icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2020 | Uva de mesa

Uva de mesa: visión de la temporada de Christian Corssen

Los productores que cambiaron el switch hacen un muy buen negocio

El gerente general de Compañía Frutera Santa María realizó un análisis de la temporada con motivo del lanzamiento del Programa Territorial Integrado de Atacama y luego conversó con Redagrícola para analizar las tendencias. Algunos aspectos destacados: las diferencias de precio en China y EE.UU. por calidad y calibre son determinantes para la rentabilidad; las utilidades atractivas dependen de lograr 3.000 cajas o más por hectárea en casi todos los casos; queda mucho por avanzar con las nuevas variedades, especialmente las verdes; la competencia de otros países exportadores no da tregua. ¿Y el Covid-19? Hasta aquí se ha logrado manejar en el sector de fruta de exportación, pero existen muchos puntos de incertidumbre.

De acuerdo a estadísticas de ASOEX, la temporada reciente se exportaron cerca de 76 millones de cajas, lo que según Corssen es una cifra más alta de lo esperado a comienzos de temporada, aunque se produjo una variación de -6,3% en relación a 2018/19.

ROJAS LICENCIADAS AUMENTAN SIGNIFICATIVAMENTE, LAS VERDES TODAVÍA MUY POCO

Las tres principales variedades exportadas siguen siendo Red Globe, Crimson Seedless y Thompson Seedless, todas tradicionales. El experto resalta que, dentro de las 10 primeras variedades, ya se ubican cuatro licenciadas, tres rojas: Timco, Sweet Celebration y Allison; una verde: Arra15. Destacan los aumentos significativos de Timco (la cuarta más exportada), 31,6% sobre la temporada 2018/2019; Sweet Celebration +74% y Allison + 71,4%.

Christian Corssen.

El ejecutivo revisa la situación de las exportaciones de uvas por tipo. La Red Globe tiene una participación en las exportaciones chilenas de 24%; las rojas seedless tradicionales, 26%; las rojas seedless licenciadas, 15%; las verdes seedless tradicionales, 18%; las verdes seedless licenciadas, apenas con 4%; las negras seedless tradicionales, 4%, y las licenciadas con 3%. “Las rojas claramente van liderando las variedades nuevas. Y hubo un aumento de un 17 a 25% en el mix de las variedades licenciadas respecto al año pasado”, puntualiza Corssen.

¿A qué mercados fue la fruta nacional? Un 27% al Lejano Oriente, un 19% a Europa y a EE.UU. 44%, “mientras los otros mercados la verdad hoy día son muy poco relevantes”. Corssen señala que tanto en EE.UU. como en los otros mercados tuvieron cuatro grandes fuerzas que influyeron en esta temporada: California terminó antes, Perú aumentó en las verdes y se atrasó en las rojas, la zona central chilena salió adelantada y la Región de Atacama atrasada.

El experto remarca la concentración de variedades nuevas en EE.UU., “casi todas las Allison y las Timco fueron al mercado americano”. La Thompson está un poco más distribuida en Norteamérica, el Lejano Oriente, Europa y Latinoamérica, mientras que la Red Globe tiene fuerte presencia en el Lejano Oriente, Europa, Latinoamérica y el Medio Oriente.

Visita el sitio web

Cuadro 1. Principales variedades de uva de mesa exportadas por Chile.

EE.UU.: NOTABLES DIFERENCIAS DE PRECIO POR CALIBRE

En la última temporada en uva verde llama la atención la gran distancia de precio de una fruta mediana versus una fruta grande en EE.UU. “Hay 10 dólares de diferencia y yo veo que ahí es donde tenemos un gran desafío”. Si se quiere aumentar el retorno, allí el tema clave es el calibre.

Una gran noticia fue la producción de muy buena Thompson este año. “Creo que teniendo ese producto con buen calibre y un buen sabor es posible competir con Perú con las variedades nuevas, porque el consumidor está empezando a premiar lo que es el sabor”. Recalca el mejor sabor de la fruta de Chile como una gran ventaja sobre el Perú: “eso se tiene que explotar”.

De igual forma, destaca que al haber mucha oferta, como es el caso de las rojas seedless, se está viendo de mediados de febrero en adelante que la diferencia de precio entre variedades tradicionales y licenciadas es cada vez menor: “al consumidor no le importa cómo se llama la variedad, mientras no sea mediana”.

Visita el sitio web

Con las negras –explica– sucedió lo mismo, pues hubo un importante aumento en las semanas 7, 8 y 13.Las variedades negras son altamente susceptibles a la oferta, en la medida que aumenta el volumen bajan rápidamente de precio. “Yo creo que estas variedades fueron las más afectadas al final de la temporada producto del Covid-19, prácticamente no hubo demanda por negra, lo mismo pasó con la Red Globe en EE.UU.”

Subraya la importancia de lograr calibre con las variedades nuevas. Indica que como exportadora en Copiapó tuvieron un 18% de fruta mediana, un 47% de fruta L y el resto sobre 20 mm. Si se quiere tener ventaja con las variedades nuevas, enfatiza, tiene que estar reforzada por lo menos con un calibre hacia arriba. “Deberíamos estar apuntando a no tener más de un 20 o 30% de L y no tener mediana en las variedades nuevas”. Corssen aprecia todavía un amplio margen de mejora de la producción y la calidad de las variedades nuevas.

Figura 1. Exportaciones por tipo de uva 2019/20.

Figura 2. Rojas seedless: diferencias de precio mínimo de uvas M y precio máximo de uvas XXL en EE.UU.

ALGUNOS COMPRADORES, COMO WALMART, SOLO QUIEREN VARIEDADES LICENCIADAS

En el mercado norteamericano hay muchos retailers que no están tomando variedades tradicionales, informa el gerente de Santa María. Por ejemplo, Walmart compra exclusivamente uva de cultivares licenciados. “Si no contamos con estas variedades estamos quedando fuera de ciertos clientes”.

Hace hincapié en que recién se va conociendo el manejo de las nuevas variedades. “Hemos ido de menos a más, yo creo que en algunos campos, en algunas variedades ya estamos llegando un poco a la meta de las 3.500 cajas por hectárea, en otros todavía no”. Este es un tema pendiente y, de alguna manera, se tiene que acelerar la curva de aprendizaje.

CHINA: LAS VARIEDADES TRADICIONALES SIGUEN CAMPEANDO

En el Lejano Oriente el principal destino sigue siendo China –aun cuando tuvo 27% de disminución en relación al año pasado–, seguido por Corea del Sur –también cayó: un 22%– y Japón, que se mantuvo muy parecido.

En China las principales variedades continúan siendo Red Globe y Crimson Seedless, un poco por detrás está Autumn Royal. El experto señala que ha costado introducir las variedades nuevas, pues falta marketing, promoción y también ser constantes con la forma en que llegan.

–Un año les han llegado muy bien, al año siguiente más o menos, después mal. Entonces dicen: no le creo mucho a esta variedad, es errática. Tampoco nos hemos dado el tiempo de explicarles a nuestros clientes de qué se trata cada una: a qué variedad está reemplazando, qué cualidades tiene. Por eso hablo de promocionarlas. California nos está haciendo la pega a nosotros en ese sentido.

Corssen comprueba diferencias de hasta 12 dólares en una misma semana, en una misma llegada entre fruta buena y fruta mala. “Aquí es donde tenemos que enfocarnos, tenemos que aprender a saber lo que quieren los clientes, tenemos que trabajar con el tema de cosecha para poder llegar a competir bien”.

Como ejemplo resalta el informe de un recibidor de la semana 16, en el que la variedad Red Globe presentó buena coloración y firmeza, obteniendo en promedio 160-190 yuanes por caja de 8,2 kg. En tanto, cuando llegó fruta sin buena coloración y no tan firme, se vendió en un rango de 130-170 yuanes/caja. Por consiguiente, indica, las diferencias de precio entre una fruta de buena calidad y otra con problemas llega a ser más de USD 12/caja.

PANORAMA DEL DESTINO DE LA RED GLOBE

Red Globe sigue siendo la principal variedad de Chile. Si bien esto le preocupa al experto, reconoce que algunos productores ya tienen un buen prestigio, con una base de producción entre 3.500 y 4.000 cajas por hectárea y que, adicionalmente, logran buenos calibres y llegan con buena fruta. Sin embargo, considera que el 50% de los productores de Chile no están con esa capacidad, razón por la cual, aun cuando existe un mercado, “este año va a ser complejo para esta variedad”.

En el cuadro comparativo de la Red Globe con el resto del mundo, en Chile representa un 24%, en California un 3%, en Perú un 35% (hace dos temporadas tenía 70%) y Australia está con un 12,5%. En vista de ello –resalta– claramente la tendencia de la producción de la Red Globe va a disminuir.

Figura 3. Diferencias de precio de fruta con buena calidad versus otra con problemas.

JAPÓN Y COREA: CRECIENTE INTERÉS EN VARIEDADES NUEVAS

Japón es un mercado bastante estable, que está viendo el desarrollo de variedades nuevas de a poco, sobre todo en Arra15, Timco y Allison. Con las negras hay poca demanda, pero van entrando en forma creciente INIAgrape-1 (Maylen) y Midnight Beauty. Lo bueno de Japón, para Chile, es que todavía Perú no entra a este mercado. Manifiesta que hubo una buena demanda hasta las semanas 6 y 7, que es cuando entra Australia y cuando también el mercado se transforma más en una venta a consignación. Añade que Japón fue el menos afectado por el efecto del Covid-19.

En cuanto a Corea del Sur, observa que la Thompson Seedless sigue siendo la principal variedad requerida, seguida por Red Globe y Crimson Seedless. Se aprecia un interés creciente en variedades nuevas “ya que también hay muchos importadores que han ido llegando con su fruta, otros no tanto”. Por lo tanto, recomienda ser más estable en el producto que se ofrece así como mejorar su calidad y condición de la fruta.

Cabe señalar que la temporada está afectada por los problemas de Chile al final del año pasado y el Covid-19. Esta situación generó que los importadores adoptaran una posición muy conservadora, importando menos que en la campaña precedente.

La producción de variedades rojas ya está cubierta, estima Corssen, el recambio tiene que enfocarse más en variedades verdes.

PERÚ Y AUSTRALIA: FUERTES COMPETIDORES

Perú se ha convertido en un importante jugador en el negocio de la uva. Los volúmenes de las verdes seedless de Perú aumentaron un 20%; las rojas estuvieron similares, con un incremento de un 3% y las negras crecieron aproximadamente un 68%, esto hasta la semana 17. En cuanto a la Red Globe, se registró una baja aproximada de 15%. El volumen total de Perú fue solamente un 4% mayor al del año pasado.

El empresario comenta que en una visita a fines de noviembre de 2019 a la zona de Ica quedó muy impresionado por la infraestructura existente. “Todo lo que es frigorífico, packing, fumigación, gasificación, es realmente tecnología de punta”. En ese aspecto están sacando una gran ventaja, agrega.

La uva de mesa australiana compite fuertemente con la chilena, en el Lejano Oriente, sobre todo está presente en China y Japón con verdes, rojas y negras seedless entre enero y mayo. Su principal producto de exportación es la Crimson, seguida de la Thompson. “Saca un muy buen producto y en China pagan premium por esta fruta”.

En infraestructura Perú ha sacado ventaja sobre Chile a nivel de postcosecha en los campos.

CÓMO IMPACTÓ EL COVID-19 EN LA UVA DE MESA

¿Qué pasó con el Covid-19? El gerente explica que la uva partió con una buena demanda, pero después, a principios de abril, empezó a bajar. Esto principalmente porque la gente empezó a comprar menos y, al haber más tiempo entre una compra y la siguiente, prefería fruta menos perecible. También hubo un desplazamiento de las preferencias hacia frutas más ricas en vitamina C para fortalecer el sistema inmunológico. Asimismo se observó un impacto en el foodservice, porque prácticamente cerraron los restaurantes y los hoteles. El foodservice representa el 10 a 20% de las ventas de uva en EE.UU. Habrá que ver cómo se recuperan.

¿Qué es lo que se vislumbra? Lo positivo: las personas están comiendo de manera más saludable, eso significa que consumen más fruta y verdura, destaca Corssen. Por otra parte, ha habido un aumento exponencial de las ventas online. El 92% de los consumidores declaran que continuarán comprando online después de la pandemia. Lo anterior trae un gran desafío para los retailers, como aumentar su logística en ese sentido, así como ver los mecanismos para aumentar las ventas impulsivas a través de este sistema.

De otro lado, con el delivery aparece una nueva exigencia de calidad, porque el cliente no elige lo que compra sino que recibe lo que le llega. Por lo tanto, el que entrega tiene que garantizar de alguna manera que el producto corresponda a la expectativa del cliente. Un 55% de los consumidores pretende seguir cocinando en la casa, por consiguiente van a seguir consumiendo mayor cantidad de fruta y verdura.

LA PANDEMIA A NIVEL DE CAMPO: TEMAS URGENTES POR RESOLVER

Existen varios temas urgentes de resolver respecto a la operación en los campos en tiempos de pandemia, si no se logra volver pronto a alguna forma de normalidad. Por ejemplo, implementar un protocolo acordado con las autoridades para que, si se enferma alguien en una cuadrilla, se cuarentene solo a ese grupo y no a los trabajadores del predio completo. Hay incertidumbre también respecto de lo que ocurrirá con la movilización entre regiones y entre comunas, así como con la mano de obra extranjera, que ha sido un gran aporte estos últimos años, plantea Corssen.

El entrevistado destaca haber logrado como sector frutícola que no se detuvieran las exportaciones ni tener que enfrentar requerimientos adicionales en mercados de destino.

–Hasta ahora ha funcionado impecable –plantea–; salvo problemas menores, el flujo de embarques ha sido normal. Incluso el tema documental se fue flexibilizando, ha habido muchos documentos electrónicos, por ese lado se sintió apoyo en el exterior. Esperamos que eso se mantenga.

Un punto todavía no muy claro se vincula al packaging. La uva está expuesta y por lo tanto da menos confianza de sanidad al consumidor, de manera que surgieron peticiones de que se lleve en algún tipo de envoltorio.

–Si bien las bolsas dan cierta protección, al no ir cerradas generan un grado de inseguridad. Entonces posiblemente haya una transición –hipotetiza– hacia embalajes tipo clamshell. Una norma en EE.UU. exige que todo lo que va sellado debe ir con un peso fijo. Sin embargo veo muy difícil una transición de California, México o Chile a 100% de embalaje tipo peso fijo, aunque posiblemente haya un aumento. Se está tratando de flexibilizar, con la opción de usar las mismas bolsas actuales, la bolsa individual, polybags o standup, cerradas pero sin peso fijo. Veremos en los próximos meses lo que ocurre en México y California en este aspecto.

LA TEMPORADA CHILENA SE ACOTA Y SE CONCENTRA

Pasando a un análisis más de tendencias, Christian Corssen describe cómo ha ido cambiando la temporada chilena:

–Nos hemos ido desfasando tratando de salirnos de la ventana a la cual antes apuntaba la Región de Atacama, de llegar con primores a EE.UU. antes de Navidad, porque California ha ocupado ese espacio cada vez más. Entonces Atacama está saliendo a fines de diciembre y enero hacia delante. Ahora, siempre la uva de mesa nacional se ha concentrado en un 70% en marzo y abril, lo que se ha corrido es la curva inicial, hoy estamos partiendo un poco más tarde en la zona temprana.

–¿Cómo se enfrenta el salir con toda la fruta en un tiempo corto, esa competencia de nosotros con nosotros mismos, sobre todo si las nuevas variedades son mayoritariamente tardías?

–Hoy tenemos una oferta muy marcada de uvas rojas seedless en el último tercio de la temporada. Pienso que variedades como la Crimson, aun cuando todavía tiene sus nichos y es competitiva en algunos lugares, de alguna manera se va a ir ajustando sola. La producción de rojas ya está cubierta, el recambio ahora tiene que enfocarse más en variedades verdes. La introducción de material genético de estas últimas entró más tardíamente a Chile, pero ya aumentó la disponibilidad y hay 3 o 4 variedades muy buenas que se están empezando a plantar. Los productores están prefiriendo las verdes y poniéndolas con más fuerza, a pesar de que las inversiones están bastante acotadas. Por lo tanto, el panorama va a cambiar en los próximos 3 años.

–Las cifras muestran una reducción paulatina de la superficie de uva de mesa. En lugar de cambiarse a nuevas variedades, muchos lo están haciendo a otras especies.

–Eso es efectivo. Hay gente que todavía no quiere meterse a los clubes de variedades nuevas por distintas razones. En el caso de la Región de O’Higgins se preguntan para qué reconvertirse en uva cuando tienen clima y suelo para incorporarse al boom de la cereza. Un poco en la Región de Coquimbo ha pasado lo mismo con los cítricos, pues son una alternativa de diversificación que permite poner las fichas en dos canastas, al tiempo que se prolonga la temporada para mantener la mano de obra e instalaciones durante el invierno. Habiendo especies rentables, obviamente son atractivas.

–Pero ¿qué atractivos están viendo quienes persisten en la uva de mesa?

–Tenemos muchas ventajas competitivas como país y el rubro se está profesionalizando. A muchos productores les está yendo bien con uva de mesa porque son capaces de sacar sobre 3.000 cajas de buena fruta/ha. Hicieron el cambio de switch y entienden que ya la competencia no es otro productor de la región: estamos en las ligas mundiales, tenemos que llegar con un producto igual de bueno o mejor que el californiano el peruano, mexicano, sudafricano o australiano. Se trata de una reconversión no solamente de variedades, sino en enfocarse más al cliente, lograr calidad, manejar los costos. Si uno logra eso, existen grandes posibilidades de ser muy rentable en uva de mesa. Una clave está en el excelente sabor de la fruta chilena; de hecho, ha sido destacado. Sin embargo nos falta como industria ese made in Chile, potenciar nuestra marca país, que somos fruta chilena, que nuestra fruta es buena, que tiene buen sabor, que estamos llegando bien a los mercados.

–La clave de la industria uvera en adelante –propone Christian Corssen– consiste en entender lo que desea cada uno de nuestros mercados. De repente estamos mandando frutas que no son las mejores para ciertos destinos, porque pensamos que es la mejor alternativa del momento. Más que tratar de vender todo lo que producimos, hay que producir lo que quieren los clientes. Resulta más fácil decirlo que hacerlo, pero justamente con todas las variedades nuevas debemos empezar a entender cuál es el nicho para cada tipo de uva.