icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Mayo 2021 | Empresas

El nuevo fungicida de Corteva Agriscience puede ser aplicado incluso un día antes de la cosecha

Fontelis®, eficaz control de botrytis, alternaria en floración y aquellas infecciones de precosecha del cerezo

El producto está disponible en el mercado desde el segundo semestre de 2020, y cuenta con varias características innovadoras y diferenciadoras. Se trata de un fungicida preventivo, curativo y con actividad sistémica local, eficaz en el control de enfermedades en cerezo, con una buena resistencia al lavado por lluvia y una potente actividad curativa de postinfección de hasta 48 horas.

A medida que la demanda de China por la cereza chilena crece año tras año, surge entre los productores la necesidad de cuidados necesarios para exportar un producto de calidad y libre de enfermedades a este exigente mercado. En ese sentido, la cereza puede ser víctima de una serie de patógenos de los que es necesario preocuparse, desde su etapa de floración hasta su empaque y exportación, para luego viajar varias semanas hacia China, donde tras el arribo también se pueden presentar infecciones.

Es por esto que Corteva Agriscience lanzó al mercado -durante el 2° semestre de 2020-, el fungicida Fontelis®, un producto preventivo pero además curativo y con actividad sistémica local, eficaz en el control de enfermedades en cerezos y también en manzanos.

Fontelis® está formulado en base a una única sustancia activa, pentiopirad al 20%, que actúa en los patógenos inhibiendo la enzima succinato dehidrogenasa (SDH), afectando el proceso de respiración celular; bloqueando la capacidad de las mitocondrias de producir energía para el hongo y finalmente ocasionando la autodestrucción de este.

Alejandro Toro, Crop Protection Agronomist de Corteva Agriscience.

En ese sentido, Alejandro Toro, Crop Protection Agronomist de Corteva Agriscience, señala que Fontelis® “es un fungicida que cubre un amplio espectro, a diferencia de otras carboxamidas, ya que aborda hongos como botrytis, oídio, alternaria, cladosporium y esclerotinia. Esto, claramente, es un factor diferenciador”. En específico para las cerezas, Toro añade que “cumple con el control de este tipo de enfermedades, tanto en la floración como en la precosecha, con un perfil ambiental y con un perfil toxicológico muy deseable, con muy pocas restricciones del punto de vista de regulaciones ambientales, porque se degrada rápido en el suelo”.

Fontelis® presenta además una alta lipofilicidad, que le permite una buena resistencia al lavado por lluvia y una potente actividad curativa de postinfección de hasta 48 horas. “Esto es muy relevante para el caso de la cereza que se está plantando en la zona sur, que en la época de primavera tiende a haber precipitaciones e incluso pueden haber lluvias cercanas a la precosecha, lo que hace que el producto sea un muy buen protector aún en condiciones climáticas adversas. Es un producto que se fija muy bien y prácticamente una lluvia a los 20 minutos o 30 minutos no va a cambiar la ‘performance’ de la molécula”, especifica el experto de Corteva.

Respecto a sus características de revertir daños causados por patógenos, Toro señala que, como todos los fungicidas, actúa muy bien en forma preventiva, pero particularmente esta molécula tiene una acción curativa notable. “Ese es otro factor diferenciador entre este grupo de fungicidas que tiene 48 horas de efecto retroactivo para curar ciertos patógenos que están incubándose dentro de la fruta o del tejido vegetal”, precisa. Fontelis® además disminuye la viabilidad y producción de las esporas, y otorga protección para cuando estas se depositan en el envés de la hoja. “Habitualmente cubrimos el haz de la hoja, no siempre en envés, y su efecto translaminar permite que la eficacia sea para ambos lados”, comenta Toro.

Frutas cubiertas con Fontelis® en precosecha. “tal vez si estamos en precosecha requiera un poco más de mojamiento, pero lo importante acá es cubrir bien la fruta”.

El producto entrega la posibilidad a los productores de aplicarse en distintas etapas de la temporada, desde una aplicación temprana en los estados reproductivos hasta proteger la fruta en la cosecha. “Asimismo, las aplicaciones cercanas a la cosecha están muy por debajo de las tolerancias de los principales mercados, por lo tanto es un producto muy seguro para los exportadores”, subraya.

Fontelis® es una poderosa herramienta, relevante para posicionarlo en plena flor o a finales de la flor, coincidiendo con los controles de alternaria o botrytis o bien todas aquellas infecciones de precosecha, ya sea con condiciones irregulares como ocurre en la zona centro o la zona centro sur.

APLICACIÓN E IMPACTO AMBIENTAL

El último fungicida lanzado al mercado por Corteva, como la mayoría de estos agentes, se aplica por aspersión foliar, con un volumen de agua de mil o dos mil litros en función de la floración. De acuerdo a Alejandro Toro, “tal vez si estamos en precosecha requiera un poco más de mojamiento, pero lo importante acá es cubrir bien la fruta. De hecho, creo que el cubrimiento pasa a ser más relevante que el mojamiento”. Por ello, es que la recomendación de los especialistas de Corteva es realizar al menos dos aplicaciones, “una durante la flor, ya sea en plena flor o a fines de la flor, y un segundo tratamiento en precosecha”, remarca.

Desde la compañía destacan que, gracias a la experiencia de hacer tratamientos en precosecha, han demostrado que hay un porcentaje importante de botrytis, aún en condiciones de bastante sequía, en el periodo de cosecha, por lo que aseguran que “Fontelis® logra proteger muy bien la fruta durante toda esta etapa. Una aplicación realizada dos semanas antes del inicio de la cosecha nos va a proteger todo lo que es manipulación y transporte hacia el packing de la fruta”, subraya Alejandro Toro y complementa:

“La fruta normalmente tiene un lavado y un tratamiento pero cuando una cereza se logra infectar durante el proceso de cosecha, esa botrytis que se infecta ahí, se empieza a incubar desde ese momento, y normalmente ese hongo no va a aflorar hasta que se abran las cajas en los países de destino, entonces ese periodo de incubación, que normalmente es bastante corto porque son pocos días, desde que empieza la cosecha hasta que se logra empacar la fruta, permite que el hongo tenga ese periodo de incubación que logramos ver una vez que llega la fruta a destino. Por ello es  importante proteger el proceso de cosecha con una aplicación de precosecha de Fontelis®, que cumple muy bien ese rol”.

Incluso en aquellos campos donde se hacía el control solamente en la floración, sin los tratamientos de precosecha, se ha logrado demostrar que la fruta aún cuando se desinfecta en el lavado, no está protegida e igual se puede infectar con las esporas que penetran el tejido de la fruta. Eso eventualmente puede producir contaminación al abrir las cajas en países de destino.

La recomendación de los especialistas de Corteva es realizar al menos dos aplicaciones, “una durante la flor, ya sea en plena flor o a fines de la flor, y un segundo tratamiento en precosecha”, remarca Alejandro Toro.

La primera aplicación en tratamientos de precosecha normalmente se realizan entre 15 y 20 días previo a la cosecha, y luego, el segundo tratamiento, una semana antes de la cosecha. Es por ello que destacan que Fontelis® “quizás sea el producto con la carencia más corta para exportar a China. No hay ningún otro fungicida que tenga una carencia tan corta, por lo que el productor podría aplicar y empezar a cosechar al día siguiente. Esta característica la hace totalmente diferenciadora de lo que está en el mercado”, subraya el especialista.

En cuanto al impacto ambiental que pueda producir el producto, entendiendo lo complejo que puede ser el proceso de polinización para algunas variedades de cerezas que necesitan abejas, desde Corteva indican que Fontelis® tiene un muy buen perfil ecológico, ya que no afecta ambientalmente a los polinizadores ni daña a los ácaros predadores que realmente son importantes, como el neoseiulus, que controla a arañas fitófagas que causan daños en pleno verano. “Por lo mismo, es importante tomar la decisión de qué producto utilizar en función de que no afecten a los enemigos naturales que nos ayudan a mantener estas otras plagas que son un dolor de cabeza”, sostiene Toro y añade que este nuevo fungicida no causa daños a abejas ni a ácaros predadores. “Tiene muy buena selectividad también hacia los coccinélidos, que también son enemigos naturales deseables en todo huerto”, precisa y agrega que “es uno de los pocos productos de etiqueta verde del riesgo hacia la toxicología de mamíferos. Junto con Indar® 2F son de los pocos fungicidas con esa característica”.

Otro de los productos recomendados por Corteva para aquellos insectos no deseados en la cosecha es Entrust®. Se trata de un insecticida natural, perteneciente al grupo químico de las espinosinas, producto de fermentación bacteriana, y es muy activo contra lepidópteros y trips, usado en frutales, berries y vides, lo que lo posiciona como un agente muy útil en manejo integrado de plagas, con uso aprobado para el control de Lobesia botrana y Drosophila suzukii, entre otros.

PREVALENCIA DE PATÓGENOS ¿IMPORTA LA ZONA GEOGRÁFICA?

El establecimiento de nuevas variedades de cereza han permitido el avance de la cereza hacia zonas como Osorno, en la Región de Los Lagos. En ese sentido, desde Corteva indican que, cuando los carozos están plantados en zonas de baja humedad relativa, normalmente existe una menor presión de patógenos en el aire, sin embargo la floración es una etapa crítica donde controlar los patógenos, como botrytis, es indispensable aun en condiciones de baja pluviometría.

De hecho, Alejandro Toro agrega que “el tizón de la flor puede ser menos incidente en estas condiciones de menos humedad, sin embargo acordémonos que en Chile tenemos la Monilinia fructicola que llegó hace algunos años atrás y que ataca con mucha más intensidad de lo que era Monilinia laxa, y eso nos llevó a cubrir muy bien el periodo de floración en todos los carozos, porque normalmente en todos los programas eran dos aplicaciones durante la flor. Sin embargo, hoy la mayoría de los programas consideran al menos tres tratamientos durante estados reproductivos, altamente sensibles, donde Fontelis® juega un importante rol protector”.

AMPLIO ESPECTRO DEL CONTROL

La alternaria es un hongo patógeno que produce manchas y pudriciones, y es otra de las preocupaciones de los productores del país. En esa línea, la Alternaria tenuissima es quizás la más común de todas las alternarias en este cultivo.

Desde Corteva destacan que una de las características diferenciadoras Fontelis® es precisamente el espectro de control, ya que “es uno de los pocos productos que tiene a la alternaria en su etiqueta, reconociendo a este patógeno dentro de su espectro de control, mientras que la mayoría de los fungicidas tiene solamente botrytis”, subraya Alejandro Toro.

CONTACTO:

Teléfono: +56 22 836 7000

E-mail: contactochile@corteva.com

www.corteva.cl

TM ® son marcas registradas de Corteva Agriscience y sus compañías afiliadas. ©2021 Corteva. Peligro, su uso incorrecto puede provocar daños a la salud y al ambiente. Lea atentamente la etiqueta.