icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Octubre 2021 | Noticias

Trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Illinois

Nueva herramienta para predecir los efectos futuros del cambio climático en los cultivos

Investigadores de la Universidad de Illinois ahora tienen una nueva herramienta para predecir los efectos futuros del cambio climático en el rendimiento de los cultivos. Están intentando unir dos tipos de modelos de cultivos computacionales. Así lo destaca un artículo publicado por el portal Mundo Agropecuario.

«Una clase de modelos de cultivos se basa en la agronomía y la otra está integrada en modelos climáticos o modelos del sistema terrestre. Se desarrollan para diferentes propósitos y se aplican a diferentes escalas», dice Kaiyu Guan, científico ambiental de la Universidad de Illinois y el investigador principal de la investigación.

Guan además destaca que, «debido a que cada uno tiene sus propias fortalezas y debilidades, nuestra idea simple es combinar las fortalezas de ambos tipos de modelos para hacer un nuevo modelo de cultivo con un rendimiento de predicción mejorado».

Vale destacar que, Guan y su equipo de investigación implementaron y evaluaron un nuevo modelo de crecimiento de maíz, representado como el modelo CLM-APSIM, combinando características superiores tanto en el Modelo de Tierras Comunitarias (CLM) como en el Simulador de Sistemas de Producción Agrícola (APSIM).

MODELO PUEDE ACOMPLARSE PARA MEDIR LOS EFECTOS FUTUROS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

«El modelo de maíz original en CLM solo tiene tres etapas fenológicas o ciclos de vida. Faltan algunas etapas importantes del desarrollo, como la floración, lo que hace imposible aplicar algunos estreses críticos, como el estrés hídrico o las altas temperaturas en estas etapas específicas de desarrollo»,destaca Bin Peng, investigador postdoctoral en el laboratorio de Guan y también autor principal quien además agrega que, «nuestra solución es incorporar el esquema de desarrollo del ciclo de vida de APSIM, que tiene 12 etapas, en el modelo CLM. A través de esta integración, los estreses inducidos por la alta temperatura, el agua del suelo y los déficits de nitrógeno, se pueden tener en cuenta en el nuevo modelo».

Peng dice que eligieron CLM como el marco de alojamiento para implementar el nuevo modelo porque está más basado en procesos y puede acoplarse con modelos climáticos. «Esto es importante ya que la nueva herramienta se puede utilizar para investigar la retroalimentación bidireccional entre un agroecosistema y un sistema climático en nuestros estudios futuros», agrega.

REEMPLAZARON EL MODELO ORIGINAL DE FENOLOGÍA DEL MAÍZ EN CLM POR EL DEL MODELO APSIM

Además de reemplazar el modelo original de fenología del maíz en CLM por el del modelo APSIM, los investigadores han realizado otras mejoras innovadoras en el nuevo modelo. Se agregó un nuevo esquema de asignación de carbono y un esquema de simulación del número de granos, así como un refinamiento al esquema de estructura del dosel original.

«La mejora más atractiva es que nuestro nuevo modelo está más cerca de obtener el rendimiento adecuado con el mecanismo adecuado», dice Guan y señala que, «el modelo CLM original subestima la biomasa aérea pero sobreestima el índice de cosecha del maíz, lo que lleva a una aparente simulación de rendimiento correcto con el mecanismo incorrecto. Nuestro nuevo modelo corrigió esta deficiencia en el modelo CLM original».