icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2021 | Noticias

En el sector Reserva Rain, Pitrufquén

Pequeños agricultores aprenden a incorporar cosecha de aguas-lluvia en cultivo de hortalizas

El sector agrícola enfrenta serias dificultades a causa del déficit de precipitaciones y la escasez de agua. La compleja situación preocupa y se buscan soluciones para aminorar sus efectos. Los pequeños agricultores de la región de La Araucanía trabajan en ello, aprendiendo a implementar sistema de cosecha de aguas-lluvia.

Se basa en la captación y almacenamiento de agua de lluvia para el consumo humano, el uso agrícola y la ganadería. De acuerdo a la experiencia del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) ésta puede ser una solución efectiva y económica en zonas rurales del sur del país. Los aportes son muchos, entre ellos, contribuir a la sustentabilidad hídrica. Al tratarse de «agua sin caminar», no implica trasladarse de un lugar a otro para extraerla y utilizarla.

CARACTERÍSTICAS Y MANTENCIÓN DEL SISTEMA

Para explicar este sistema de captación, profesionales del INIA Carillanca realizaron un taller en el sector Reserva Rain, en Pitrufquén. Los productores conocieron la manera de mantener y operar de la colecta de aguas lluvia.

El taller lo realizó el investigador Rafael López-Olivari y su equipo explicando el funcionamiento de un módulo demostrativo de cosecha de aguas-lluvia. Destacaron la importancia de mantener y operar correctamente el sistema. Con el fin de mostrar casos reales, dieron a conocer la experiencia de Luz Quilacan, agricultora que usa el sistema.

Lo que se busca es que los productores aprendan a gestionar el riego y cultivar hortalizas frescas para autoconsumo y/o comercial. “Es una técnica que permite capturar o desviar la precipitación de agua caída a un área determinada, para ser utilizada en el riego de cultivos bajo invernaderos. Es un ahorro de agua, gratis para el agricultor y con múltiples beneficios”, indicó López-Olivari. Con ello, mejorarán las expectativas económicas y sociales de la pequeña agricultura del territorio.

AUTONOMÍA Y PROGRAMACIÓN DEL RIEGO

Los agricultores conocieron las herramientas y fundamentos prácticos de gestión hídrica. El objetivo es que sepan monitorear la humedad de suelo en el invernadero y programar el riego de manera simple, entonces obtendrán más autonomía. En el taller mostraron cómo evaluar la descarga de la cinta de riego. Con esto, determinan la cantidad de agua real que aplican a las hortalizas y evitar usar el volumen nominal (de fábrica).

La actividad es parte del programa GORE-INIA Faja Maisan “Fortalecimiento de la gestión hídrica intrapredial para los principales sistemas agropecuarios del área de influencia Canal Faja Maisan y sus alrededores (GESH-FAM)”. El objetivo es optimizar la disponibilidad de agua de riego y aumentar la productividad predial. De esta manera, mejorar la calidad de vida de los agricultores de ese territorio. Se basa en 4 ejes estratégicos: gestión hídrica, cambio climático, agricultura sustentable y transferencia tecnológica.

Información relacionada:

– Estrategias para maximizar el manejo eficiente en el riego, aquí.

– Instalación de sistema de cosecha de aguas-lluvias con almacenamiento en cisternas flexibles, aquí.