icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Junio 2021 | Noticias

Unidad de Postcosecha de INIA La Platina

Investigación dedicada a la conservación de productos hortofrutícolas después de la cosecha

El 80% de la producción frutícola de Chile se destina la exportación por lo cual, la preservación de la frescura y calidad de las frutas y hortalizas por más tiempo se convierte en el objetivo central para quienes las producen.

Para abordar el manejo después de la recolección de frutas y hortalizas, la Unidad de Postcosecha del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) La Platina dispone de infraestructura e investigadores altamente capacitados para evaluar y analizar los distintos factores que influyen en la calidad y condición de productos hortofrutícolas, así como las condiciones favorables para su exportación.

Algunas de las especies evaluadadas son arándanos, paltas, uva de mesa, cereza. La base del análisis está en el control de temperatura, al que se suman otros sistemas complementarios con distintos efectos según la especie y variedad, explicó el Dr. Bruno Defilippi, encargado de la Unidad de Postcosecha de INIA.

DESDE EL PREDIO HASTA EL CONTENEDOR

Existen distintas tecnologías que permiten extender la vida de postcosecha de la fruta. Pero antes de implementarlas es fundamental conocer las características de cada fruto. Por eso la unidad ofrece diversos servicios específicos para investigar aspectos de conservación en los productos frescos. Estos incluyen el análisis de la fisiología de la planta, el fruto y su comportamiento a bajas temperaturas. También estudian la respuesta ante el uso de tecnologías complementarias, como atmósfera controlada, atmósfera modificada, inhibidores de etileno, gasificación, recubrimientos y fungicidas, entre otros.

La evaluación considera el análisis de distintas variables: las condiciones de las variedades cultivadas y zonas de cultivo; el contexto climático y el posible uso de tecnologías que pueden contribuir mejorar la recolección y postcosecha de la fruta, explicó Edgard Álvarez, investigador y coordinador del laboratorio de INIA La Platina. Los estudios continúan con la etapa del transporte que verifica que la fruta llegue en las mejores condiciones. “En la Unidad de Postcosecha somos capaces de simular las condiciones comerciales de envió propias de un contenedor marítimo, también existe un laboratorio de analítica química y equipamiento de biotecnología para determinar y responder a los principales cambios que sufren las especies exportadas”, señaló Álvarez.

Con el fin de potenciar las capacidades de la industria, la Unidad de Postcosecha ha formando alianzas estratégicas con centros de investigación, empresas exportadoras y productores en Chile y el extranjero. Ello ha permitido realizar una investigación integral en aspectos productivos, económicos, bioquímicos y moleculares. En ese sentido, los estudios se orientan a evaluar la calidad y capacidad de conservación de frutas y hortalizas. De igual modo, verifican las capacidades industriales, realizan validaciones, asesorías, capacitaciones y proyectos de investigación a la medida de exportadoras y productores.