icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2020 | Quimetal x RA360 | Empresas

Quimetal

La vigencia del Azufre en la protección de vides

Desde hace ya mucho tiempo, este elemento químico y con actual uso para agricultura orgánica se mantiene como un destacado producto de bajo costo y altos beneficios para la prevención del oídio y el combate de la falsa arañita roja de la vid, gracias a su acción multisitio sobre los patógenos y a su excelente complemento con otras moléculas.

El azufre (S) es un elemento químico clásico que no ha perdido vigencia en el uso agrícola. Su buena relación costo-beneficio por día de protección y su origen natural han ayudado a que, desde hace ya un tiempo, se potencie su utilización en los programas de control de enfermedades en especies frutales y de ácaros en carozos, paltos, manzanas, cítricos, tomate industrial y hortalizas.

Quimetal cuenta con un proceso de fabricación óptimo, que le permite obtener productos de primera calidad basados en azufre.

Donde ha tenido particular éxito y ha ganado adeptos es en la prevención de oídio en vides viníferas y de mesa, ya que se trata de una herramienta ideal para consolidar una estrategia anti-resistencia de fungicidas. El oídio, resaltan los expertos entrevistados en esta ocasión, puede generar mermas en rendimientos de entre 15% y 20%, afectando también la calidad de la uva.

“Su uso es muy importante para la prevención de oídio, uno de los principales problemas que enfrenta la vid, y también se utiliza para la supresión de la falsa arañita roja de la vid”, afirma Oscar Valenzuela, subgerente de producción agrícola de la Viña Cono Sur, que tiene viñedos desde San Felipe en la Región de Valparaíso hasta Mulchén en la Región del Biobío.

Marcelo Duarte, Jefe Técnico de Quimetal.

“El azufre es un producto preventivo muy potente. Evita la germinación de la espora del oídio, para impedir que se infecten tejidos nuevos. Su vigencia radica en que mata el hongo de distintas formas a través de una acción multisitio sobre los patógenos. Al aplicar el azufre y depositarse en los tejidos vegetales, empiezan a emanar vapores que producen una intoxicación por ácido sulfhídrico, bloqueando la actividad respiratoria de los hongos e inhibiendo la síntesis de ácidos nucleicos y proteínas”, explica Marcelo Duarte, Jefe Técnico de Quimetal, destacada empresa chilena dedicada a la fabricación de fungicidas en base a azufre y otros compuestos inorgánicos para usos agrícolas, además de la fabricación de productos para distintas industrias nacionales e internacionales.

Ventajas de un Producto Orgánico

El azufre se puede emplear solo y también como parte de un programa de control de oídio donde se roten o alternen productos de distinto grupo químico, sin sumar otros metabolitos que aparezcan en los análisis multi-residuo de la uva.

Román Aros, ingeniero agrónomo y productor de uva de mesa.

En este sentido, Román Aros, ingeniero agrónomo y productor de 21 variedades de uva de mesa en la zona de Ovalle, Región de Coquimbo, destaca las cualidades de este elemento químico. “Es un producto muy noble que se complementa muy bien con otras moléculas. Hoy día el tema de los registros es complicado. No se pueden hacer aplicaciones muy tardías y es ahí donde entra muy bien el azufre en polvo”, dice.

Hoy en día, el azufre está certificado para utilizarse en agricultura orgánica o bien para que lo usen aquellos productores que están preocupados de promover la sustentabilidad de sus cultivos y el cuidado del medioambiente. “En general, dadas las restricciones de mercado que hay para los vinos, el azufre cobra mucha relevancia. Por ser un producto orgánico, permite generar una temporada bien limpia si se hace un buen uso”, explica Marcelo Lorca, gerente agrícola de Aresti Chile Wine (ACW), que basa el programa de sus viñedos, ubicados principalmente en el valle de Curicó, en el azufre en polvo de Quimetal.

Marcelo Lorca, gerente agrícola de Aresti Chile Wine.

Este ingeniero agrónomo destaca la variabilidad anual de los programas a aplicar para prevenir el hongo. “El oídio depende mucho de la temperatura y de la humedad relativa. Cada temporada va a ser diferente en el nivel de presión que pueda tener. La función que cumple el azufre es generar una condición hostil para evitar que germine la espora del oídio. Por lo tanto, es un programa netamente preventivo. Este hecho hace mirar una serie de factores, entre los cuales está el historial del viñedo y la calidad de la aplicación desde el punto de vista de los equipos que se están utilizando: hay que asegurarse de que el cubrimiento sea total”, explica.

“Nuestra empresa lleva años trabajando para mejorar sus procesos productivos y poner a disposición de sus clientes el azufre en distintos formatos que los ayuden a lograr una mayor efectividad. Contamos con un proceso de fabricación óptimo, llevado a cabo en nuestras plantas de San Fernando y de Santiago, para lograr un producto de primera calidad, con excelente uniformidad en la producción. Hemos mantenido siempre la misma calidad del azufre en el tiempo”, destaca Marcelo Duarte.

Azufre en polvo y formulado (para aplicaciones mojables)

Para Quimetal, el azufre desempeña un rol esencial en su oferta de productos, no solo en Chile, sino que también a nivel mundial. Es por eso que forma parte del Task Force de la Unión Europea, un grupo de trabajo en el que participan 10 compañías europeas y Quimetal y que fue formado para elaborar y desarrollar todos los estudios necesarios para dar soporte a la renovación de la molécula de azufre en la Unión Europea.

El uso del azufre es muy importante para la prevención de oídio, uno de los principales problemas que enfrenta la uva vinífera y de mesa.

“Nuestra empresa lleva años trabajando para mejorar sus procesos productivos y poner a disposición de sus clientes el azufre en distintos formatos que los ayuden a lograr una mayor efectividad. Contamos con un proceso de fabricación óptimo, llevado a cabo en nuestras plantas de San Fernando y de Santiago, para lograr un producto de primera calidad, con excelente uniformidad en la producción. Hemos mantenido siempre la misma calidad del azufre en el tiempo”, destaca Marcelo Duarte.

Quimetal comercializa azufre en polvo y en formulaciones WG (gránulos dispersables en agua) y SC (suspensión concentrada). Entre los azufres en polvo, uno de los productos más tradicionales de Quimetal es el fungicida y acaricida de contacto Azufre Landia® 350 Extra. “Se encuentra en el ADN de los viñateros nacionales”, afirma Duarte. Se aplica a través de una máquina azufradora o en forma aérea y se usa principalmente en uva vinífera para el control de oídio y, como efecto colateral, para combatir la falsa arañita roja de la vid.

Azufre Landia® Aéreo, es también en polvo, pero cuenta con un fluidizante que ayuda a que se desplace con mayor facilidad el producto desde el avión o desde la máquina azufradora. Además de su uso en vides, es utilizado por medio de avión para paltos ubicados en laderas de cerro.

El azufre en polvo es la base para que, después de un proceso de segunda molienda y de adición de coformulantes, Quimetal elabore los productos formulados, diseñados para ser aplicados en forma líquida por medio de nebulizadoras. Thiolux® WG (formulado como gránulos dispersables) y el fungicida de contacto Acoidal®-Flo (suspensión concentrada) se destacan por su alta capacidad de suspensión, humectabilidad y por la uniformidad que les otorga a las aplicaciones. Junto con ello, cuentan con un tamaño de partículas óptimo para lograr un excelente cubrimiento.

“El uso de uno u otro depende de las preferencias del usuario al momento de realizar las aplicaciones. Para algunos hay mayor facilidad para dosificar litros en vez de kilos o viceversa”, explica el jefe técnico de Quimetal.

Acoidal®-Flo se puede usar hasta pre-flor. Es un producto que entrega un muy buen cubrimiento y buena disolución. Funciona bien con el resto de los productos. Se puede mezclar sin ningún problema. Conozco estos productos de Quimetal hace 35 años y me dan confianza”, afirma Román Aros, quien lo aplica cada 7 días.

Oscar Valenzuela, subgerente de producción agrícola de la Viña Cono Sur.

En el caso de la Viña Cono Sur, ocupa los formatos líquidos de Quimetal cuando los viñedos no tienen todo su follaje desarrollado, de tal forma que se pueda mezclar el azufre con fertilizantes e insecticidas antes de flor. “Después de flor, a partir de noviembre, cuando el oídio se encuentra muy activo, se necesita estar protegido cada cinco días, Ahí se ocupan aplicaciones en polvo, ya que son más rápidas. Una nebulizadora más o menos rinde de 7 a 8 hectárea al día, pero en polvo se pueden abarcar 40 hectáreas por jornada”, relata Oscar Valenzuela, subgerente de producción agrícola de esta viña.

“La ventaja que veo en los azufres que hay en el mercado es su calidad y el alto porcentaje -93%- de azufre que tiene como elemento químico el producto en polvo. El origen que tiene el azufre de Quimetal hace que sea de mejor calidad, desde el punto de vista de su granulometría, además de destacar por la calidad de los dispersantes y fluidizantes que tienen para mejorar la eficiencia de la aplicación. Todas esas ventajas hacen que el azufre sea un elemento muy importante dentro del programa de control preventivo del oídio”, comenta Marcelo Lorca.

La paleta de productos de Quimetal se complementa también con las mezclas de azufre y cobre con las que cuenta. Entre ellas resalta Sulfo-Cup®, que su utiliza para el control preventivo del oídio de la vid, mildiú y de los principales agentes causales de pudrición acida en vides. En tanto, Sulfo-Cup® Premium y Viti-Cup® se destacan en el control de la antracnosis en paltos, junto con el control de oídio y pudrición ácida en vides.

Los invitamos a conocer más sobre los productos de Quimetal en www.quimetal.cl