icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2021 | Noticias

La plaga está presente en 9 de las 16 regiones del país

Prácticas para el control de Drosophila suzukii también considera las zonas urbanas

“El correcto manejo de prácticas culturales, bordes y contornos del huerto, árboles frutales en zonas urbanas son clave en el adecuado manejo de esta plaga”, explicó la Dra. Patricia Navarro, investigadora del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) Carillanca. La profesional destacó la importancia de estas prácticas ante la preocupación que genera la presencia de Drosophila suzukii en zonas urbanas donde hay árboles frutales que atraigan a este insecto expandiendo su alcance.

Debido a las pérdidas que genera en los huertos frutales, su rápida proliferación no sólo inquieta a pequeños productores; también a la comunidad urbana que posee árboles, arbustos o plantas frutales en los patios de sus casas. Durante la temporada 2020-2021, se han publicado denuncias de personas entregado evidencias de los daños provocados por esta mosca o mostrando la presencia de larvas al interior de fruta fresca y durante el proceso de elaboración de mermeladas y conservas.

El insecto fue detectado por primera vez en 2017 y, hasta la fecha, está presente en 9 de las 16 regiones del país afectando cultivos comerciales de cereza, arándano, frambuesa y frutilla. También en especies silvestres como zarzaparrilla, murta, maqui, mora, rosa mosqueta y frutos de arrayán. Otras frutales afectados son ciruelo, uva, guindo y duraznero con consecuencias importantes, en especial a la Agricultura Familiar. Dado su amplio alcance, el impacto económico no solo ocurre en la producción de fruta fresca, sino también en el sector agroindustrial, en la elaboración de mermeladas y conservas.

DAÑO EN LA FRUTA E IMPORTANCIA DE LAS PRÁTICAS CULTURALES

Conocida como la mosca de alas manchadas, tiene ese nombre por las manchas oscuras que tiene el macho en la parte superior de sus alas. Su ciclo de vida es corto pero su importancia está en la hembra, pues la estructura especializada para poner sus huevos (ovopositor) se caracteriza por su dureza y forma tipo sierra. Pone sus huevos en fruta sana, desde el estado de pinta, rompiendo la piel. Y a medida que se desarrollan las larvas, éstas se alimentan de la pulpa impidiendo su comercialización.

Con el fin de analizar los impactos de la presencia de Drosophila Suzukii y conocer los manejos adecuados del insecto para prevenir su expansión, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA Carillanca reaizaó un taller. En la oportunidad, investigadores de España, Italia y EE.UU. dieron a conocer su experiencia en el manejo y control de esta plaga. También se entregaron los resultados de estudios los desarrollados en Chile por especialistas de AgriDevelopment, la Universidad Austral de Chile, la empresa Biofuturo Limitada e INIA en la región de La Araucanía.