icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Febrero 2021 | Noticias

De cosecha temprana

Nueva variedad de ajo argentino disponible para el mercado internacional

La posibilidad de cosecha temprana y el ingreso al mercado entre 30 y 40 días antes que los cultivares tradicionales es uno de los principales atributos de la nueva variedad de ajo blanco Aylin INTA, que presentó el Instituto Tacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina (Inta) La Consulta, en Mendoza.

Se trata de un ajo originario de San Juan cuya selección clonal se inició en 2014, usando la metodología propuesta por el Proyecto Ajo/INTA de selección individual. Tras años de arduo trabajo, obtuvieron la variedad correcta que  ya está inscrita en el Instituto Nacional de Semillas, explicó Silvina Lanzavechia, investigadora del Inta La Consulta. Pese a que no sea uno de los ajos más requeridos en este momento, la investigadora aclaró que fue elegido porque “se posiciona como una opción interesante para el mercado internacional”,

CARACTERÍSTICAS

La planta de Aylin INTA se caracteriza por tener ángulo de porte cerrado, hojas largas (85,6 cm.) y de ancho medio (3,11 cm.) con un ángulo de quilla de 102º. El ciclo vegetativo comercial es de 240 días y la cosecha ocurre alrededor del 15 de noviembre. “Hay otras variedades de ajo blanco que se cosechan en diciembre, y esos 30 ó 40 días de diferencia constituyen una ventaja para el productor en cuanto a la mano de obra y también en lo que hace a la calidad del cultivo”, explicó Lanzavechia.

Las provincias más favorables para la producción de esta hortaliza son Mendoza y San Juan que, en conjunto, aportan el 95% de todo el ajo producido en Argentina, según datos de la Dirección Nacional de Alimentos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

MEJORAMIENTO GENÉTICO

El Inta La Consulta, explicó la investigadora, trabaja junto a los productores de ajo desde 1989, época en la que no había variedades registradas y se recurría a semillas de baja calidad. Por ello, se inició un programa de selección para mejoramiento genético y obtuvieron variedades nuevas, cada una de las cuales requirió entre cinco y seis años de trabajo. Éste consiste en caracterizar el cultivo por tipo comercial (blanco, morado, colorado y castaño) y en base a eso, surgen otras distintas posibilidades dentro de esos grupos comerciales. “Una vez que comenzamos con la selección, buscamos bulbos grandes, de buen tamaño, con buen color y buen rendimiento”, agregó Lanzavechia.

Hasta ahora, han desarrollado más de 23 cultivares que están inscritos y seleccionados. Cada uno tiene una fecha de cosecha distinta, comenzando por el morado; le sigue el blanco, luego el colorado para terminar con el castaño. “Esto implica que los productores no tengan concentrada la cosecha, y por lo tanto la mano de obra, en un solo momento, que antiguamente era en diciembre”, dijo la investigadora.

¡Inscríbete en nuestro Newsletter! Todas las novedades del mundo Agro cada semana
No olvides revisar nuestro catálogo de cursos y productos publicitarios.