icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2020 | Frutales

Por problemas logísticos derivados de la pandemia

Envíos frutícolas caen un 15% en el primer semestre

De acuerdo a datos de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), en el primer semestre los envíos frutícolas totalizaron US$ 3.251 millones, un 15% menos que en el mismo periodo de 2019. Mientras que en volumen, los embarques de este producto sumaron 1,71 millones, lo que implicó una caída de 7% en comparación con igual semestre del año pasado.

La especie frutícola que lideró las exportaciones fue la uva de mesa con US$ 940 millones, seguida por las cerezas con US$ 918 millones, mientras que en tercer lugar quedaron los arándanos con US$ 423 millones. En cuanto los mercados de destino, China continúa liderando como principal comprador de fruta nacional con US$ 1.299 millones, seguido por EEUU con US$ 258 millones.

Para el ministro de Agricultura, Antonio Walker, la caída en el precio se debe, entre otros factores, a los problemas logísticos que ha ocasionado la pandemia de Covid-19 en los envíos hacia el exterior. “Estas trabas provocaron un aumento en los tiempos de espera, afectando en algunos casos seriamente la calidad de la fruta y reduciendo su valor comercial”, sostuvo.

Similar opinión dio el presidente de la Federación de Productores de Frutas, Jorge Valenzuela, quien señaló que parte importante del volumen de la temporada frutícola salió desde el 15 de febrero cuando China estaba en el peak de la emergencia. “Estos envíos agarraron todo el efecto del coronavirus. Se salió a vender barato un poco para liquidar la fruta y eso nos pegó en el valor”.

Mientras que según el presidente de la Asociación de Exportadores de Fruta (Asoex), Ronald Bown, la crisis sanitaria ha tenido dos etapas: una primera fase entre enero y marzo donde hubo un impacto negativo en los precios de las cerezas, uva de mesa y ciruelas en China. Y una segunda etapa marcada por una mayor demanda de especies como cítricos y kiwi en la que se ha mezclado un alto nivel de incertidumbre y una cadena logística más lenta a nivel mundial.

Otro de los factores que también impactó en los niveles de producción fue la sequía. El ministro Walker afirmó que en varias especies frutales la baja en productividad ya se proyectaba de antes, debido a la escasez hídrica que afectó a la temporada de fruta.

DIVERSAS PROYECCIONES PARA EL SEGUNDO SEMESTRE

En relación al segundo semestre, el titular de Agricultura dijo que era difícil hacer proyecciones por la incertidumbre de la pandemia. “Sin embargo, de mantenerse las buenas condiciones agroclimáticas, tanto en acumulación de horas frío como en precipitaciones, que, si bien no disminuyen nuestra condición de sequía, debiéramos esperar adecuados volúmenes de producción”. Todo esto, -aseguró- bajo el supuesto de que los países de destino de nuestras exportaciones avancen en sus procesos de retorno a la normalidad.

Por su parte, Ronald Bown sostuvo que para este año esperan que la tendencia a la baja se mantenga en los próximos meses. “Estimamos que se debería mantener una cifra similar a la actual, llegando a un decrecimiento del volumen total exportado del orden del 5% a 7% al final de esta temporada”, sostuvo.

En tanto, el presidente de Fedefruta señaló que todo dependerá de cómo se desarrolle la pandemia, por lo que espera que se empiecen a reactivar los países, “pero si hay un segundo brote eso podría seguir afectando los precios de la fruta”, puntualizó.