icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Octubre 2020 | Noticias

Al menos una decena de bodegas con problemas

Incendios arrasan 20.000 hectáreas de viñedos en California

La Silverado Trail, pequeña ruta que recorre los famosos viñedos del valle de Napa, California, un paraíso para los amantes del vino, quedó prácticamente reducida a cenizas ante los devastadores incendios que asuelan a este estado de la costa oeste de Estados Unidos.

Asimismo, se reportó que los incendios en el norte de California cobraron hasta el momento cuatro vidas, en momentos en que los bomberos intentaban estabilizar el fuego que avanza sobre la prestigiosa región vitivinícola del Valle de Napa.

Cabe precisar que al menos una decena de bodegas, muchas de lujo, sucumbieron a las llamas del incendio “Glass Fire”, iniciado el pasado domingo 27 de septiembre y contenido posteriormente solo un 2% después de devorar unas 20.000 hectáreas.

PÉRDIDAS MILLONARIAS

Un denso humo cubría el valle y varias construcciones ennegrecidas e incluso reducidos a ruinas, como las instalaciones de la finca Castello di Amorosa de Calistoga. El fuego consumió una construcción de piedra donde se almacenaba vino, pero perdonó a un falso castillo medieval italiano construido con materiales traídos de Europa.

Según el propietario Dario Sattui se perdieron unas 120,000 botellas de vino, valoradas en US$ 5 millones, mientras que se espera que la restauración del edificio cueste entre US$ 10 millones y US$ 12 millones.

Al menos 70.000 personas han tenido que evacuar la reconocida región de los viñedos debido a las llamas, que también se han extendido al cercano valle de Sonoma, han afectado la pequeña ciudad de Calistoga, que quedó completamente vacía.

Calistoga, una pequeña ciudad famosa por su enoturismo que recibe más de un millón de visitantes al año, quedó aislada casi completamente por las llamas. Sus cerca de 5,200 habitantes fueron evacuados, y pese a verse rodeada por el fuego, las cepas, verdes y sin maleza, frenaron las llamas ante la ausencia de fuertes vientos.

Para el alcalde de Calistoga, Chris Canning “quizás el lado positivo es que el fuego no está dentro de la ciudad, sino a nuestro alrededor”, quien pese de la difícil situación señala “Lo superaremos, pero asegurémonos de que todo suceda en el 2020, así podamos estar tranquilos en los próximos años”.