icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2020 | Enfermedades

Dr. Erwin Aballay e incidencia de los nematodos en cítricos

Un problema de larga data en los huertos de todo el mundo

El experto en nematodos de la Universidad de Chile, doctor Erwin Aballay, explica que todos los portainjertos de cítricos presentan algún nivel de sensibilidad a diferentes especies de nematodos. De no manejarse adecuadamente el problema en los huertos, en la parte aérea de las plantas se comienza a observar falta de vigor, clorosis, muerte de ramillas terminales, defoliación, disminución del tamaño de las hojas, del número de flores y calibre de los frutos. La principal especie que afecta a los cítricos es Tylenchulus semipenetrans, el llamado ‘nematodo de los cítricos’.

Dr. Erwin Aballay

Tylenchulus semipenetrans es la especie de nematodos de mayor impacto en los huertos de cítricos en Chile y está presente –hasta donde se sabe- en los huertos de cítricos de todo el mundo. “Pero, también suele estar Xiphinema americano, Meloidogyne incognita y algunas especies de Hemicycliophora y de Pratylenchus. Esas son las principales especies o géneros de nematodos que afectan a los cítricos y en los huertos se van a encontrar algunos de esos géneros, siempre”, señala Aballay.

Tylenchulus semipenetrans, también llamado ‘nematodo de los cítricos’, produce la enfermedad conocida como “decaimiento lento”, en la que -a medida que la población de nematodos se incrementa en el suelo-, el vigor de las plantas va disminuyendo.

En general, el ‘nematodo de los cítricos’ tiene un estrecho rango de géneros hospederos, de los cuales la mayoría son cítricos y sus híbridos. Pero existen también plantas no cítricas consideradas como hospederas, de las cuales las más importantes son la vid, el olivo y el caqui. Esto en circunstancias en que en los valles del norte se está cambiando uva de mesa por cítricos e incluso olivos por cítricos.

En citricultura, a nivel mundial, no se dispone de portainjertos resistentes o altamente tolerantes a nematodos, “hemos visto que los portainjertos que se utilizan en Chile, en general, todos son sensibles a algún tipo de nematodo. Por esto, creo que es bueno tener claro cuáles son los principales nematodos que atacan a cítricos”, explica el especialista. Por otro lado, afirma que no hay incidencia de la variedad de cítrico cultivada sobre la sensibilidad de los portainjertos a los nematodos.

TOLERANCIA Y SENSIBILIDAD RELATIVA DE PORTAINJERTOS

-¿Reconocen el problema los citricultores en Chile o lo confunden con otras causas?

-Diría que los productores de cítricos chilenos son bastante más ‘educados’ que los de otras especies frutales, en el sentido de que los citricultores llevan muchos años peleando contra los nematodos. Entonces, hay una cuestión cultural entre ellos y conocen bien el problema. En mi experiencia, los productores de uva y los productores de cítricos son los que tienen más internalizado el concepto de nematodo.

-¿Al nivel de que cuando están planeando un huerto, dentro de parámetros tales como calibre, productividad o grados Brix, ellos saben qué nematodos tienen en el suelo y los consideran a la hora de elegir el portainjerto? En ese contexto, ¿cuáles portainjertos son más y menos sensibles?

-Me parece que los productores seleccionan el portainjerto más en función a factores productivos que en consideración a la resistencia a nematodos. Citrus macrophila es el patrón más sensible a Tylenchulus semipenetrans, la especie de nematodo más agresiva de todos los que atacan a los cítricos. Si bien el resto de los portainjertos también son sensibles, en ellos la tasa reproductiva de las otras especies de nematodo es un poco menor. Sin embargo, todos los portainjertos -en alguna medida- sufren algún grado de daño. Por otro lado, por lo general los productores siempre prefieren el patrón que les da las características productivas que ellos buscan y a los nematodos no los consideran en la ecuación porque asumen que pueden controlar el problema con nematicidas y otras herramientas. En un contexto en que no hay ningún portainjerto que sea resistente o altamente tolerante, puede que Citrumelo sea el que presenta una mayor tolerancia. Pero Citrumelo tiene varias características que no le gustan a los citricultores, por lo que prefieren tener nematodos antes que perder rendimiento, calibre, sabor, etc.

Las raíces infestada por T. Semipenetrans presentan apariencia de ‘raíz sucia’.

Los síntomas de ataque de nematodos en la parte aérea son falta de vigor y clorosis.

-Entonces Citrumelo es menos sensible, pero sin llegar a ser tolerante…

-Sí, podría presentar un grado mayor de tolerancia, más que el Troyer y Carrizo, por ejemplo, patrones que en la literatura aparecen como tolerantes. La realidad es que en Chile y otras zonas esos patrones se comportan como sensibles, aunque los nematodos se demoran más tiempo en alcanzar niveles importantes. Por otro lado, no hay estudios en portainjertos nuevos o al menos no hay investigación. En un proyecto en 2005 realizamos prospecciones en huertos de cítricos con distintos portainjertos y en todos encontramos poblaciones de nematodos, aunque a distintos niveles. Citrumelo fue el que se comportó mejor en ese estudio. O sea, al menos tenemos esa experiencia para decir que es un poco más tolerante.

SÍNTOMAS EN LA PLANTA Y COMPORTAMIENTO EN LOS HUERTOS

-¿Cuáles son los síntomas de afectación por nematodos en una W. Murcott, por ejemplo?

-Los síntomas son parecidos en todos los cítricos. Es decir, en limones, en naranjos, en mandarinos, etc. Los primeros síntomas en la planta corresponden a una cierta amarillez en algunos brotes y en etapas más avanzadas van apareciendo ramillas secas y ramillas muertas, las que generalmente aparecen en las partes alta de la planta y luego se van moviendo hacia el interior de esta, hasta que –finalmente-, se tiene una planta donde predominan las hojas viejas. Hay pocos crecimientos nuevos y mucha ramilla seca. La verdad es que no debiera confundirse con los síntomas de otros problemas. Por ejemplo, cuando el ataque es de hongos normalmente la planta se afecta muy rápido. Pero este es un decaimiento lento, en que todos los años va aumentando la intensidad del daño. Al principio el productor no lo reconoce, ya que en ocasiones es una que otra planta del cuartel. Aparecen los síntomas en una planta aquí, en otra más allá. Pero con los años se van formando lunares en los huertos. Se forman manchones y el productor empieza a preocuparse, pero por lo general, cuando se preocupa, es cuando ya está con niveles muy altos. Sin embargo, muchos productores hacen análisis en forma preventiva y hay empresas, por lo general grandes, que están siempre preocupadas del problema. Con una de ellas, hemos prospectado la mayor parte de los campos entre la región de Coquimbo y la región Metropolitana. Campos que se ven muy parejos y bastante bonitos, pero en los que entre medio encuentras plantas un poquito raras. Entonces, al chequear esas plantas nos dimos cuenta de que tienen niveles altos de nematodos.

-¿Cómo suele llegar el problema a un huerto? ¿El nematodo ya está en el suelo cuando se instala el cultivo? O, ¿el nematodo llega con las plantas?

-Las causas son varias. Hay plantaciones nuevas en zonas donde siempre se ha cultivado cítricos. Entonces, aunque los niveles sean bajos en el suelo, siempre hay poblaciones de nematodos. En esas condiciones, a los cinco o seis años comienzan a aparecer algunos síntomas.

-¿Cómo se comportan los huertos en el largo plazo? ¿Cuánto tiempo después de instalado comienza el productor a sentir un efecto económico?

-Aun cuando la plaga ya esté presente en el suelo, normalmente la planta no manifiesta síntomas hasta el año seis, más o menos, o año siete. Ahí se empieza a rezagar para después comenzar a bajar y subir. O sea, nunca alcanza su potencial productivo. Ahora, sí se ha comenzado trabajando en un suelo limpio, pero el huerto se infesta por el agua de riego, por ejemplo, los síntomas son aun más tardíos. El agricultor puede empezar a ver síntomas recién al año diez, probablemente.

-¿Y cuál es el efecto fisiológico en la planta?

-Primero, hay evidencia de daño, un efecto físico ya que el árbol presenta menor masa de raíces o una menor cantidad de raíz. Segundo, las raíces pueden estar completamente tapadas de nematodos y manifiestan un síntoma que se conoce como ‘raíces sucias’. Como la hembra produce huevos en una jalea, el material del suelo se pega a la raíz. En estas raíces se observa una excesiva acumulación de tierra que permanece pese al lavado con agua. Las raíces presentan un color negruzco, apariencia de raíces sucias, franco estado de pudrición y desprendimiento de corteza. En estas raíces la cantidad de agua que la planta está absorbiendo y que está moviendo hacia arriba es bastante menor de lo normal ya que se evidencia un grado de destrucción importante del sistema radicular.

-¿Entonces se genera un problema hidráulico en la planta?

-En parte sí. Pero hay otro problema. El nematodo se alimenta de células nodriza y esas células son ricas en nitrógeno y en varios microelementos. Es así que la planta empieza a trabajar para el parásito y comienza a desplazar parte de sus recursos hacia esos puntos. También se ha visto que en suelos con altos niveles de sal las plantas son más sensibles. O sea que el nematodo también tiene algún grado de asociación con sales. Las plantas con mayores niveles de este tipo de nematodos son menos selectivas y las sales entran con mayor intensidad al vegetal, por lo que pueden producirse toxicidades.

INFESTACIÓN POR AGUA DE RIEGO

“El agua de riego es una de las formas más frecuentes de contaminación, sobre todo cuando la acumulas en tranques. Reservorios que muchas veces se llenan con agua de canales y de acequias, por lo que acumulan una gran cantidad de larvas y huevos. Después se riega con esa agua y se empieza a bombear nematodos de forma permanente”, explica el investigador.

-¿Existe la posibilidad de realizar algún tratamiento físico o químico al agua?

-Desde el punto de vista físico el inóculo es muy pequeño y desde el punto de vista químico habría que tratar estanques completos. Además, no le puedes tirar un nematicida, por ejemplo, porque afectarías toda la vida silvestre y seria súper peligroso. El cloro podría ser una alternativa, pero sería muy difícil tener agua al uno por ciento de hipoclorito de sodio, de modo de mantenerla limpia a la hora del riego. Entonces, habría que desarrollar un tratamiento físico o habría que calentar el agua.

-¿Ustedes han analizado agua de tranques de riego?

-Hemos analizado agua de estanques en algunas zonas muy infestadas por nematodos. Es un análisis muy simple porque solo consiste en filtrar el agua. Así empiezan a aparecer individuos en muy baja densidad porque el volumen de agua es muy grande. Pero si aparece uno en un litro de agua ya es señal de una gran infección.       

MANEJOS ANTES DE PLANTAR

-¿Qué manejos recomiendas antes de plantar un huerto de cítricos en circunstancias en que es probable la presencia de nematodos?

-Siempre recomendamos a los agricultores que realicen una prospección. Un análisis nematológico es una herramienta muy barata y que anticipa, exactamente, qué es lo que tienes en el suelo. Eso permite tomar decisiones importantes. Por ejemplo, si tienes un suelo muy infectado haces un barbecho seco, o dejas el suelo en descanso un par de años o rotas con algún otro cultivo que no sea hospedero. Puede ser cualquier cultivo anual, como cereales, por ejemplo, ya que ninguno de ellos es afectado. Con dos años de barbecho seco puedes bajar en más de un 90% la población.

-¿Luego de los manejos de preplantación, igualmente se deberá realizar tratamientos para mantener bajas las poblaciones?

-Desde siembra tienes que comenzar con tratamiento y con monitoreos permanentes. Porque el monitoreo indicará qué está pasando con la población de nematodos y cómo esta evoluciona. Entonces, tienes que barbechar, dejar descansar el suelo un par de años, asolearlo, plantar inmediatamente y ojalá tener un programa de manejo en la mano. Ese programa de manejo contemplará el uso de nematicidas químicos, pero también pueden ser productos biológicos, los que han ido entrando bastante bien en los programas.

Las raíces infestada por T. Semipenetrans presentan apariencia de ‘raíz sucia’.

-¿Eso implica tratamientos periódicos -todo el año- o, por ejemplo, solo para apoyar los períodos de crecimiento radicular?

-Lo ideal sería hacer una aplicación cada dos meses, de modo de mantener una presión permanente sobre la población de nematodos. Los nematicidas son productos muy cortoplacistas y no se mantienen más de 30 días en el suelo, y con humedad las poblaciones de todas las especies se recuperan. Entonces, lo que estamos haciendo en la práctica es proteger el sistema radicular y los flujos de raíces.

-¿Los cítricos también presentan flash radiculares?

-También, pero no se ha estudiado mucho. Todos los cítricos tienen algún momento de mayor desarrollo radicular, pese a que al ser un cultivo perenne, normalmente todo el año están generando raíces en algún grado. Por esto se debería proteger  el sistema de raíces de forma permanente. Pero, muchas veces el dinero no da para eso porque a los agricultores les resulta caro. Mínimo se deberían realizar dos aplicaciones de nematicidas químicos al año. Igualmente es conveniente rotar los productos en vista a la degradación microbiana acelerada del producto en el suelo. Entonces, se deberá ir rotando, ojalá entre grupos de productos.

CONTROL CON PRODUCTOS QUÍMICOS Y BIOLÓGICOS

-¿La rotación de productos, en este caso, no sería para evitar generar resistencia en las poblaciones de nematodos?

-En nematodos no se ha visto resistencia propiamente tal. Lo que sucede en el suelo con los productos que se aplican es que la microflora del suelo se especializa en degradar esa molécula. Es un proceso que ocurre con todos los químicos, así mismo pasa con los herbicidas, por ejemplo. O sea, en la medida que tú usas una molécula en reiteradas ocasiones, cada vez permanecerá menos tiempo en el suelo. Es así que los productos pierden residualidad y, en Chile tenemos productos que llevan más de cuarenta años en el mercado.

“Cuando la hembra del ‘nematodo de los cítricos’ entra a la raíz, entonces ya está establecida”

Tylenchulus semipenetrans, conocido como el nematodo de los cítricos, obtuvo ese nombre científico porque las hembras penetran parcialmente las raíces y se establecen en el lugar de forma permanente. “En esta especie el nematodo se reproduce por partenogénesis. Hay machos de vida libre, pero no fecundan a las hembras. Los machos no se alimentan, viven muy poco tiempo y no se sabe muy bien para qué sirven. Las hembras se reproducen solas. Hay muchos grupos de nematodos que no tienen macho y otros en que los machos no son funcionales, como en este caso”, señala Aballay.

-¿Pero entonces, cómo el producto químico mata a la hembra que está parcialmente introducida en la raíz?

-Una raíz puede presentar muchas hembras de nematodo de los cítricos y estas hembras producirán huevos y larvas, estados que pueden ser encontrados en el suelo de la rizósfera. Entonces, cuando hacemos un análisis nematológico el procedimiento detectará las larvas, es decir, los nematodos que se están moviendo en el suelo. La hembra en sí es muy difícil de controlar porque está rodeada de una jalea. La hembra pone los huevos en una jalea y el producto no llega bien a la hembra o casi no llega. Entonces, básicamente se está controlando las larvas de vida libre en el suelo. Estás atacando el inóculo que va a ser el que reinfestará el huerto. En el caso de los cítricos las aplicaciones las recomendamos desde finales de noviembre a la primera quincena de diciembre ya que Tylenchulus semipenetrans es una especie de nematodo que ataca más tarde porque le gustan los suelos más calientes.

-¿Estos nematodos colonizan raíces nuevas, no suberizadas?

-Los cítricos en general presentan raíces de menor resistencia. Es así que estos nematodos colonizan raíces de hasta tres meses de edad. De hecho se ha visto que a este nematodo no ataca los ápices, sino que ataca las partes posteriores de las raíces. Las zonas que tienen un un mes o dos meses. Por esa razón es que lo encuentras distribuido a lo largo de toda la raíz.

-¿Los productos nematicidas, en general, funcionan como sistémicos o por contacto? En ese sentido, ¿hay riesgo de que aparezcan residuos en la fruta?

-La mayoría son de contacto y por lo general no aparecen residuos en la fruta. Además, una de las gracias que tienen los cítricos es que responden bastante pronto a los tratamientos. En el caso de las vides, por ejemplo, normalmente se aplica un programa de control y recién al tercer año se puede ver alguna respuesta. En cambio con los cítricos a los tres meses se logra ver una mejoría en la planta. Cambio de color, chupones y brotes nuevos, se aprecia el cambio de inmediato. Eso es muy importante porque el agricultor se entusiasma y acepta mantener un programa de control para el manejo, ya que normalmente les cuesta asumir el costo. Entonces, como ven que hay respuesta, la mayoría se mantiene con un programa de manejo cuando consiguen entrar al sistema. Pero, obviamente, como los tratamientos son caros, los productores tratan de hacer los mínimos. El mínimo es una aplicación, pero lo ideal es que sean al menos dos.

-¿Cuál es la función que cumpliría el biológico en ese contexto?

-Los biológicos no están recomendados para apagar incendios. Tienes que trabajar con químicos de todas maneras. Los biológicos se recomiendan, por ejemplo, en plantaciones nuevas con baja carga de nematodos. La idea es ir colonizando el suelo con microorganismos beneficos. En suelos o plantas adultas que tienen una baja carga de nematos también se puede meter un biológico. Eventualmente es un complemento al químico, porque el químico le da un golpe, pero el biológico actúa a largo plazo. La apuesta es a que en algún momento la población empiece a bajar de forma consistente y te vas a poder sacar el químico de encima. Es un trabajo a largo plazo que te puede demorar cinco años, desde que empiezas con la mezcla y vas acortando la entrada del nematodo.

-¿Los nematicidas se aplican dentro del programa de riego? Y, ¿se aplican solos o pueden ir con otros productos nutricionales o bioestimulantes de raíces?

-En general los nematicidas se aplican solos ya que pueden precipitar al mezclarse con otros productos. La recomendación es primero aplicar el nematicida químico y quince días después empezar a trabajar con bioestimulantes o generadores de raíces, pero primero hay que bajar la presión de la plaga para después empezar a estimular raíces. Por ejemplo, hay productos bioestimulantes como el quitosano, que es un muy buen producto, pero que precipita con pH alcalino. En general los nematicidas son alcalinos.

Erwin Aballay recomienda hacer un seguimiento del programa de control muestreando antes de la aplicación y veinte días después de la misma, para conocer exactamente cuál fue el efecto de tratamiento en la población de nematodos. Sin embargo, advierte que son pocos los productores que realmente hacen un seguimiento, ya que la mayoría aplica y luego esperan a ver la respuesta del huerto.