icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter
13 de mayo de 2022
Alza de los costos de los fertilizantes, en entrevista con Carlos Arredondo, director de negocios de Chengdu Rocca

“Los cultivos de alta rentabilidad podrán pagar mayores costos, pero bajando sus márgenes”

“Los cultivos de alta rentabilidad podrán pagar mayores costos, pero bajando sus márgenes”

“Incertidumbre. Esa es la palabra clave hoy en día en la industria de los fertilizantes”. Así define Carlos Arredondo, director de negocios de Chengdu Rocca, productor y exportador de nutrientes desde China, el momento actual en un sector que ha visto una importante subida de precios en poco tiempo, situación que tiene en jaque a productores de todo el planeta. “Eso es lo más riesgoso, porque los agricultores necesitan certidumbres respecto a los proveedores y también a los precios, porque son temas que van de la mano y afectan directamente sus costos de producción. El tema principal que veo hoy en día es que, no sé hasta qué punto la demanda seguirá aceptando estos precios”, advierte.

Por Rodrigo Pizarro Yáñez

– Pero los productores siguen comprando

– Los reportes dicen que, en general, los agricultores siguen comprando ‘commodities’ y productos de especialidad. Pero creo que habrá una diferenciación entre la agricultura intensiva y extensiva o de subsistencia. Y la agricultura intensiva no tiene muchas más alternativas para aplicar con el objetivo de conseguir las calidades necesarias para poder exportar esos productos. Es una encrucijada compleja porque no les podemos decir a los agricultores ‘aplica menos unidades de NPK’, porque eso va en detrimento de la calidad.

Carlos Arredondo.

– En concreto, ¿cuánto han subido los precios?

– En términos de fertilizantes de especialidad, han aumentado entre un 100% y 150% y hay un tema muy complejo anexo, que es el del transporte y la logística, porque los precios de los contenedores han subido entre 10 y 15 veces y no han bajado tampoco. Partió con la pandemia y llevamos dos años y ha sido super complejo, en todo sentido, porque no solo vemos restricciones de volúmenes y espacios de carga. También se concentraron las descargas en los puertos. Por ejemplo, San Antonio tuvo un colapso importante y lo mismo pasó en los puertos de Perú. En Brasil, el puerto de Salvador de Bahía está completamente lleno y terminales del norte de ese país han ayudado a bajar la presión. Manzanillo, en México, estuvo colapsado y Lázaro Cárdenas, en el sur, dio oxigenación a la descarga de productos. Esto involucra costos mayores porque no están acostumbrados a recibir fertilizantes constantemente. No tienen la infraestructura ni la cantidad de camiones para mover el producto.

– La situación es compleja en China y Rusia

– Absolutamente. China puso una restricción desde octubre a la exportar libremente fertilizantes de ese país. Eso ha hecho que los volúmenes disminuyan de forma importante, especialmente de los fertilizantes solubles. A eso le sumamos el tema con Rusia, donde nos encontramos que se está sacando del mercado a un importante productor de potasio. ¿Hasta qué punto no se va a poder exportar en forma segura y confiable?. Eso es algo que está por verse.

– ¿En este momento Rusia no está exportando nada?

– Sí está exportando. Según los últimos reportes, hay barcos saliendo desde San Petersburgo hacia Brasil. Pero hay otro problema. ¿Cómo le pagamos a las empresas rusas con las restricciones que se han impuesto? Rusia dijo hace unas semanas que solo aceptará pagos en rublos para las compras de gas, pero no sabemos si eso se llevará a otro tipo de productos de exportación.

– ¿Hay otras alternativas a China y Rusia?

– Sí, claro. Por ejemplo, Canadá es un gran productor de potasio y hay empresas que seguirán sacando producto, pero en ningún caso se podrá entregar toda la demanda que existe.

– ¿Hasta cuándo se puede resistir?

– Hoy en día no hay mucho espacio. Tendremos restricciones importantes. En general, en NPK. Hay algunos mercados que se pueden quedar con menos nutrientes de lo que importan normalmente, y eso lo podremos ver cuando salgan las estadísticas de importación de fertilizantes. La UE entregará a los productores de fertilizantes hasta 50 millones de euros para ayudarlos con las restricciones de gas. Hay plantas que estaban paradas o produciendo menos, que comenzarán a producir más.

– ¿Qué pasará con aquellos cultivos menos rentables?

– Por eso habrá claras diferencias entre los ‘cash crops’ y los cultivos de menores rentabilidades. Los de alta rentabilidad podrán pagar mayores costos, pero bajando sus márgenes. Pero en cultivos extensivos, por ejemplo, en el sur de Chile hay quienes no quieren producir de cara a la próxima temporada. Los importadores y distribuidores debieran conversar con las empresas que usan el producto final, en términos de qué es lo que van a hacer para poder ir disminuyendo en conjunto. Los grandes podrán tomar riesgos, pero los pequeños no. Es importante mantener siempre una  comunicación constante con todos los actores de la cadena de suministro. Si eso no ocurre, podría ocurrir que los productores se encuentren sin suficientes nutrientes para producir.

– ¿Se vislumbra algún tipo de solución?

– Mientras no se aclare lo que pasa con Rusia y mientras la logística no nos siga pegando, no se vislumbra nada muy alentador.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés