icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Mayo 2020 |WiseConn x RA360 |Empresas

Bruno Margozzini, gerente general del Grupo Margozzini:

“Hoy no plantaría frutales sin considerar la telemetría Dropcontrol de Wiseconn”

De los siete campos productivos que maneja el Grupo Margozzini, donde cultivan cerezos, manzanos, perales, kiwis, uva de mesa y vinífera, entre otros frutales, cinco ya cuentan con sistemas de telemetría de Wiseconn. Hoy en una sola plataforma digital integran la información de diferentes sensores de campo, de los cinco campos, y así mismo accionan o automatizan diversos elementos del sistema de riego y de control de heladas.

En la producción de fruta comenzó el bisabuelo del ingeniero agrónomo Bruno Margozzini, allá por el año 39’, cultivando naranjos y limoneros. Del bisabuelo la impronta frutícola pasó al padre de Bruno Margozzini y de este a su hijo Bruno, el actual gerente general del Grupo Margozzini en la zona sur y su hermano Andrés en la zona de Nogales. Este exitoso emprendimiento productivo comenzó en el campo de Puente Negro, San Fernando, región de O’Higgins. Hoy el Grupo Margozzini produce cerezas, manzanas, peras, kiwis, cítricos, paltas, uva de mesa y vinífera en siete campos, ubicados en la quinta y sexta region. Entre todos los campos suman una superficie total de poco más de 800 hectáreas, con 130 de ellas por plantar o en proceso de plantación.

Bruno Margozzini

La empresa ya ha instalado el sistema de telemetría de Wiseconn en cinco de los siete campos en que cultiva y ha ido progresivamente incorporando elementos de monitoreo y control según las necesidades de cada unidad productiva. A la información de todos esos sensores el personal de la empresa accede mediante la plataforma de Dropcontrol y por medio de la misma herramienta activan y controlan –o automatizan- el funcionamiento de varios equipos de riego y válvulas por campo. Así mismo monitorean la probabilidad de ocurrencia de heladas y pueden accionar remotamente los sistemas para controlar estos eventos catastróficos por agua. El sistema Dropcontrol emite alarmas ante fallas en el funcionamiento de los componentes de los equipos de riego o cuando se alcanza un determinado umbral de temperatura mínima. Alarmas que se activan en los celulares o computadores de los encargados de los campos o de quien decida la gerencia.

“El sistema de telemetría de Dropcontrol hoy es determinante debido a lo difícil que es gestionar el complejo sistema productivo que hemos desarrollado durante estos años”, explica Margozzini. Sin embargo, señala, “hoy no plantaría ni 50 hectáreas de frutales sin considerar la telemetría”. Entre los sensores que han ido incorporando en los campos están las sondas de humedad de suelo, estaciones meteorológicas (humedad relativa [HR], pluviometría, temperatura, radiación, velocidad del viento), caudalímetros y sensores independientes de HR y temperatura (específicos para control de heladas). A toda esta información los encargados de los campos acceden en tiempo real a través de la plataforma digital Dropcontrol, desde un PC o sus teléfonos celulares. Por otro lado, entre las acciones que el sistema les permite realizar de manera remota, está activar y desactivar las bombas de riego, abrir y cerrar válvulas y activar los sistemas de control de heladas. “Gracias a la plataforma, en una misma pantalla podemos observar la información asociada de la humedad de suelo, la evapotranspiración del cultivo, los riegos, el aporte de la lluvia, etc.”, determina  Margozzini.

EL RIEGO ES UNA DE LAS VARIABLES MÁS IMPORTANTES

-¿Por qué decidió incorporar un sistema de telemetría y por qué escogió el  sistema Dropcontrol para sus campos?

-En primer lugar porque considero que el riego es una de las variables más importantes, si no la más importante, en el manejo de cualquier especie frutal. Pero, además, en función de la dispersión de propiedades que debo administrar, repartidas en siete propiedades. El control de este complejo sistema productivo es difícil y es aun más difícil contar con la información en tiempo real, pero por sobre todo, es difícil tener la certeza y la fiabilidad de la información y de lo que realmente se está haciendo en cada uno de los campos. Como la mayoría de los productores, antes teníamos el sistema de riego tecnificado, con la caseta de riego a cargo de un operador agrícola, a quien el administrador le iba dando la pauta de cuándo y cuánto regar. Era un sistema en que no teníamos forma de constatar que las labores programadas efectivamente se realizaron o si estas se realizaron según el programa y sin contratiempos, lo cual hoy en día podemos verificar con Dropcontrol.

-¿Cuáles son los problemas más frecuentes que se enfrentan en el campo al ejecutar los programas de riego de manera tradicional?

-Por ejemplo, nuestros sistemas de riego están diseñados para funcionar 24/7 en los momentos de mayor demanda, por lo que también regamos los fines de semana, siendo que la gente está cada vez menos dispuesta a trabajar los fines de semanas. Entonces, particularmente los domingos, el riego se dejaba andando mientras el casetero se dedicaba a otras actividades. Si por alguna razón el sistema se quedaba sin agua, se cortaba la energía o se producía cualquier otra falla, no tendríamos como saber cuantas horas reales se regaron o si es que el casetero no es sincero no saber que no se regó, no teniendo como comprobar esto el administrador

-¿Cómo cambia la gestión con el sistema de telemetría de Dropcontrol?

-Con el sistema de Wiseconn monitoreamos la operación en tiempo real, pero además va quedando todo registrado, por lo que se puede revisar y se va generando una base de datos histórica. Yo, el gerente agrícola o los administradores de cada campo podemos acceder a la plataforma desde cualquier lugar, desde un teléfono celular o PC, y comprobar que la operación se está realizando según lo planificado. Pero además, como es un sistema automatizado, podemos recibir todo tipo de alertas, las que programamos en el sistema.

-¿Qué tipo de alertas han programado y a quién le llegan las alertas?

-En nuestro caso son alertas relativas a la operación de los sistemas de riego y a la posibilidad de ocurrencia de heladas. Por el tamaño de nuestra operación, las alertas le llegan al gerente agrícola y a los administradores de cada campo. Estas alertas pueden incluir todo lo que queramos, ya que nosotros las programamos. Entre las que nosotros consideramos críticas y que hemos programado, está -en primer lugar- si se detiene un equipo de riego de manera no planificada. Eso genera una alerta que llega al gerente agrícola y al administrador del campo, para que alguien inmediatamente vaya a solucionar el problema. Además programamos que el sistema nos avise cuando ocurran cambios importantes de caudal, para lo que hemos instalado caudalímetros. Si el caudal varía en más de un 10%, el sistema nos avisa porque puede ser que una válvula no haya abierto correctamente, por ejemplo.

 

LA GRAN VARIEDAD DE FRUTALES DEL GRUPO MARGOZZINI

Vinífera: 150 ha

Cerezas: 130 ha

Manzanas: 90 ha

Peras: 90 ha

Cítricos: 72 ha

Kiwis: 60 ha

Paltos: 60 ha

Uva de Mesa: 20 ha

Sin plantas: 130 ha

Total: 802 ha

IMPACTO EN LA ORGANIZACIÓN INTERNA Y EN LA MANO DE OBRA

Según Bruno Margozzini, el sistema telemétrico cambió el perfil laboral del personal de los campos, así como los roles que desempeña cada uno respecto del riego, y, “así mismo elevó el nivel del lenguaje con que se conversa sobre un manejo clave como es el riego”.

¿La automatización del sistema ha generado cambios a nivel de su personal de campo?

-Importantes cambios. Antes el ‘regador’ era el que programaba, ahora el ‘regador’  es la persona que recorre el campo revisando el correcto funcionamiento de los goteros y abre las colas para botar agua. Una gran ventaja de este sistema es que quien programa es el administrador del campo, no el encargado de riego o ‘regador’. Eso significa que ahora el administrador del campo está involucrado en el riego, lo que permite subir el nivel de discusión de todo lo relativo a este manejo clave. Como los administradores de campo tienen tantos otros problemas, como es lo relativo a la gestión de la mano de obra, el riego no era un asunto importante para ellos, pero para mí es clave que sí sea importante. Hoy el riego pasó a ser una labor de primera línea para ellos porque son los que programan. Con un administrador, que en nuestro caso son técnicos agrícolas, se puede conversar a un mejor nivel sobre un manejo tan importante como es el riego.

-¿Cuáles han sido las consecuencias en lo relativo a mano de obra?

-Una de las primeras consecuencias prácticas fue que disminuyó el número de calicatas que necesitamos para contrastar la información de riego. Ya hemos aprendido a calibrar las sondas respecto de los requerimientos de cada cultivo y tipo de suelo. Explicado en simple, calibramos en el sistema hasta qué punto dejamos bajar la humedad en el suelo antes de volver a regar y cuánto tiempo debemos regar para subir la humedad hasta el nivel deseado. Todo eso debe ser contrastado con lo que se aprecia visualmente, por ejemplo, en las calicatas. En todo este tiempo, la información de los sensores de humedad de suelo, nos ha ahorrado bastante mano de obra en lo que respecta a la cantidad de calicatas que necesitábamos. Además, por ejemplo, en un campo de 50 ha con dos casetas de riego (porque lo atraviesa un río), antes necesitaba dos caseteros, considerando el costo de transformación del sistema a telemetría, más el costo anual del sistema y que hoy solo tengo un operario que recorre las líneas de riego y fertiliza casi sin ayuda. Allí me ahorro cerca de un sueldo completo durante los meses de riego y preparación de este, por lo que calculo que el costo de instalación y de operación del sistema se paga en tres años, sin considerar todos los otros beneficios.

MEJORES DECISIONES Y EN TIEMPO REAL

-¿Le parece que los fundamentos de sus decisiones de campo han mejorado en base a la nueva información?

-Absolutamente. Es diferente tomar una decisión contando con información veraz y teniendo a la vista todos los parámetros en tiempo real. Las decisiones son mucho más rápidas y fáciles de tomar, pero además, como los datos corresponden realmente a lo que se hizo en la semana, por ejemplo respecto al riego, son decisiones mucho más fundamentadas. Antes del sistema de telemetría, podía llegar un lunes a un sector de un campo, asumiendo que se había regado sin inconveniente el domingo, pero verlo seco y decidir aumentar la cantidad de agua aplicada en los siguientes riegos de la temporada; sin embargo, la realidad es que no se había regado el domingo o el programa se había cumplido solo parcialmente. Hoy las decisiones las tomamos con los datos reales y eso es muy importante. En el caso nuestro, debido a la cantidad y dispersión de las unidades productivas, se dificulta enormemente el control y la toma de decisiones.

Bruno Margozzini afirma que como consecuencia de las decisiones más fundamentadas y más oportunas, ha observado mejorías a nivel productivo, así como beneficios en cuanto a calidad y condición de la fruta. Pero que uno de los efectos más importantes y más fáciles de medir, ha sido el aumento en la eficiencia de uso del agua. “El ahorro de agua dependerá de la especie cultivada, pero calculo que –en términos generales-, estamos ahorrando cerca de un 15% de agua (y energía). Por ejemplo, si antes un cultivo lo sacábamos con 12.000 m3/ha de agua, con el sistema de Wiseconn ahora lo estamos sacando con 10.000 m3/ha de agua. Esto nos ha ayudado mucho a racionalizar el agua con que contamos, la que está cada día más escasa”, explica el productor. Ese diferencial en el volumen de agua utilizado, en el contexto de estos años de sequía, se da pese a que los riegos comienzan antes en la temporada y con el suelo más seco de lo normal.

“Además de lo anterior en los equipos con programadores tradicionales en el tiempo se pierde la conexión eléctrica entre el programador y las válvulas lo que a la larga se termina regando manual. Por estas razones hoy no plantaría frutales sin incorporar la telemetría. Instalar el sistema desde el inicio no es tanto más caro que de la forma tradicional, con todas las ventajas antes descritas

Dada la cantidad de cultivos, las superficies involucradas y la dispersión de los campos, Bruno Margozzini considera que ha obtenido grandes beneficios gracias a la información en tiempo real, la posibilidad de accionar equipos de forma remota y a la veracidad de la información que le entrega la plataforma de Wiseconn. “Cuando uno riega teniendo la certeza de cuánto está regando y que el programa se está ejecutando según lo planificado, todo lo demás mejora”, afirma el productor.

CONTACTO: Tomás Vicente

+569 5699 8756  /  tvicente@wiseconn.cl   

www.wiseconn.cl