icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter
29 de julio de 2022
Manuel José Alcaíno:

Realidad y perspectivas de Chile y Perú ante los mercados de uva de mesa

Realidad y perspectivas de Chile y Perú ante los mercados de uva de mesa

El presidente de Decofrut hace un profundo análisis de los dos grandes jugadores del hemisferio sur, Chile y Perú, en los mercados más importantes de la uva de mesa: “Mirando hacia adelante, creo que lo más sano para ambos países es respetar los espacios de cada uno, sin perjuicio de las oportunidades que se presenten en un año u otro”, señala.

Francisco Fabres

Para Manuel José Alcaíno, Chile, Al igual que Perú, plantea el consultor internacional, tiene a Estados Unidos como principal destino, con alrededor de un 50% del volumen exportado. El último año fue algo más alto, a consecuencia de los problemas logísticos en el Lejano Oriente. “Como general después de la batalla, pienso que hubiera sido bastante mejor haber enviado esa fruta a China, porque en Norteamérica no tuvo buen resultado”, indica el analista.

Asia se ubica en segundo lugar, con alrededor del 25%. A continuación está Europa, entre un 15 y un 18%, que ha ido cediendo posiciones en favor de EE.UU. Todavía se mantiene presencia importante en el mercado inglés, pero el continente de alguna manera se ha ido abandonando. Durante muchos años hubo una especie de acuerdo tácito con los sudafricanos, en el cual estos tomaban el mercado temprano y Chile ingresaba a mediados-fines de febrero o marzo. Latinoamérica compra de un 6 a 8% de la vid de mesa chilena.

Al contrario de Perú, la oferta de nuestro país se ha ido concentrando. El volumen temprano es cada vez menor, en parte, obviamente, a causa del espacio ocupado por Perú, sobre todo en Estados Unidos. Las condiciones de Chile exigen una serie de labores para obtener uva temprana; por ejemplo, las “cosechas con refractómetro” donde se marcan los racimos con un contenido de azúcar suficiente para ir “floreando” y apurar su proceso.

Evolución de las exportaciones semanales de uva de mesa de Chile y de Perú. MIentras Chile se ha ido concentrando en cada vez menos semanas, Perú ha ido ampliando la base de la curva, aumentando cosechas tempranas y tardías. 

Se trata de prácticas intensivas en una mano de obra cara y escasa. Asimismo, se recurre a bajar la carga, lo cual por supuesto reduce el potencial de ingresos. La emergencia de Perú –con una fruta significativamente mejor y de mayor calibre, en particular de las variedades rojas– disminuyó el mayor precio que se lograba al adelantar la producción. Flame seedless fue la variedad que sufrió el mayor impacto: de 7-8 millones de cajas pasó a menos de 1,5 millones.

En la semana 1, cuando Perú ha sacado más del 50% de su producción, Chile ha despachado el 5% y su peak solo llega de la semana 10 a la 13.

La distribución por color corresponde a 41% de uvas rojas sin semilla y 29% blancas. Red Globe representa un 19%.

Aunque Red Globe, Crimson y Thompson mantienen los tres primeros lugares entre los cultivares en Chile, la participación de las variedades patentadas ya llegó a un 42%. Probablemente en la próxima temporada superen a las tradicionales. Ello no ha ocurrido antes debido a que, por una parte, en Chile cambiar de un cultivar a otro implica asumir tres años sin ingresos, lo cual hace compleja la transformación, y, por otra parte, hay una demora de esos mismos 3 años para expresar la producción de las nuevas plantaciones.

¿NUNCA VOLVEREMOS A SUFRIR UNA COSA COMO ESTA?

La tendencia de las exportaciones apunta a la baja, y en las dos campañas más recientes han estado marcadas por eventos perjudiciales.

“A fines de enero de 2021 cayó la lluvia más tremenda que yo me recuerde en esa época del año –señala Manuel José Alcaíno–. Fueron 70 mm en una noche y un día. La fruta estaba lista o ad portas de ser cosechada. Gran parte no se pudo exportar, y lo que se exportó hubiera sido mejor no haberlo hecho, porque una proporción considerable terminó siendo botada en Estados Unidos, con todo el costo adicional acumulado. Mucha gente decía: es el peor año que hemos tenido jamás. Nunca volveremos a sufrir una cosa como esta”.

Y sin embargo, lo impensado ocurrió. Estados Unidos impone a la uva chilena una fumigación con bromuro de metilo, y en la campaña más reciente un considerable retraso en este proceso provocó efectos desastrosos sobre la calidad. La fumigación para ser efectiva se realiza con la fruta a entre 6 y 8ºC, y la demora significó periodos de 10 a 18 días sin cadena de frío. El problema se originó por un mayor volumen respecto del año anterior (afectado, como se indicó, por la lluvia) sumado a una menor capacidad de fumigación causada por el masivo desvío de cítricos desde Marruecos a EE.UU., como consecuencia de la guerra ruso-ucraniana. En una semana se registró el arribo de 945 contenedores a Filadelfia, con una capacidad de fumigación de alrededor de 350 contenedores. A ello se agregó un mercado lento, sin que el retail asumiera una baja de precios para agilizar las ventas y disminuir inventarios. El golpe de gracia vino por el cobro de demurrage (valor extra por demora) de parte de las navieras cuyos contenedores tardaron en ser devueltos.

“Nuestra compañía tiene un frigorífico en Filadelfia y me tocó reembalar fruta. Había que botar el 70-80%, pero rescatar un 20% no vale la pena: todo al dump [basurero]. Y, además, pagar 1 a 1,5 dólares por caja para poder botarla. Hoy, después de estos dos años tan malos, yo dudo sinceramente que alguien esté pensando plantar uva en Chile”.

Pese a lo señalado, el presidente de Decofrut recalca que se ha tratado de situaciones coyunturales, no permanentes. De hecho, EE.UU. aprobó la implementación del system approach para una parte importante de la zona productora de uva de mesa chilena, liberándola en adelante de la necesidad de fumigación. Por otra parte, la capacidad de fumigación de contenedores estaría aumentando en forma considerable, y Marruecos proyecta mandar menos fruta.

LA EXPANSIÓN DEL PERIODO DE OFERTA PERUANO TIENE PROS Y CONTRAS

En su revisión de Perú, el experto indica que ya tiene 21.000 hectáreas plantadas, con un crecimiento de 17% en el quinquenio reciente. Sin embargo, acota, en el último año el avance fue de solo 1,6%, debido a la situación…

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados