icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Octubre 2021 | Empresas

Enfrentando los virus en Cerezos

Los portainjertos de origen ruso Krymsk® 5 y Krymsk® 6 se alzan como gran herramienta para tener plantas de Cerezos libres de virus, incluyendo el PNRSV. Además, con más de dos décadas de experiencia en Estados Unidos han demostrado excelente compatibilidad con casi todas las combinaciones de variedades de cerezos y texturas de suelo, destacando,  por ser tolerantes al estrés hídrico y exceso de calor en verano. El  emprendimiento Global AG® tiene licencia para su propagación y comercialización en Chile.

Los virus han sido desde siempre una amenaza para los cultivos. En el caso de las frutas de exportación, su impacto puede ser mucho más que productivo y tener como consecuencias el cierre de uno o varios mercados. Y, cuando se trata de un destino tan importante como China, esta situación puede ser grave.

Es lo que podría suceder con la cereza. Las alarmas se prendieron durante la última temporada, cuando las autoridades de ese país detectaron la presencia del virus PNRSV (Prunus necrotic ringspot virus) en algunos envíos provenientes de Chile, pero al producirse al final del ciclo exportador, el fenómeno tuvo un bajo impacto en el volumen de ventas.

Nicola Fiore, fitovirólogo de la Universidad de Chile.

Había, sin embargo, que mandar señales de tranquilidad al mercado. Por ello, en agosto del presente año, el Servicio Agrícola y Ganadero logró un acuerdo con las autoridades sanitarias chinas para liberar a los productores afectados, gracias a la redacción e instalación de un nuevo protocolo que permite entregar mayores seguridades ¬–inspección del virus PNRSV en huertos, packings y en destino–, garantizando la trazabilidad de la fruta. Este Protocolo SAG será aplicable al resto de los productores de cerezas del país, e implica que todos deben someterse a medidas como, por ejemplo, realizar nueve tests de ELISA y un PCR, además de la toma de muestras, por variedad, a los lotes de cereza en las plantas de proceso.

Nicola Fiore, académico de la Universidad de Chile y fitovirólogo, destaca las bondades del uso de PCR por sobre ELISA. “La sensibilidad de la técnica PCR es de cien a mil veces superior a ELISA, utilizando las hojas cómo material vegetal a analizar. En los frutos hemos visto que PCR funciona bien, sin embargo, no tenemos experiencia con ELISA. Hay que tener en cuenta que todos los kits ELISA disponibles en el comercio aconsejan siempre analizar hojas o partes verdes de las plantas”, comenta.

Aníbal Schurter, fundador de Global AG®.

Aníbal Schurter, fundador de Global AG®, quien también es productor de cerezas, alerta sobre la posibilidad de que las autoridades chinas incrementen los chequeos de cerezas chilenas. “Corremos el riesgo de que, si las autoridades chinas evolucionan en el testeo de la fruta con PCR en destino, podrían detectar varios lotes infectados con PNRSV. Si eso ocurriera, quemarían esa fruta y bloquearían al productor”, dice.

Virus en Cerezas

Uno de los inconvenientes que plantea esta enfermedad es su avance una vez establecido el huerto. El virus se transmite principalmente por injertos radiculares, traspasándose de una planta a otra, e incluso a través del polen. “En Congreso de 1981 se mostró investigación donde, en un periodo de 6 años, la diseminación de PNRSV  en un huerto subió de 8,1 % a 30,3 %, y en otro pasó de 1,8% a 21,4%”. El equipo investigador que encabeza Nicola Fiore ha realizado dos monitoreos en Chile a partir del año 2006 y ha encontrado que el porcentaje de plantas infectadas por PNRSV y PDV (Prune dwarf virus) es de alrededor del 50%.

Variedades como Rainier, Bing y Kordia más frecuentemente muestran el virus PNRSV sintomático. Otras como Santina son más asintomáticas. “Cuando el PNRSV es sintomático, que es en la menor cantidad de los casos, se muestra como daño severo de thrips. Pero cuando es asintomático, solo se detecta con un test PCR o injertando patrones marcadores como Krymsk 5 o 6”, dice Aníbal Schurter. Lo importante, recalca, es que, más allá de su carácter cuarentenario, PNRSV puede tener un impacto de 15% en la productividad de los huertos como demuestran estudios a largo plazo. Nicola Fiore agrega que infecciones mixtas pueden llevar hasta un 60% de reducción de rendimiento.

Los virus PNRSV y PDV no son los únicos que afectan al cerezo en Chile. En total –detalla Fiore– se han detectado diez: PNRSV, PDV, CNRMV, CGRMV, CVA, LChV-1, PBNSPaV, ToRSV, ACLSV y ApMV. De ellos, los más prevalentes son PNRSV, PDV, CVA y LChV-1, y los menos frecuentes son CNRMV, CGRMV, PBNSPaV y ToRSV. En tanto, ACLSV y ApMV son esporádicos. “Los virus que más frecuentemente causan síntomas en cerezo son PNRSV, PDV, CNRMV, PBNSPaV y ACLSV”, afirma el académico. CNRMV tiene como consecuencias la muerte de ramas y la reducción de dardos. “Dos o tres semanas antes de la cosecha, las hojas comienzan a caer, lo que afecta el tamaño de la fruta”, dice el especialista Lynn Long, de la Oregon State University.

Varios de estos virus pueden atacar a las plantas en forma simultánea. En algunas muestras recogidas por el equipo de Fiore se han encontrado hasta cinco a seis virus, aunque en las infecciones mixtas lo más común es hallar plantas con dos a cuatro virus. “En general, los patrones poseen un buen estado sanitario, al revés de lo que ocurre con las variedades. Sin embargo, a través de la injertación, el virus termina colonizando la planta entera”, afirma el especialista de la Universidad de Chile.

Características de Krymsk® 5 y 6

En este contexto, los portainjertos de cereza Krymsk® se alzan como uno de los patrones llamados a cambiar la industria. Entre sus características destacan una gran tolerancia al calor y a la sequía, y adaptación a distintos tipos de suelo.

John Warmerdam, gerente general de Warmerdam Packing LLC.

Global AG fue fundada el año 2014 en Estados Unidos, por el ingeniero agrónomo chileno Aníbal Schurter, de entonces 27 años, y John Warmerdam, agricultor y gerente general de Warmerdam Packing LLC, en California. Este emprendimiento está dedicado a la ingeniería y a la innovación, y, al igual que Tuniche Fruits, tiene la licencia para producir y comercializar los portainjertos Krymsk® en Chile.

El Krymsk® 5, cuyas primeras experiencias en California y otros estados se remontan al año 2000, posee un agresivo sistema radicular que profundiza rápidamente, lo que les permite a las plantas resistir mejor las altas temperaturas. En tanto, el Krymsk® 6 se adapta muy bien a los suelos arcillosos y de textura media, con un sistema radicular potente pero más superficial que K5. “Para ambos el establecimiento en campo es muy rápido, logrando numerosas ramas laterales en primera hoja en campo”, comenta Aníbal Schurter.

Krymsk® 5, explica Dave Weil de Varieties International, empresa que tiene la administración de estos portainjertos a nivel global, es un patrón que equilibra precocidad y vigor. Es más prematuro que Colt, pero menos que la serie Gisela. Según John Warmerdam, es menos precoz que Gisela 12. “Es similar a MaxMa 60 y Mahaleb, y es ciertamente más precoz que Colt. Además, a diferencia de otros portainjertos, K5 soporta muy bien las altas cargas de fruta, aún en árboles sobrecuajados no colapsa y genera buenos crecimientos vegetativos”, afirma.

Dave Weil, manager de Varieties International.

Krymsk® 5 es, además, muy tolerante a condiciones de estrés producidos por altas temperaturas (hasta 45 ºC) y baja humedad del suelo. El tamaño del árbol es equivalente a Gisela 6 en Oregon, y a Colt en zonas cálidas como California. A su vez, tiene buen anclaje y tolerancia a suelos pesados y arenosos. Se posiciona como una excelente opción para variedades productivas como Lapins o Rainier.

En tanto, Krymsk® 6 es comparable en tamaño y precocidad a Gisela 12. En opinión de Warmerdam, parece ser igualmente precoz y fértil que Gisela 12 y MaxMa 14, y más precoz que MaxMa 60, Mahaleb, Colt y Mazzard. A su vez, es muy tolerante al estrés por altas temperaturas. Se trata de una excelente opción para variedades menos precoces como Regina, Kordia o Santina, comenta Dave Weil.

Resultados Contundentes en EE.UU.

Tras casi dos décadas de experiencia en Oregon y nueve años con estos portainjertos en California, los resultados han sido contundentes. “Tanto el K5 como el K6 se han desempeñado mucho mejor que Gisela 6 y 12 en el calor. A 37 °C, en Gisela 6 las hojas cierran estómas. Esto no sucede con los árboles de Krymsk®”, afirma Lynn E. Long.

Lynn E. Long, especialista de la Oregon State University.

El K5 y K6 muestran mayor rusticidad que Colt. “En los suelos de textura más pesada, la mortalidad es aproximadamente la misma que en Colt, pero en suelos arenosos es menor con Krymsk® 5. En relación a agallas, que es un gran problema en Colt en California, Krymsk® 6, nunca ha mostrado más de un par de pequeñas agallas, en un árbol ocasional y no parece ser un inconveniente en absoluto. Colt también parece ser más sensible a la Phytophthora que Krymsk®, con K5 no hemos visto tampoco problemas en replantes ni con nemátodos. Pero K5 definitivamente produce más sierpes que Colt”, comenta John Warmerdam.

“Sabemos que podemos plantar K5 en cualquiera de nuestros suelos y, en muchos casos, es el único patrón que funcionará. K6 ciertamente requiere de un suelo de mayor calidad con un contenido decente de limo y arcilla y no más del 75% de arena.”, agrega Warmerdam. Para él, la conclusión es clara: K5 y K6 son patrones que funcionan bien con casi todas las combinaciones de variedades y texturas de suelo. “Todos nuestros nuevos huertos se están plantando en estos patrones, siempre y cuando tengamos la variedad limpia de PDV y PNRSV”.

Plantas Limpias

Al iniciar las plantaciones en 2012, sin embargo, a Warmerdam  le advirtieron que los K5 y K6 eran portainjertos hipersensibles a los virus PDV o PNRSV. En otros términos, esto implicaba que, si la planta se infectaba, moría. Pero lo que en un comienzo parecía un problema se transformó en una ventaja. Al ser portainjertos muy sensibles, cortan la cadena de contagio dentro del huerto. Eso obligó a la empresa a conseguir plantas injertadas con material limpio. “El usar este tipo de portainjertos obliga a seleccionar y limpiar las variedades, porque de lo contrario, tus plantas se mueren”, afirma Schurter.

Esta susceptibilidad, no obstante, se daría principalmente en árboles jóvenes. “Después de 20 años de producción comercial, no hemos visto el colapso de los árboles maduros de Krymsk en los huertos”, dice Lynn E. Long. “Las primeras Regina en llegar a USA provenientes Alemania a huertos de Omeg Orchards a fines de los 90s,  se injertaron en K6 en área abierta y colindante con otras plantaciones de Bing, infectadas con PNRSV y PDV, y, sin embargo, actualmente esas plantas aún producen perfectamente y ninguna se ha muerto. A largo plazo, no apreciamos mortalidad. En California, varios bloques de K5 y K6 fueron plantados a metros de plantaciones infectadas por PDV y PNRSV, y casi 10 años después no vemos mortalidad ni infecciones en K5 y K6. En Chile hemos visto plantaciones de K5 de cuatro años plantadas en entrehileras de variedades infectadas por PNRSV y tampoco hemos visto mortalidad. Parece ser que la infección vía polen de PDV y PNRSV no estaría ocurriendo en K5 y K6. Sí hemos visto casos puntuales de infección por injertación radicular cuando los plantamos en la misma hilera junto a otra planta con virus, no así en la hilera paralela o a otro lado de un camino”, comenta Aníbal Schurter.

La experiencia de Global AG® y Tuniche Fruits como productores con portainjertos Krymsk® en Chile también ha sido positiva. Tienen huertos jóvenes que están en la tercera y cuarta hoja y que, tras varios testeos, muestran que están 100% limpios de los virus PDV y PNRSV, lo que abre una esperanza para las nuevas plantaciones . Realizaron una exhaustiva búsqueda de material limpio e incluso de limpieza viral de variedades como Lapins, Santina, Rainier, Skeena, Regina y Kordia. A partir de ellas instalaron bloques madre limpios de PDV y PNRSV, además de otros virus que frecuentemente han muestreado. Actualmente, estos bloques de incremento alimentan los viveros de Global AG® y Tuniche Fruits.

“Después de seis años de trabajo, hemos llegado a producir suficiente material de injertación limpio a nivel comercial de PDV, PPV, PNRSV, CRNMV, CGRMV, LChV1, ACLSV, ApMV, PBNSPaV, LChV2. Para asegurar la cadena productiva de material limpio, usamos intensamente PCR e injertación en Krymsk®. ELISA es muy poco efectivo: hemos intentado encontrar con ELISA el PNRSV y PDV en diferentes épocas en plantas que sabemos que tienen al menos uno de los dos, y el test simplemente no los detecta. Por eso, ya no usamos ELISA. PCR tampoco es infalible, por lo cual normalmente repetimos PCR a la misma planta en diferentes épocas. Para PDV y PNRSV, lo más preciso ha sido injertación en Krymsk®. Si tiene PNRSV o PDV, la planta muere”, explica Aníbal Schurter.

“En Chile se han plantado millones de plantas con virus por todo el país, pasando el tema del virus a un segundo plano. Está muy poco presente en seminarios, reportajes y charlas. Como Global AG® tenemos la convicción de hacer bien nuestro trabajo y eso no es compatible con plantar o vender plantas con virus”, concluye Schurter.

CONTACTO:

Paola Salinas

[email protected]

www.globalag.cl