icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter
19 de julio de 2022
Muy común en nogal, vid, cerezo, avellano y arándanos:

Investigadores chilenos buscan detectar precozmente enfermedad que produce tumores en frutales

Investigadores chilenos buscan detectar precozmente enfermedad que produce tumores en frutales

Se trata de Agrobacterium  o Agalla de la Corona, la que se busca identificar con mayor precisión, gracias a la técnica molecular de Amplificación Isotérmica de Ácidos Nucleicos. Esta puede ser aplicada en campo, sin necesidad de equipos o profesionales especializados.

Equipo Redagrícola

Plantas de menor desarrollo, con hojas más pequeñas y susceptibles a otros patógenos. Así se presentan los cultivos infectados por Agrobacterium, causante de  la enfermedad conocida como Agalla de la Corona y que en Chile es común entre los  principales frutales de exportación. Su detección se hace a través de PCR en cultivos de laboratorio, pero incluso en plantas sintomáticas se han observado falsos positivos, debiendo recurrir a pruebas de patogenicidad que alargan el proceso de diagnóstico.

La rápida evolución que tienen estas bacterias disminuye la efectividad de las técnicas de detección tradicionales. Por esto, investigadores del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) La Platina, están realizando estudios de análisis molecular, a través de la técnica de Amplificación Isotérmica de Ácidos Nucleicos (LAMP), para observar la presencia de la bacteria de manera rápida y efectiva desde tejidos de plantas asintomáticas y sintomáticas.

Danae Riquelme, fitopatóloga de INIA La Platina, explica que la evidencia científica que demuestra la rápida evolución de Agrobacterium hizo que decidieran incluir la técnica de LAMP porque “tiene la ventaja de ser aplicada en el campo, sin la necesidad de equipos sofisticados ni personal calificado para ello. Para que esto sea posible, estamos estudiando el genoma de las principales especies de Agrobacterium que están presentes en Chile, para una detección altamente sensible, que determinaría incluso si una planta que se muestra sana, podría desarrollar la enfermedad en el futuro”, señaló.

El objetivo principal del estudio que se realiza en el laboratorio de Fitopatología de INIA La Platina en colaboración con el laboratorio de Fitovirología de la Universidad de Chile, consiste en observar directamente la presencia de la bacteria, de una manera efectiva que incluso pueda ser aplicada en los viveros. Esto permitiría realizar controles preventivos para detener la propagación de especies de Agrobacterium, antes que se manifieste en tumores sintomáticos, momento en el que la planta y el suelo ya se han convertido en reservorio del patógeno.

DESARROLLO DE LA AGALLA DE LA CORONA

Esta enfermedad bacteriana de amplia distribución territorial en climas templados, afecta plantas leñosas en todo Chile, siendo muy común en frutales como el Muy común en , entre otros. Se caracteriza por la presencia de tumores o agallas de diferentes tamaños, observados principalmente en la raíz y el cuello, en la línea del suelo, además de tumores aéreos en algunos hospederos.

Las plantas infectadas presentan menor desarrollo, hojas más pequeñas, debilidad y susceptibilidad a otros patógenos. En árboles jóvenes se produce un debilitamiento y posterior muerte, mientras que en árboles adultos reduce el crecimiento y vigor, afectando su rendimiento y vida útil, ya que muchas veces los árboles infectados incluso pierden sus capacidades productivas. 

La diseminación de este patógeno se produce principalmente en viveros, desde plantas madres y suelos infectados, moviéndose a través del agua de riego y lluvia. Ante la presencia de una herida en la zona del cuello, compuestos liberados desde la planta atraen a la bacteria, que luego infecta e induce la formación de tumores.  En ausencia de hospederos, Agrobacterium puede permanecer en el suelo por largos periodos de tiempo, esperando las condiciones ideales para infectar, lo que ocurre al momento de utilizar herramientas para injertos infectadas o a través de daños provocados por insectos, nemátodos o heridas naturales. 

 

 

 

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés