por sus siglas en inglés).

En su reporte, el servicio prevé que las exportaciones sumarían 170.000 toneladas en la campaña 2021/2022, 8% más que el ejercicio anterior. El año pasado, los envíos se centraron en las naciones de la Unión Europea, el principal importador. Junto a Reino Unido, que representaron el 35% del total de uva embarcada. Le siguen Rusia (14%) y Arabia Saudita (13%). Otros destinos para las uvas egipcias son EE UU, Canadá, China y países del Golfo. En los últimos años, logró ingresar India, Myanmar, Nepal, Brasil y Serbia aumentando su participación.

img

Fuente: Foreign Agricultural Service (FAS), USDA.

Buscando acceder a nuevos mercados, las autoridades egipcias están en conversaciones técnicas para llegar con esta especie a Filipinas, Vietnam, Ecuador; Tailandia, Nueva Zelanda y Argentina. De lograrlo, permitirá absorber cualquier aumento de producción.

Adicionalmente, el servicio hace una revisión a la baja de la producción de uva de mesa egipcia de la campaña 2020/2021 con 1,18 millones de toneladas. Esto es 17% menos que la estimación anterior. El descenso se explica por una ola de calor ocurrida en marzo y abril  de este año. También a vientos fuertes durante la floración, que afectaron principalmente a las  variedades tempranas. Así, el rendimiento pasó de 29 a 24 toneladas/ha.

SUPERFICIE PARA PRODUCIR TODO EL AÑO

Esta especie se cultiva desde el norte (Alejandría) hasta el sur (Asuán) del país con variedades de maduración temprana y tardía, permitiendo el suministro de fruta desde mayo a noviembre. Ello es posible gracias a suelos apropiados y el uso de tecnología. La uva que se envía a la Unión Europea se cultiva en las zonas de Behira y El-Sabat concentran. Ambas representan el 40% de la superficie total plantada de uva en ese país, y el 18% de la producción total.

La cosecha de las variedades tempranas se extiende desde fines de mayo hasta septiembre. La de variedades tardías, desde fines de junio hasta noviembre. La producción se centra en las variedades sin semillas Thompson y Flame, de gran demanda en la UE. Sin embargo, el informe agrega que los productores están incluyendo nuevas variedades de mayor valor, para proveer de fruta a otros países, destacando Early Superior, Superior y Roomy.

AUMENTO DE LOS COSTOS DE PRODUCCIÓN

Las innovaciones aplicadas hacen que esta especie sea la más cara de cultivar respecto a otros cultivos. Consultando a los productores, el costo/ha llegaría a US$ 15.000 (excluido el terreno) en 2020, señala el reporte. Este año, se elevó 30%, por las dificultades en la cadena de suministro causadas por la pandemia. La disponibilidad de ciertos insumos fue limitada con el consiguiente alza de los pecios. Pese a lo anterior, las variedades de mayor valor tienen mejores rendimientos, en especial, las que se destinan a la exportación. El documento menciona que este año, “la demanda de uvas de mesa egipcias ha sido alta y se espera que lo siga siendo, y los productores anticipan un rendimiento relativamente mayor”.

NUEVO SISTEMA DE CODIFICACIÓN

Para reforzar las exportaciones, el reporte menciona que el ministerio de Agricultura egipcio implementó un sistema de codificación según la Decisión 116/2021. Éste determina procedimientos para coordinar la logística con los predios. En decir, a través de GPS, se registra la ubicación de cada campo y plantas de empaque consideradas para exportar.

Al mismo tiempo, la Administración Central de Cuarentena Vegetal de Egipto (CAPQ) supervisa la producción, tomando muestras y verificando que cumplan los requisitos de exportación, incluidos los residuos de plaguicidas. En conjunto, la CAPQ y el Consejo de Exportación Agrícola (AEC) trabajan para garantizar el cumplimiento de las regulaciones fitosanitarias exigidas por los países de destino, permitiendo que la fruta acceda a una amplia gama de mercados internacionales.

Ambas entidades desarrollaron un registro de tierras y packings de uva, que cumplen con las exigencias de los distintos países importadores, siendo elegibles para exportar.

AUMENTO DEL CONSUMO INTERNO

Para la campaña 2021/2022, el servicio proyecta que consumo interno de uva fresca en Egipto alcanzará 2,17 millones de toneladas, un 23% mayor comparado con el periodo anterior.

Dado que las importaciones son reducidas, el mercado local es importante para los productores egipcios, en especial para los pequeños que son los que abastecen de fruta. Lo anterior se explica por la diferencia que hay entre productores pequeños y grandes, en el uso y acceso a recursos para producir, incorporar tecnología y obtener financiamiento. El informe agrega otras problemas que inciden en esta diferencia. Por ejemplo, las deficiencias  en investigación y desarrollo. La inadecuada cadena de frío e infraestructura de comercialización. Además, la escasa coordinación entre los integrantes de la cadena de valor. Todo ello “plantean riesgos para la calidad y la productividad de la uva, limitando así las exportaciones solo a los productores que pueden realizar grandes inversiones”, indica el escrito.

Respecto de las importaciones, el informe precisa que el volumen esta campaña sumaría 8.000 toneladas. En general, la mayor cantidad de fruta proviene desde Sudáfrica, España, Australia e Italia y, en menor proporción, de EE UU. Dicho suministro cubrirá las ventanas en que no hay fruta local. Normalmente se comercializan a precios muy elevados en tiendas minoristas especializadas.

Fuente: Foreign Agricultural Service (FAS), USDA.

Artículos relacionados