icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Junio 2021 | Noticias

Descenso del 15% en el precio medio del tomate

El pimiento es líder en la producción de Almería y sustituye al tomate

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores-ASAJA Almería presentó su balance de la campaña hortícola 20/21 en el que destaca la confirmación de la tendencia de los últimos años en relación al pimiento. Este cultivo se ha convertido en el líder de la producción hortícola en la provincia de Almería superando las 12,000 hectáreas y sustituyendo la posición que años atrás tenía el tomate.

Según un artículo publicado por Interempresas, junto al tomate, la judía, el melón y la sandía son los productos que mayor valor de producción han perdido en esta última campaña, a diferencia del resto de productos. En conjunto, el valor de la producción en la provincia ha subido un 5,6%.

De acuerdo con la información publicada, es preocupante la situación del tomate, por la pérdida de superficie y producción que viene manifestando, que ha hecho además que este año tenga un precio medio un 15% inferior a la campaña pasada y por un nuevo descenso en el valor de la producción que se ha situado en el 8%.

Precisamente, este año ha estado marcado por las grandes diferencias y por la inestabilidad en lo que respecta a las cotizaciones, ya que por un lado están los buenos resultados de la campaña temprana para prácticamente la totalidad de los productos; y en el lado opuesto, el resultado de la primavera, marcado por la crisis de precios en cultivos como el calabacín, fundamentalmente, y de melón y sandía, aún por acabar pero que ya dejan unas pérdidas que podrían superar los US$89,61millones.

Frente a este panorama, ASAJA llama la atención en lo que vuelve a ocurrir con el tomate ya que a pesar de la reducción de la superficie, aspecto que debería ir repercutiendo en una mayor valorización del producto al contar también con menos producción, ha ocurrido lo contrario y ha reducido además el precio medio global de su campaña, alrededor de un 15%.