icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2021 | Noticias

El proyecto es cofinanciado por Corfo y gestionado por Fedefruta

Implementarán planta de proceso para la industria de castañas de Ñuble

Con el fin de habilitar una planta de acopio y proceso de castañas, productores de la región de Ñuble recibieron cofinanciamiento para desarrollar este proyecto con miras a exportar a nuevos mercados y agregar valor a este fruto.

La iniciativa surgió en 2019, cuando los propietarios de la empresa Chileorganic postularon a un Programa de Desarrollo de Inversión de Corfo (DEIN), en el que quedaron en lista de espera. El año pasado decidieron intentarlo otra vez y junto a la Federación Gremial de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta)  se adjudicaron los fondos que les permitieron habilitar las nuevas instalaciones en marzo pasado. Son cinco contenedores con capacidad de 30 toneladas cada uno. Se espera que estén funcionando durante abril.

La empresa fue creada en 2016 por Gloria Muñoz y Francisco Guajardo, quienes producen castañas en el sector de Trahualemu, comuna de El Carmen, region de Ñuble. Para alcanzar los volúmenes de exportación, compran castañas a otros productores de la zona, las cuales que envían a mercados europeos de excelencia, en especial Italia. Su foco es obtener castañas de la más alta calidad. Con ese fin “desde el 2017 empezamos a certificarnos; no recuerdo que haya aparecido alguna traza de elemento residual en la fruta. Nunca se le ha adicionado un producto químico, el árbol no lo necesita. El castaño lo que requiere es sol y agua, nada más. Lo otro lo busca él solo en la tierra”, explica Francisco Guajardo.

La forma de producir es totalmente orgánica, heredada de sus familias que producen este fruto de manera artesanal. “Nosotros sabemos que lo que producimos es orgánico, tenemos certificación Global Gap y este año en abril podemos comenzar los trámites para certificarnos orgánicos. Es lo que aspiramos con nuestra producción y la de nuestros asociados; que también puedan llegar a certificarse, porque les va a significar una mayor retribución económica”, comenta Gloria Muñoz.

Uno de los objetivos próximos de la empresa es el procesamiento de la castaña, con el fin de diversificarse, agregar valor al fruto y desarrollar otros productos desde esa región. También se enfocará en llegar a otros mercados. “Hemos mandado muestras a otros países para llegar a más lugares, pero son cosas de más a largo plazo”, afirma la empresaria.