icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

17 de noviembre de 2021
El proceso se extenderá hasta abril de 2022

Organizaciones de usuarios se preparan para conformar Junta de Vigilancia del Río Itata

Organizaciones de usuarios se preparan para conformar Junta de Vigilancia del Río Itata

Con el fin de constituir legalmente la Junta de Vigilancia del Río Itata, los usuarios de aguas individuales y asociaciones de canalistas de la región de Ñuble,  se reunieron para conocer el proceso legal y desarrollar un plan de trabajo participativo.

Éste se realizará a través del programa “Transferencia para organizar la Junta de Vigilancia del Río Itata”. Lo desarrolla la Comisión Nacional de Riego (CNR) y se extenderá hasta abril de 2022, con el establecimiento de la junta.

Los objetivos y responsabilidades del futuro comité son: “administrar y distribuir las aguas a que tienen derecho sus miembros en los cauces naturales. Explotar y conservar las obras de aprovechamiento común y realizar los demás fines que les encomienden la ley y sus estatutos”. Así explicó Claudio Venegas, representante de la oficina Zonal Biobío-Ñuble de la CNR.

OTRAS ACCIONES

El programa será ejecutado por el Departamento de Recursos Hídricos de la Universidad de Concepción. Además de crear y organizar legalmente la Junta de Vigilancia, también busca fortalecer a las organizaciones de usuarios de base. Es decir, que asociaciones de canalistas y usuarios individuales administren, de manera asociativa, el cauce natural del río.

Al mismo tiempo, el programa considera actualizar los registros de comuneros y beneficiarios de las organizaciones de usuarios de aguas del territorio. También revisar y regularizar los derechos de aguas subterráneas aptas de integrar a  la nueva junta. Adicionalmente, evaluar la calidad del agua en la cuenca, así como capacitar a dirigentes y potenciales directores.

La nueva junta de vigilancia  beneficiará a 1.700 usuarios y velará por la correcta distribución de las aguas disponibles en la zona. Una vez conformada, la entidad se sumará a otras cinco que ya existen en la región, en los ríos Ñuble, Diguillín, Chillán, Cato y Perquilauquén.

Información relacionada:

CNR: Registro de Organizaciones de Usuarios de Aguas (OUA)

La organización de comunidades de aguas subterráneas