icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2020 | Plagas

Factores agronómicos y ambientales que favorecen las plagas en cítricos

La creciente necesidad de obtener una producción sustentable bajo un esquema de certificación, requiere aplicar y cumplir un extenso número de medidas asociadas a normativas en las que se debe demostrar el uso justificado de agroquímicos y otras técnicas de manejo de plagas ambientalmente inocuas y económicamente viables para una producción exportable.

Renato Ripa, Pilar Larral, BIOCEA Ltda.

En numerosas ocasiones se observa que determinadas plagas están presentes en un huerto en densidades mínimas y no requieren control. Esta situación, en ausencia de medidas de control, es en muchos casos, producto de los factores de mortalidad que mantienen a la plaga bajo niveles tolerables. 

Son muchos los factores que interactúan sobre las plagas, el cultivo y su manejo. El resultado de esta interacción se manifiesta en la fluctuación de la abundancia de las plagas sobre el cultivo y se expresa en los resultados de los sucesivos monitoreos.

Fotografía 2. Hembra de chanchito blanco Pseudococcus viburni, mostrando saco ovígero con 301 huevos.

Fotografía 3. Hembra de conchuela blanca acanalada Icerya purchasi de gran tamaño, con saco ovígero parcialmente expuesto, que contiene 690 huevos, presente en ramilla de Murkot vigoroso.

Algunos de los factores que en forma natural, regulan la abundancia de las plagas, denominados “factores de mortalidad” (adaptado de Cornell y Hawkins, 1995), son los siguientes:

  • Enemigos naturales
  • Factores asociados a la planta: resistencia de la planta, abscisión de estructuras de la planta y resinosis
  • Competencia inter e intra-especifica,  inanición por falta de alimento, canibalismo y inquilinismo
  • Clima: lluvia, desecación, muerte durante la invernación

En este contexto el manejo agronómico utilizado en el huerto tiene un efecto importante en la abundancia de plagas y su estudio permite comprender y manejar aquellos que puedan reducir la abundancia de las especies dañinas para la producción agrícola. 

A continuación se analizan algunos de estos factores, con el objetivo de incorporar manejos que aporten a la disminución de la incidencia de las plagas en la producción comercial.

SOBREVIVENCIA Y MORTALIDAD

En general las plagas generan un elevado número de descendientes, dando origen a los aumentos abruptos de la población en huertos comerciales.

Este potencial reproductivo es regulado por una mayor o menor mortalidad durante el desarrollo de la plaga, lo que se traduce en la fluctuación de la abundancia de la  población. La mortalidad ocurre naturalmente en los seres vivos y en la agricultura es influenciada por los manejos productivos realizados en el huerto. 

En cada uno de los estadios de desarrollo del ciclo de los insectos y ácaros plaga ocurre mortalidad, siendo más pronunciada en los estadios más juveniles. Esta mortalidad está asociada principalmente a perdida de agua o deshidratación, dado su pequeño tamaño, ninfas o larvas neonatas pierden agua con mayor facilidad.

Cuanto menor es la humedad relativa en el ambiente en el cual se desarrollan las plagas, mayor es la mortalidad. Es así como una mayor densidad de follaje aumenta la humedad relativa al interior del árbol, favoreciendo la sobrevivencia de las plagas. Las podas de abertura favorecen la ventilación, aumentando la perdida de agua y consecuente mortalidad de los individuos.

La calidad del alimento, es otro factor fundamental en la sobrevivencia de las plagas, cuanto mayor es la abundancia de proteínas en el vegetal, mejor es la calidad del alimento y menor la mortalidad de la plaga. Lo anterior está relacionado con el aporte de la fertilización nitrogenada. Ensayos realizados por los autores en INIA La Cruz, en la década del ’90, con dosis adicionales de nitrógeno en vides infestadas con Pseudococcus viburni generaron un aumento de la proporción de racimos infestados. Asimismo, en paltos se determinó que estructuras con mayor concentración de proteínas, el ciclo de chanchitos blancos era más corto y hubo mayor sobrevivencia.

Ensayos realizados en Italia con aportes adicionales de nitrógeno en vides mostraron un incremento significativo en varios parámetros de vida de chanchitos blancos, tales como tamaño de las hembras, fecundidad, sobrevivencia y período de vida del adulto (Cocco et al., 2015).

Figura 1. Impacto en la descendencia de una plaga producto de la variación de sólo 1% en la mortalidad de ninfas, efecto del aporte de nitrógeno al cabo de 3 generaciones.

La Figura 1 muestra un esquema del efecto del aporte de nitrógeno u otro factor que altere en un punto porcentual la mortalidad, sobre el incremento de la abundancia de la plaga al cabo de tres generaciones.

Otro factor que influye en la sobrevivencia de algunos insectos es la disponibilidad de tejido tierno. Tanto los áfidos como las mosquitas blancas requieren para su alimentación la presencia de hojas en sus primeras etapas de crecimiento. Cuanto más vigorosa y más extenso es el período de la brotación, mayor será la infestación de áfidos en los árboles. En mosquita blanca de los cítricos, Aleurothrixus floccosus, la ausencia de brotaciones tardías e invernales en el árbol, evita que las hembras dispongan de la vegetación que requieren para oviponer, y por lo tanto, es un período en que la abundancia de la plaga disminuye significativamente. Conocido es el efecto de las podas de abertura que generan crecimiento tipo “chupones” los que albergan áfidos y mosquitas blancas en períodos más fríos en especial en el centro norte de nuestro país. Lo anterior está influenciado por el manejo del huerto, tanto por las fechas e intensidad de las podas como por la fertilización.

Fotografía 4. Hormiga argentina forrajeando mielecilla de chanchito blanco.

Fotografía 5. Larva de Stethorus depredando huevos de arañita roja de los cítricos, Panonychus citri.

Fotografía 6. Exhuvias de pupas de coccinélidos (chinitas) en planta de cilantro sembrado en huerto de cítricos.

Fotografía 7. Hoja de higuerilla infestada con arañita y tres adultos del depredador Oligota sp alimentándose de estos ácaros.

CAPACIDAD REPRODUCTIVA / FECUNDIDAD

Variable asociada al número de descendientes de cada hembra, por lo general dentro de una misma especie, las hembras de mayor tamaño generan más descendientes. El tamaño de las hembras en especies como conchuelas y chanchitos blancos está ligado también a la calidad del alimento, en especial al contenido de proteínas (como ya se dijo, asociado directamente al nitrógeno).

GRAN IMPORTANCIA DE LOS ENEMIGOS NATURALES

Los estudios muestran que los enemigos naturales son uno de los factores de mortalidad más importantes en las plagas agrícolas, particularmente en cítricos.

La abundancia y efectividad de los enemigos naturales son regulados, entre otros factores, por:

a. Relación con las hormigas 

La presencia de hormigas en huertos frutales, por lo general, se asocia a la oferta de azucares, proveniente de mielecilla excretada por plagas chupadoras como chanchitos blancos, mosquitas, conchuelas, áfidos, etc., y néctar en flores y/o nectarios. En las situaciones en que la hormiga obtiene azucares de plagas, estas últimas son protegidas por la hormiga de la acción de sus enemigos naturales. En otros términos la plaga prospera o incrementa bajo el cuidado de las hormigas, en el caso de Chile por la hormiga argentina, Linepithema humile, casi exclusivamente.

Múltiples estudios en Chile y el mundo han estudiado esta relación mutualista y han concluido la relevancia de la exclusión (control) de la hormiga de los ambientes agrícolas, con el objetivo de incrementar el control biológico de plagas, especialmente en el caso de chanchitos blancos y conchuelas. La forma sustentable y eficiente de controlar las hormigas es mediante el uso de cebos tóxicos desarrollados y formulados para el control de Linepithema humile.

b. Presencia de polvo en las hojas

Durante el período en que las hojas de las plantas están expuestas al ambiente, acumulan en su superficie arcillas y otros compuestos suspendidos en la atmósfera. Los enemigos naturales al posarse en estas hojas se contaminan con estas partículas, lo que afecta su comportamiento. Como resultado, disminuye drásticamente su acción benéfica sobre las plagas. Es así como las hileras de árboles cercanas a caminos por lo general muestran un nivel de plagas superior al resto del huerto, dada en gran medida por la menor acción de enemigos naturales en este ambiente.

La solución es mitigar la generación de polvo en caminos aledaños a huertos mediante cubiertas y lavar con agua con detergente agrícola los árboles, en especial aquellos cercanos a caminos que carecen de pavimento o cubierta supresora de polvo.

c. Estacionalidad de las plagas y manejo fitosanitario

En muchas instancias los enemigos naturales están presentes en muy baja densidad en huertos tradicionales. Esto está asociado a la estacionalidad de algunas plagas, por ejemplo áfidos, razón por la que en las épocas donde no se presentan áfidos en el huerto, sus enemigos naturales carecen de hospederos donde multiplicarse, bajando drásticamente su densidad. Al llegar la primavera se presenta nuevamente el ataque de áfidos, situación en la cual la abundancia de los enemigos naturales es muy baja y por consiguiente el impacto en su control escaso e insuficiente para causar un significativo control de la plaga.

Figura 2. Factores que afectan la abundancia de plagas en cítricos y opciones de manejo.

Por otra parte, el manejo fitosanitario del huerto en especial con insecticidas y acaricidas de amplio espectro (no selectivos), disminuye la abundancia de los artrópodos, tanto plagas, como sus enemigos naturales. Reflejándose muchas veces en plagas secundarias que no eran el objetivo de la aplicación, que resurgen por la eliminación de sus antagonistas

Alternativas de manejo ante esta situación es el uso de productos de mayor selectividad para enemigos naturales o bien específicos para ciertas plagas o bien establecer en el campo sectores con vegetación que entregue refugio, alimente y permita la reproducción de enemigos naturales, por ejemplo cilantro, especie apropiada para la producción de enemigos naturales de áfidos. El néctar de sus flores es fuente de energía para muchos enemigos naturales. Por su parte se ha observado que Ricino o Higuerilla, presenta arañitas fitófagas sobre las cuales se multiplica los depredadores Oligota y Stethorus. Se requiere de mayor investigación para determinar que otras especies vegetales pueden entregar características de apropiadas, ya sea como hospederos alternativos o flora acompañante.   

Finalmente la dificultad de determinar en la práctica el efecto de los factores que regulan la abundancia de las plagas y enemigos naturales mediante monitoreos u otras observaciones tradicionales, no permite asignarle la importancia que poseen. Por lo mismo, los autores consideran de gran importancia el estudio acabado de dichos factores con el fin de desarrollar soluciones sustentables basadas en el conocimiento de las interacciones intra e inter específicas y su entorno, determinando las modificaciones necesarias en el manejo de las plagas.

Bibliografía

Cocco, A.,  P. M. Marras,  E. Muscas,   A. Mura y A. Lentini   2015. Variation of life-history parameters of Planococcus ficus (Hemiptera: Pseudococcidae) in response to grapevine nitrogen fertilization. Journal of Applied Entomology = Zeitschrift fur Angewandte Entomologie, 31 Jul 2015, 139(7):519-528.

Cornell H. and Hawkins, B. 1995.  Survival Patterns and Mortality Sources of Herbivorous Insects- Some Demographic Trends. The American Naturalist. Vol 145, nº 4. 563- 593.