icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter
08 de junio de 2022
Buscan agregar valor a la avellana producida en Chile

Grupo Ferrero sube apuesta en Chile e invierte US$50 millones en planta procesadora de avellana en Ñuble

Grupo Ferrero sube apuesta en Chile e invierte US$50 millones en planta procesadora de avellana en Ñuble

Inversión busca poner al país en la frontera de la producción y transformación para la gastronomía de esta fruta, para hacer frente a la demanda internacional y para estar a la altura de las proyecciones de que la zona centro-sur por lo menos doblará la superficie plantada de este fruto en los próximos años.

Miguel Patiño

Consolidar a Chile como uno de los principales productores de avellanas a nivel mundial es el ambicioso desafío que se ha propuesto materializar la empresa italiana Ferrero a través de la instalación de una nueva planta integrada de transformación de este fruto en la región de Ñuble.

Actualmente, la reconocida compañía chocolatera que opera en nuestro país desde 1991 a través de su filial AgriChile, cuenta con plantaciones de avellano europeo y cuatro plantas de limpieza y secado en las regiones del Maule y La Araucanía. Producción que se exportar para usar como materia prima para su popular marca Nutella.

La nueva instalación, anunciada la mañana de este miércoles en dependencia del ministerio de Agricultura, implica una inversión de US$50 millones y espera cumplir con la demanda proyectada para los próximos años. Además, estará enfocada en industrializar procesos que no se realizan en Chile, más enfocados en productos listos derivados de la avellana -enfocados por ejemplo en pastelería-, y no solo secado y partido de la fruta, con la idea de agregar valor a la avellana producida en Chile.

Según cifras del catastro frutícola Odepa-Ciren, al 2021, se registran en Chile 24.456 hectáreas de avellanas, representando el 7% del total de las frutas plantadas en el país. En ese contexto, se proyecta un crecimiento constante de esta superficie, estimando que para 2025 habrán 45 mil a 50 mil hectáreas.

El proyecto del Grupo Ferrero, en tanto, pronostica que Chile abastecerá a todas las plantas de proceso de la empresa en Sudamérica y Norteamérica, posicionándose como el tercer país proveedor de avellanas de la compañía, después de Turquía e Italia. El aumento de esta producción, además, tiene como destino China, país donde el consumo ha crecido durante los últimos años.

Camillo Scocco (a la izquierda) y Matteo Mattei (a la derecha) junto a autoridades en la presentación de la nueva planta. 

El vicepresidente de Asuntos Corporativos de Ferrero Internacional, Matteo Mattei, resaltó la importancia de establecer un vínculo de colaboración y diálogo con las nuevas autoridades chilenas que permitan encontrar oportunidades de crecimiento económico y productivo para el país. “Esta importante inversión demuestra el compromiso de largo plazo de Ferrero con el desarrollo de la industria de la avellana en Chile. Esta nueva planta refleja la madurez alcanzada en el desarrollo del cultivo de este fruto, la confianza en el país, sus instituciones, y nuestro interés por promover la industria en la zona centro-sur, que tiene características naturales para producir avellana”, señaló.

Desde Ferrero indicaron que esperan que la planta esté totalmente operativa para finales de 2023, lo que generará 40 empleos de forma permanente en temporada baja, mientras que su capacidad aumentará a 100 puestos en temporada alta, lo que significaría un aumento del 10% de la fuerza laboral de Agrichile.

APOYO A LA INVESTIGACIÓN EN CHILE

A lo largo de los más de 30 años que lleva AgriChile en el país, la empresa también ha desarrollado instancias de colaboración con otros actores relacionados a la actividad agrícola, como el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, específicamente la sede Carillanca (región de la Araucanía), a través de un proyecto de mejoramiento del avellano europeo que incorporó tecnología para incrementar la producción de avellanas mediante el aumento de la densidad de plantación a partir del uso de portainjertos clonales de bajo vigor, para mejorar la competitividad de la industria.

En ese sentido, la directora nacional de INIA, Iris Lobos, valoró la voluntad de la empresa por generar proyectos junto con la institución, enfocados en el área de procesos, innovación y sustentabilidad. “Destacamos su colaboración en financiar nuestro proyecto de portainjertos clonales, que va a producir un cambio importante en el cultivo del avellano, apuntando a la modernización. Esto permitirá evitar el uso de herbicidas, es decir un manejo más sustentable, amigable y respetuoso con el medioambiente y las personas”, dijo sobre variedades trabajadas en Chile, con resistencia a condiciones de estrés (por menor consumo de agua), añadiendo que continúan trabajando y probando con nuevas variedades de avellanas traídas desde Italia para ver cómo se comportan en nuestro país.

COLABORACIONES CON INIA

Al respecto, el director General de Agrichile, Camillo Scocco, destacó “el trabajo realizado con instituciones como el INIA, con quienes hemos ejecutado proyectos de investigación, que nos permiten contar con un cultivo de mejor calidad y más sustentable”.

El Ministro de Agricultura (s), José Guajardo Reyes, valoró la incorporación de esta nueva planta en la industria del avellano europeo y la posibilidad de posicionar a Chile como una de las fuentes relevantes para el abastecimiento de este fruto. “Esta acción es una muy buena noticia, ya que involucra crecimiento y generación de empleo, y, por otra parte, significa que están confiando en nuestra agricultura, a pesar del complejo escenario mundial que vive el rubro por causa del cambio climático. Sabemos que existen las ganas por producir y esta inversión lo demuestra. Esperamos aumentar la calidad, la productividad, como también empujar el desarrollo de nuevas plantaciones y procurar la sustentabilidad del cultivo de avellano europeo”, subrayó.

 

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados