icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Febrero 2021 | Noticias

A través de una proteína de la abeja melífera, Nosema ceranae desvía el hierro para su propio uso

Identifican un parásito que secuestra hierro en abejas melíferas

Una entomóloga del Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (ARS por sus siglas en inglés) ha descubierto que el parásito Nosema ceranae, que causa problemas importantes y la muerte en abejas melíferas, trabaja secuestrando el hierro de su huésped para sí mismo.

El hierro es un micronutriente escencial para las abejas melíferas así como lo es para las personas. Usualmente, estos insectos obtienen lo suficiente para satisfacer las necesidades de su dieta de polen que reciben de las flores y lo usan en su sistema inmunológico, así como para su reproducción y desarrollo. Y de la misma manera lo hace N.ceranae. “En un número de especies de mamíferos, hay un tira y afloja de hierro entre el hospedero y el patógeno que es parte del campo de batalla central que determina el resultado de una infección. Pero esto no ha sido explorado antes en abejas melíferas ni con Nosema”, explica Yan Ping «Judy» Chen, entomóloga del Laboratorio de Investigación de Abejas del ARS en Beltsville, Maryland.

Cuando Chen rastreó el Hiero en abejas melíferas infectadas con N.ceranae, encontró que el micronutrientre también es parte de la lucha fisiológica del insecto con el parásito, como ocurre en el sistema de los mamíferos. Entonces, si las abejas pierden la batalla de la infección con N.ceranae, el parásito intestinal comienza a secuestrar el hierro del polen de las flores que la abeja ha comido, antes de que pueda absorberlo, desviándolo hacia su propia reproducción de esporas.

DESVÍO A TRAVÉS DE UNA PROTEÍNA

La manera en que el parásito hace esto involucra una proteína llamada transferrina que, en abejas melíferas, es la responsable de unir y transportar el hierro del polen fuera del intestino por toda la abeja. El parásito usa la transferrina de la abeja melífera para desviar el hierro hacia su poropio uso, causando que el insecto produzca más y más de esa proteína en la medida que el sistema de la abeja se convierta más y más hambriento por hierro. “Esto sólo resulta en grandes deficiencias de hierro para la abeja melífera, debido a que el aumento de los niveles de transferrina le dan a N.ceranae la oportunidad de recoger incluso más hierro desde la abeja hospedera para su poropia proliferación y supervivencia.”, dijo Chen.

La investigadora, además encontró que, la baja producción de transferrina estaba acompañada de una menor pérdida de hierro y una mejora de la función inmunológica, así como de una supervivencia de las abejas infectadas con el parásito.

Debido a que no hay un tratamiento verdaderamente efectivo para N.ceranae, este estudio abre a una posibilidad para un nuevo tratamiento que podría estar basado en la regulación de hierro o en la síntesis de transferrina, agrega Chen. Esto será de interés para apicultores, investigadores y encargados de desarrollar políticas en todo el mundo.

En la actualidad, N.ceranae es uno de los mayores problemas de parásitos que causan pérdidas de las colonias de apicultores. Es un microsporidio que forma parte del grupo de los parásitos unicelulares estrechamente relacionado con los hongos. Originalmente,  estaba presente sólo en abejas melíferas asiáticas (Apis cerana). Pero desde finales de los 90s, pasó a la especie de abejas melíferas europeas (Apis mellifera) que hay en EE.UU.

¡Inscríbete en nuestro Newsletter! Todas las novedades del mundo Agro cada semana
No olvides revisar nuestro catálogo de cursos y productos publicitarios.