icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2020 | Empresas

Manejo Integrado de Riego, una propuesta para mejorar la productividad del agua y combatir la sequía

Durante los últimos años se ha instaurado el concepto de MEGA SEQUIA en toda la zona agrícola nacional, con la necesidad de aumentar o mantener las producciones con menos agua, lo que se ha convertido en una realidad que puede significar grandes pérdidas productivas y económicas si no se logra encontrar el manejo adecuado.

En OLIVOS riego, comprenden este problema y lo asumen como una problemática interna, y para esto en los últimos años han trabajado en distintas alternativas que permiten abordar este complejo tema, resultando en el concepto de MANEJO INTEGRADO DE RIEGO, el cual definen como un conjunto de herramientas de monitoreo que permiten mejorar la decisión de riego, tomando en consideración el riego como un TODO, en el cual influye el EQUIPO DE RIEGO, LA ATMOSFERA, LA PLANTA, EL SUELO y EL CAPITAL HUMANO, mediante la implementación de conceptos científicos y/o académicos aplicados al modelo productivo y a la capacitación del personal implicado, con el fin de obtener resultados económicamente viables mediante un uso eficiente del agua de riego.

El MANEJO INTEGRADO DE RIEGO se basa en la elaboración de indicadores objetivos, basados en mediciones de suelo, agua, planta, ambiente y funcionamiento de equipo de riego, permitiendo a los agricultores tomar una decisión INFORMADA, ADECUADA y OPORTUNA según los requerimientos de su cultivo y cuidando el escaso recurso hídrico.

Durante las últimas 6 temporadas se ha realizado un trabajo exhaustivo en conjunto a una Agrícola Productora de ciruela D’Agen de la sexta Región, donde se cambió una estrategia de reposición de la ETc (Evapotranspiración de cultivo)  a una estrategia de riego deficitario CONTROLADO, la cual es monitoreada de forma intensiva durante toda la temporada, mediante el seguimiento del potencial hídrico de tallo con una bomba de presión o más conocida como bomba Scholander, llegando a medir 28 sectores diarios. Esto ha permitido reducir fluctuaciones anuales en el rendimiento, mejorar los calibres y los índices de conversión, lo que significa menos kilogramos de fruta fresca por cada kilogramo de fruta deshidratada (Figura 1), además de resistir a la peor sequía de los últimos años (temporada 2019-2020), dónde se rego con 521,6mm reponiendo un 54% de la ETc (954.2mm) utilizando la misma estrategia de riego la temporada 2018-2019 que fue regada con 586,2mm reponiendo un 73% de la ETc (801,3mm). A pesar de la restricción hídrica, se ha mantenido y mejorado la productividad del agua pasando de 1,67 kg de fruta seca/m3 de riego aplicado a 1,69 kg de fruta seca/m3 de riego aplicado, lo que ha sido una mejora sostenida desde el inicio de los tratamientos de riego deficitario controlado, sumado a la estabilización de los calibres históricos de la agrícola (Figura 2).

Otro trabajo más reciente que OLIVOS riego llevó a cabo en conjunto con un productor de nueces de la sexta región, fue durante la temporada 2019-2020, dónde se implementó una estrategia de riego basada en la condición hídrica de la planta, estableciendo como indicador de riego mediciones de potencial hídrico de tallo, medido a través de la bomba Scholander. En este huerto se estableció un plan piloto en donde existían dos equipos de nogales regados de forma idéntica. El equipo testigo, con una superficie de 30 hectáreas, se continuó regando bajo el criterio histórico del productor, mientras el segundo equipo, con una superficie de 18 hectáreas, se regó en base a la medición del potencial hídrico de tallo. El equipo testigo fue regado con 1176mm en la temporada, mientras el segundo equipo fue regado con 935mm (Figura 3). Esto significó un ahorro en torno a 2410 m3 (20%) por hectárea, que equivaldría a regar 4,6 hectáreas más de nogales considerando 18 hectáreas intervenidas, si se hubieran intervenido ambos equipos, se podrían agregar 7,7 hectáreas más, solo con utilizar de manera más eficiente el agua.

 

Esto es resultado de un trabajo en equipo, constante y riguroso que permite la obtención de indicadores precisos para la buena operación y gestión del riego, considerando que cada caso es diferente y no existen las recetas en la agricultura. Sin embargo, es posible aumentar la productividad del agua mediante un manejo de sitio especifico (sector de riego) a través de MONITOREO, TECNOLOGIA, PERSONAL CAPACITADO Y GESTION.

www.olivos.cl