icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2021 | Noticias

Los fertilizantes inorgánicos reducen en las plantas de trigo las bacterias beneficiosas que se encuentran en las raíces

Los fertilizantes químicos reducen la cantidad de bacterias solubilizantes de nutrientes asociadas con las raíces del trigo. Esta fue la conclusión de un estudio realizado por un equipo de científicos del Centro de Investigación Rothamsted Research.

Los investiadores descubrieron que la adición de fertilizante convencional al cultivo disminuyó la proporción de bacterias que ayudan a que los nutrientes, como el nitrógeno, el potasio, el fósforo, el hierro y el zinc, estén más disponibles en el suelo. Los resultados apuntan a la idea de que agregar fertilizante significa que las plantas ya no necesitan interactuar con estas bacterias beneficiosas para acceder a los nutrientes necesarios para crecer. Para los investigadores, estos resultados contribuirán a desarrollar estrategias más específicas de biofertilización.

“Las variedades actuales de cultivos enanos de alto rendimiento dependen de niveles insostenibles de fertilizantes químicos inorgánicos. Comprender el efecto del régimen de fertilización sobre las bacterias promotoras del crecimiento es esencial para optimizar la función del microbioma en la intensificación sostenible de la agricultura”, señaló Tessa Reid autora principal del estudio.

cultivo de avena en la Araucanía

REDUCCIÓN DE LAS BACTERIAS PROMOTORAS DEL CRECIMIENTO

En el estudio, se descubrió que las bacterias beneficiosas promotoras del crecimiento de las plantas habían disminuido, tanto en las raíces de las plantas fertilizadas como alrededor de ellas. Sorprendentemente, la cantidad de dichas bacterias que viven en las raíces, se redujo del 91% del total de bacterias para las plantas no fertilizadas a solo el 19% para las que recibieron la dosis de fertilizante.

El estudio aclara que se desconoce el mecanismo que causa la disminución. Sin embargo, respalda otros hallazgos del Centro Rothamsted de que los fertilizantes están esencialmente “provocando un cortocircuito” en el ciclo natural de los nutrientes por los microbios del suelo.

LAS PLANTAS DE TRIGO SELECCIONAN BACTERIAS

El Doctor Tim Mauchline, líder del estudio, explicó que el trabajo “da evidencia de que las plantas de trigo pueden seleccionar bacterias promotoras del crecimiento en su entorno de raíces, que podrían establecer asociaciones mutuamente beneficiosas con las plantas. Sin embargo, los altos niveles de aplicación de fertilizantes químicos inorgánicos reducen la abundancia de estas bacterias en el suelo alrededor de las raíces de las plantas”.

La mayoría de los otros estudios sobre el microbioma del suelo se han centrado únicamente en describir la comunidad de microorganismos. Pero en esta investigación, el equipo complementó este enfoque con pantallas funcionales microbianas. En su trabajo, aislaron especies bacterianas de las muestras de suelo, las cultivaron en el laboratorio y las sometieron a una serie de pruebas para controlar su capacidad para solubilizar macro y micronutrientes clave.

“Esperamos que este trabajo contribuya a un cambio de estudios simples que analizan qué especies están presentes a un marco conceptual que intenta identificar y explicar patrones en el microbioma del suelo tanto en sistemas agrícolas como naturales”, agregó Tessa Reid.

La investigación se publicó en Frontiers in Microbiology y financiada por BBSRC, NERC y Lawes Agricultural Trust.

Todos los detalles de la invertigación: Inorganic Chemical Fertilizer Application to Wheat Reduces the Abundance of Putative Plant Growth-Promoting Rhizobacteria.

Tessa E. Reid, Vanessa N. Kavamura1, Maïder Abadie, Adriana Torres-Ballesteros, Mark Pawlett, Ian M. Clark, Jim Harris and Tim H. Mauchline, aquí.

Información y fotografía de portada: Centro Rothamsted Research