icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

13 de julio de 2021
Analizó cuatro variables relacionadas con el agua en 10 países de Sudamérica

Estudio identifica las barreras para lograr una gestión eficiente de recursos hídricos en naciones de América del Sur

Estudio identifica las barreras para lograr una gestión eficiente de recursos hídricos en naciones de América del Sur

“La no disposición de recursos para recolectar información, un marco legal débil; la corrupción y la falta de participación no gubernamental, son los principales obstáculos para lograr una gestión integrada, eficiente y efectiva del recurso hídrico, es decir, una buena gobernanza del agua”. Esta es una de las conclusiones del estudio “Análisis Comparado de la Gobernanza del Agua en América del Sur”, que identificó las barreras que impiden una gestión eficiente de los recursos hídricos en 10 países de la región.

Los autores del escrito son Cindy Correa, Rodrigo Romero y Alejandra Salazar, estudiantes del Doctorado en Recursos Hídricos y Energía para la Agricultura, que dicta la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción (FIAUdeC). A partir de las barrearas mencionadas, agregan que en la región, “aún existen dificultades para proteger el recurso y que haya un acceso al agua potable por parte de toda la población”.

En su investigación los autores revisaron información relacionada con cuatro variables en torno al agua: el marco legal e institucional, las políticas existentes, la visión sobre la propiedad y el derecho al agua en diez países de Sudamérica (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile; Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela). En total, consultaron 43 libros y numerosos artículos. Como una manera de desarrollar más análisis, presentaron un anexo con una tabla comparativa de los distintos criterios evaluados en los 10 países.

A partir de la información recabada, otra conclusión a la que llagron fue que el “acceso universal” al agua potable que se intenta garantizar en las constituciones, en la práctica no se cumple. La excepción es la cobertura de agua potable y alcantarillado que hay Chile (99%) y en Uruguay (más del 90%).

generar electricidad con agua de riegoGESTIÓN INTEGRADA DEL AGUA

En materia de gobernanza, en Brasil y Argentina la gestión del agua está a cargo de los respectivos territorios, pero con resultados disímiles. Brasil, destaca por sus grandes avances en implementar una gestión integrada de los recursos hídricos, gracias “a la existencia de un modelo descentralizado, participativo e integral”. De hecho, el sistema brasileño tiene definidas las competencias administrativas de los tres niveles de poder (nacional, estatal y local) establecidas en la Constitución. Por el contrario, en Argentina hay “gran dispersión entre organismos y niveles de gobierno, puesto que cada provincia es autónoma en su formulación y gestión, sin una coordinación que atienda las necesidades nacionales en la gestión del recurso”. Esto se debe a la ausencia de una autoridad nacional del agua “con suficiente jerarquía y de un marco legal coherente a nivel nacional que establezca claramente los roles entre los niveles de gobierno”, señala el documento.

ROL ECOSISTÉMICO

También se observó una creciente preocupación por el rol ecosistémico del agua en la mayoría de los países. Ello se demuestra en reformas legales que se han realizado así como su manifestación en algunas Constituciones. Sin embargo, en la práctica estas no se aplican, debido a “las brechas en materia de gobernanza y con un modelo de gestión que concibe al agua más como un bien económico que como un bien público”.

Los investigadores se preguntaron qué ocurre  con los gobiernos de América del Sur en cuanto a que sus políticas no logran el alcance esperado para la gestión integrada del recurso hídrico. “Casi todos los gobiernos no han dejado al lado el papel protagónico de la autoridad en la gestión del agua a causa de un modelo político-administrativo centralizado, que no brinda la oportunidad de participación de otros actores más eficientes para liderar y establecer reglas claras en los diferentes escenarios que tienen los recursos hídricos dentro y fuera de sus territorios”, señala el escrito.

PROBLEMAS QUE PERSISTEN

En la monografía, agregaron que la estructura social, política y económica tradicional, conciben al agua, y en general, a los recursos naturales, como un elemento desagregado de la humanidad, causando que el hombre sea el único que tiene derecho y propiedad sobre la naturaleza. Romper esa estructura es complejo y requiere mucho trabajo, indica el texto. Mantenerlo se manifiesta en diversos obstáculos que se ven en la actualidad: la distribución inequitativa para los usos y aprovechamientos del agua; la falta de conservación y protección del recurso hídrico. También, insuficiencia de acciones frente al cambio climático o planes adecuados para prevenir y solucionar los riesgos asociados a sequías o inundaciones. De igual modo, las mínimas disposiciones sobre la inclusión de la población local u otros actores y la poca financiación en la gestión del agua, mencionan los estudiantes en el escrito.

Para descargar el estudio completo ir aquí.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés