icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Clima

23 de junio de 2022
En zona centro sur:

Lluvias, nieve y frío de junio no son reflejo de un regreso a la normalidad climática

Lluvias, nieve y frío de junio no son reflejo de un regreso a la normalidad climática

El investigador del INIA Raúl Orrego atribuyó las condiciones climáticas actuales al fenómeno de La Niña, que se está presentando en la zona centro sur por tercer año consecutivo.

Equipo Redagrícola

Junio comenzó con una semana de mucho frío, calles escarchadas y una lluvia breve pero contundente en el centro sur del país. Un “sabor a invierno” como lo ha definido Raúl Orrego, experto en agroclimatología de INIA Quilamapu. Esto, sumado a un fin de abril lluvioso más la gran cantidad de nieve acumulada en la cordillera y los volcanes de la zona, da a algunos la sensación de un buen año, con un otoño parecido al de antes. No obstante, el experto señala que no es un regreso a la normalidad. 

El investigador explicó que estas condiciones son producto del fenómeno de La Niña, que a pesar de su baja intensidad, se están manifestando por un “extremadamente raro tercer año consecutivo”. La condición Niña se asocia en otoño e invierno, de Concepción hacia el norte, con temperaturas más bajas y estaciones más secas de lo habitual. 

Respecto a las precipitaciones, el experto indicó que a mediados de junio aún existía un déficit anual que oscilaba entre el 20% y 30% en la depresión intermedia del Maule (disminuye hacia la cordillera y costa), y en torno al 20% en la depresión intermedia de Ñuble (también disminuye hacia la cordillera y la costa). “Solo en Biobío los valores están en torno a la normalidad”, agregó.

En cuanto a la temperatura, Orrego señaló que el frío fue importante en mayo, observándose temperaturas que fueron aproximadamente 1°C más bajas en promedio. Junio comenzó con una “helada muy severa, que si bien fue muy intensa, no fue tan severa como las observadas en julio de 2007 en Ñuble y Maule”. Lo anormal fue que las temperaturas bajo cero se registraran también en la costa, lo que “pudo haber afectado algunos frutales sensibles como paltos y papayos, aunque no tenemos reportes de daños generalizados a este respecto”, puntualizó.

LA CONDICIÓN SECA ES UNA NUEVA NORMALIDAD

Desde el punto de vista agrícola, el investigador del INIA destacó la nieve acumulada en la cordillera (a diferencia del año pasado): “aunque no en el volumen necesario en términos del agua almacenada, de hecho se tiene un déficit en torno a un 80% respecto de lo observado históricamente”.

En cuanto a realizar predicciones más amplias, Orrego mencionó que hace años varios centros internacionales están desarrollando modelos que anticipan las condiciones esperables de la temporada. En este sentido, sostuvo que en INIA se desarrolló una versión explicada disponible gratuitamente en http://riesgoclimatico.inia.cl/public/publicaciones . “De la revisión de estas publicaciones, es posible advertir que estos modelos proyectan las mismas condiciones para lo que queda del invierno, vale decir, un invierno frío y seco desde Los Ángeles al norte”.

“Este año no se proyecta como lluvioso, sino como un año más que se suma a la megasequía. Será un año mejor que el anterior ciertamente, pero es importante tener los pies en la tierra. Las condiciones son las que tenemos y debemos aprender a que no queda más que adaptarse a ella”, sentenció Orrego.

 

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados