icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Uva de Mesa

04 de agosto de 2022
Uva de Mesa

Nuevas selecciones que potenciarán la producción temprana

Nuevas selecciones que potenciarán la producción temprana

El Programa de Mejoramiento Genético de Uva de Mesa del Consorcio Tecnológico de la Fruta de la Asoex, lleva 15 años trabajando para obtener nuevas variedades de uva de mesa que respondan a los requerimientos internacionales. Recientemente, se realizó el lanzamiento de una variedad roja temprana, la cual se encuentra en proceso de registro. A ella se sumarían, en el corto y mediano plazo, otra negra temprana y ocho selecciones, incluyendo también verdes, que podrían revolucionar el mercado exportador en la próxima década.

Por Jorge Velasco Cruz

Luego de un trabajo de 15 años, el Consorcio Tecnológico de la Fruta (CTF) de Asoex, en Chile, dio a conocer la primera variedad de uva de mesa obtenida por esta entidad y que se trata, a su vez, de la primera roja desarrollada íntegramente en Chile. Se encuentra en proceso de registro ante el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), el que será válido solo para este país y a partir del cual se iniciará el patentamiento internacional.

“Esta uva está hecha a la medida de lo que requiere la industria nacional y los mercados. Estamos dando un salto también para ser un referente en el desarrollo genético de frutas y de proveernos de nuestras propias variedades”, dice Sergio Maureira, gerente general del CTF.

Patricio Arce.

Patricio Arce, director del Programa de Mejoramiento Genético de Uva de Mesa (PMG) de esta entidad, explica que, en general, el tipo de uva que se busca se basa en un ideotipo consensuado entre la academia y la industria, con el fin de desarrollar variedades que, entre sus características, sean sin semilla, con colores definidos, de bajo costo productivo y con buena postcosecha. “Además –señala– estamos apuntando a desarrollar variedades con resistencia al oídio, lo cual va en estrecha relación con la importancia que tiene la sustentabilidad para la industria frutícola chilena, debido a que significará contar con uvas que requieran menos aplicaciones”.

“La fruta se selecciona por características como color, sabor, fertilidad o resistencias, entre otros atributos. Posteriormente, se establecen convenios de colaboración con los socios del Consorcio y se realizan réplicas en sus campos, desde Copiapó en el norte a Peralillo en la Región de O’Higgins”, comenta María Fernanda Álvarez, Coordinadora de Investigación y Desarrollo del Consorcio Tecnológico de la Fruta.

María Fernanda Álvarez.

Hasta el momento y luego de haber utilizado del orden de 80.000 plantas en campo, el programa de mejoramiento cuenta con 31 selecciones avanzadas de uvas de mesa (roja, blanca, negra), plantadas originalmente en la Estación Experimental de Curacaví, en la zona central del país, a través de cruzamientos dirigidos convencionales. De ellas, hay diez que presentan perspectivas prometedoras.

Si bien la nueva variedad roja es la primera que se ha desarrollado con éxito con miras a un escalamiento comercial, existe también una selección avanzada de uva de mesa negra temprana que podría convertirse pronto en una segunda variedad en proceso de registro de este Consorcio. “Ambas han sido seleccionadas por sus buenas propiedades organolépticas y su buena adaptación climática, por lo que han acaparado el interés de los productores”, afirma el director de este organismo con financiamiento público-privado.

Jorge Torres, ingeniero agrónomo de la empresa Vida Produce Company (VPC) y miembro del Directorio del PMG, señala que las empresas que participan en el Consorcio van a poder optar a estas nuevas variedades, solucionando el problema de los clubes cerrados. Sin embargo, destaca que recién una vez que estas se registren para su comercialización, se determinará el plan de negocio para las mismas.

En la Estación Experimental de Curacaví están plantadas y catalogadas las 31 selecciones de uva de mesa del PMG.

UVA MÁS COMPETITIVA

El Consorcio Tecnológico de la Fruta nació en el año 2006 y está compuesto por Asoex, 27 empresas frutícolas productoras y exportadoras y la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). Desarrolla cinco Programas de Mejoramiento Genético (PMG) en frutales: uva de mesa, frambuesa, carozos (duraznos, nectarines y ciruelo japonés), manzana y cereza.

En los últimos años, la fruticultura nacional se ha abastecido de genética extranjera, muchas veces de difícil acceso desde el punto de vista logístico y económico, por lo que se decidió comenzar con este programa nacional que apunta a mejorar la postcosecha de la fruta, de manera de que pueda enfrentar satisfactoriamente los viajes a los mercados de destino.

“El objetivo del Consorcio Tecnológico de la Fruta es mejorar la competitividad de la industria frutícola chilena, mediante el desarrollo de nuevas variedades de frutas de alto valor comercial, desarrolladas en acuerdo con la industria y según las preferencias de los consumidores de los mercados objetivos”, dice Sergio Maureira.

La nueva uva roja es temprana, crocante, productiva y de buena postcosecha.

En este contexto, el Programa de Mejoramiento Genético (PMG) de Uva de Mesa se inició con el objetivo de obtener variedades de buena calidad, sin semilla y con alta resistencia a hongos. Es ejecutado desde 2007 por la PUC, cuando se empezaron a realizar los primeros cruzamientos, y liderado por el profesor e investigador, Dr. Patricio Arce-Johnson. Cuenta con aportes de los socios del Consorcio y de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).

El Programa se plantea como una opción para contar con alternativas locales frente a la irrupción de nuevas variedades protegidas, con modelos de licenciamiento restringido (variedades club), problemas de productividad o condición de la fruta. Hay que destacar que, en la actualidad, solo el 4% de las plantas de uva comercializadas a nivel nacional corresponde a variedades tradicionales.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés