icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Mayo 2021 | Cerezos Cerezos

Variedades tradicionales y licenciadas frente a un escenario incierto

El mapa varietal del cerezo se inclina hacia variedades tempranas

Variedades de programas genéticos con características que les permiten ser cosechadas antes del ‘peak’ de exportaciones han aumentado su demanda, de acuerdo a los viveristas. Sin embargo, aquellas libres de licencias se han mantenido estables o han visto afectados sus encargos, ante la cautela de los productores por la posibilidad de que las liquidaciones de precios desde China sean peores a las esperadas, lo que estaría retrasando la toma de decisiones.

Miguel Ángel Patiño

La cereza en Chile ha tenido dos años complejos. Si bien ha podido navegar con éxito el año de pandemia, las esquirlas por el problema del supuesto descubrimiento de Covid-19 en frutos exportados a China aún repercuten en el mercado. Y es que pese a que según cifras de la Asociación de Exportadores de Fruta (Asoex), la temporada de cerezas 2020/21 finalizó con 352.783 toneladas exportadas -un 54,3% más que el periodo anterior-, estas grandes cifras no se han traducido en tranquilidad para los productores y viveristas locales.

¿Qué pasa entonces que, en vez de celebración, las cifras se han recibido con cautela? Parte de eso tiene que ver con cómo se reparte la cereza que sale de nuestro país: cerca de un 95% de los embarques fueron hacia China, lo que representa 321.505 toneladas, muy lejos de EE UU (1,8%), América Latina (1,5%) y Europa (1,3%).

Esa dependencia hacia la potencia asiática, aquella ‘fake news’ según ha señalado la industria y la gran oferta de cereza en su ‘peak’ de envíos; pueden ser algunos factores que hoy mantienen las decisiones hacia el futuro en incertidumbre.

TENSA ESPERA EN LAS DECISIONES DE FUTURO

En ese sentido, diversas son las opiniones o teorías de por qué los productores han puesto el freno de mano en la toma de decisiones hacia futuro. Felipe Massanes, gerente general de Univiveros, señala al respecto que, “la pandemia genera temor e incertidumbre, pero yo diría que ha sido mucho más impactante el tema de la ‘fake news’ en el mercado chino, y eso le pegó principalmente a los productores tardíos de zonas del sur de Chile”. Pese a esto, destaca que, en general, la temporada 2019/20 fue una buena temporada, con buenas liquidaciones en su gran mayoría, “pero este año está mucho más enredado, hay que esperar lo que va a pasar, y obviamente que esta complicación está generando cierto estancamiento de la presión de venta que hemos tenido los últimos 4 o 5 años, cuando hubo mucha demanda”. Massanes destaca que si bien el tipo de productor en que Univiveros está enfocado, en general, son grandes cuentas y que “es un productor que ya está bastante diversificado, entonces diría que más bien hemos tenido más presión por anular pedidos que son del sur, porque este sería su segundo año y les tocaría complicado porque el año pasado les tocó el inicio del coronavirus y este 2021 les pegó el tema de la ‘fake news’, entonces sí hemos sentido un poco esa presión, pero tal vez menos a lo que podríamos haber esperado”.

Por otro lado, Christian Guldman, socio fundador del vivero Best Plant, señala sobre esta situación que es necesario un mea culpa: “Los cereceros nunca habían tenido problemas, ni de calidad ni de producción, siempre recibían mucho dinero, a diferencia de los arandaneros, que han sufrido 2 o 3 crisis en el último tiempo, y eso hace que se unifique criterios en variedades, calidad, que es lo que se despacha. Yo veo acá árboles vacíos, y yo no puedo entender una agricultura de exportación donde el 100% de la fruta se embale, entonces nos estábamos engañando solos, a precios ridículamente altos, y creo que hoy toca hacer una limpieza. En arándanos, por ejemplo, un 15% de la producción debe quedar en el huerto”.

Respecto al mercado y las solicitudes de productores, Guldman comenta que “febrero y marzo ha estado lento, pero expectante, a la espera de las liquidaciones. Ya sabemos que algunos números van a ser muy malos, pero también ya ha habido cifras más razonables para el tamaño de la crisis que se vivió en China”. Y es que las liquidaciones son definitorias a la hora de tomar decisiones a futuro, ya que muchas podrían estar bajo los US$3/kg, lo que afectaría muchos proyectos que se realizaron precisamente con la estimación de un piso de US$3/kg.

Diego Romero Iragüen, gerente del vivero y laboratorio in vitro Punto Verde, profundiza en la idea y señala que, “lo que debemos hacer como industria, es ponernos de acuerdo y asumir un porcentaje, que podría ser entre un 10 y un 15%, que sí o sí se destine a otro mercado, y con eso ir regulando ese volumen que está en manos de un solo comprador. Creo que por ahí va el gran mensaje que nos está dejando el coronavirus como industria”.

Por otro lado, Juan Enrique Concha Larraín, gerente general de Viveros Requinoa, señala ante este escenario que “lo que nos ha pasado es que todos aquellos proyectos que ya estaban reservados, eso se ha mantenido, pero los negocios nuevos se han ido retrasando para ver qué pasa y cuál va a ser la realidad de las liquidaciones”. Añade que hay proyectos que se han estado dilatando. “Uno podría esperar que va a bajar un poco este ‘boom’ de venta de plantas de cerezo, donde antes se vendía todo. Hoy se irá haciendo más conservador para ver qué es lo que pasa hacia adelante, porque hubo una presión de oferta muy grande, y eso se mezcló con el Covid-19. Entonces, no hay una claridad respecto a cuánto ha influido la pandemia y cuánto el aumento de la oferta”.

Juan Enrique Concha Ureta, vicepresidente de Viveros Requinoa, complementa que esta incertidumbre no va a afectar las variedades tempranas de cerezas, sino que producirá el efecto contrario: “Tenemos fortaleza en las variedades tempranas y creemos que es un mercado que va a seguir fuerte”.

Cheery Glow®, IFG

VARIEDADES Y CUELLOS DE BOTELLA

Respecto a lo que está sucediendo en el país con la cereza, el fuerte crecimiento de envíos a China y la incertidumbre que reina en este momento, Walter Masman, ingeniero agrónomo, asesor técnico y profesor de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, lanza un mensaje claro: “no tropezar con la misma piedra”.

Para el experto, lo que ocurre esta temporada ya se había pronosticado hace un tiempo atrás. “La producción de cereza en Chile viene creciendo de manera inorgánica”, destacando que “indudablemente hay una sobreproducción en las semanas 50 y 51”, y esto porque “los productores buscaban variedades que produzcan y sean negocio, y ojalá de manera sustentable y no con alternancias productivas, y que cumplan con los parámetros que el cliente pida, o sea China, que es donde va el 95% de la producción”.

Específicamente, Masman apunta a que la variedad más productiva era Lapins, que en Chile fue creciendo de manera inorgánica. “Saturamos el mercado”, afirma el asesor. “Un volumen tan alto de fruta cuesta comercializarla y, por otro lado, también muchos productores aún no entienden bien el sentido de que hoy en día aquellos parámetros que hoy día el cliente pide -con justa razón-, porque el chino paga bien por su fruta, pero mientras cumpla con lo que piden”, añade.

De hecho, el experto critica que “este año Lapins se produjo de manera bastante errática, con fruta que se ablandó rápidamente o con poscosechas cuestionables, o productores que les faltó llegar a calibre, y esto en un año tan complicado como este, repercutió indudablemente en los precios, más allá de lo que pueda haber pasado en China en particular”. Estos factores produjeron “un cuello de botella que es difícil de controlar, y eso se sumó el tiempo de espera de la fruta en China, al no poderse vender al ritmo con el que se venía vendiendo”, comenta Masman.

Cheery Crunch®, IFG.

PROGRAMAS GENÉTICOS Y VARIEDADES LICENCIADAS, ¿UNA ALTERNATIVA?

Para Walter Masman, todos los programas y desarrollo genético que se vienen desarrollando son claves para diversificar la oferta chilena. Ello, porque cuando hay parámetros que ya no cumplen lo que requiere el cliente, las variedades se comienzan a desplazar en el tiempo, y hoy los programas genéticos buscan satisfacer dichas necesidades.

Meda Bull, (IVU-104), IVU.

‘Fruta rica y grande’ podría ser el lema para seguir conquistando el mercado chino, pero eso no es suficiente. “Los recibidores chinos también están exigiendo pedicelos grandes y verdes, y esto también se vuelve un atributo de calidad”, sostiene Masman. “El mercado es cada vez más exigente. El comprador no sabe si está comiendo algo de Chile, o de su país, no tiene porqué saberlo, y por eso los productores tienen que estar preocupados para cumplir con los requerimientos que el cliente quiere”, complementa.

En un negocio donde la comercialización es como una campana, es decir, donde en los extremos hay menos oferta, precisamente allí es donde se sitúan los mejores precios: muy temprano o muy tardío. “Si analizamos el escenario de Chile, la mejor alternativa y la mejor oportunidad para nosotros es estar más temprano, porque ahí prácticamente no compites con ningún otro país. No hay ningún país que en octubre, por ejemplo, produzca cerezas”, explica Masman. Por otro lado, en el caso de productores del sur de Chile, en zonas como Osorno donde se produce para la segunda semana de febrero, “ahí ya hay países con los cuales nos podemos comparar o son parte de la competencia”, complementa.

Primer huerto productivo de cerezos en Osorno. Foto: Ricardo Moreno B.

En nuestro escenario tradicional se han mantenido ocho variedades como las más producidas en Chile: Brooks, Royal Dawn, Santina, Bing, Luego Lapins, Kordia, Regina y Sweet Heart (en orden de cosecha), en las que el país “ha basado su producción en los últimos 20 años”, de acuerdo al experto.

“Obviamente que ha habido otras variedades, pero han ido desapareciendo, ya sea por su comportamiento errático o porque sus características no satisfacen al mercado, como aquellas que pierden su pedicelo muy rápido, que no tienen una adecuada vida de poscosecha”, sostiene, aclarando por qué esas ocho variedades mantienen la hegemonía en la industria.

Así, la oferta varietal es relativamente baja. “No hay mucho, y lo nuevo, que es lo que han promovido los programas genéticos, es poder satisfacer una demanda temprana, estamos hablando de variedades pre-Santina, variedades que compitan hoy por hoy a Brooks y a Royal Dawn; y por el lado tardío, variedades que sean más tardías que Regina o Sweet Heart”, explica.

Pero, ¿de estas ocho variedades, habría alguna con los días contados? “Brooks, en lo personal, es una variedad que debería ir en retirada. Royal Dawn probablemente también”, responde Masman. Sobre Lapins sostiene que no hay una alternativa mejor para esa fecha. Además, los programas genéticos han posicionado muy fuerte lo muy temprano o lo muy tardío. “De todas formas, Lapins va a comenzar a ser una variedad más cuestionada por el mercado chino probablemente”, advierte el asesor.

Nimba cv, SMS Unlimited LLC.

Entre las nuevas variedades, Masman destaca que una de las que más se están pidiendo hoy es Nimba (de la empresa californiana SMS Unlimited LLC), “probablemente es la variedad más temprana que ellos tienen, y que obviamente están en sectores tempranos de producción, y podría salir alrededor del 20 de octubre”, cuenta. Sin embargo, hoy los productores están en una encrucijada. “Ellos asumen lo que tienen, escuchan a sus asesores y tendrán que producir buena fruta, pero, por otro lado, ven que el negocio está muy bueno en variedades tempranas. Entonces, lo que ocurrirá es que esta curva, que está concentrada en la semana 51 y 52, se empezará a desplazar hacia la semana 50 o 49, y es probable que el productor nuevamente comience a abusar de otra variedad como Santina, que no es tan productiva como Lapins. Hay que poner ojo en no cometer los mismos errores que cometimos con Lapins”, advierte y recomienda.

Frisco cv, SDR Fruit LLC.

VARIEDADES TEMPRANAS, AÚN INCIPIENTES

Diego Romero Iragüen, detalla que de las variedades nuevas se puede mantener una proyección desde el último anuario de la Asociación Gremial de Viveros (AGV), porque el crecimiento no ha sido “tan explosivo”, y alcanzan un 3% del mercado nacional, siendo Frisco cv (proveniente del Programa de Mejoramiento Genético SDR Fruit LLC, de origen californiano) la que ocupa más de la mitad de esa parte del abanico de variedades.

De acuerdo a la experiencia de Romero en el último tiempo, ya sea por las solicitudes de su vivero y como asesor, “el productor está buscando variedades seguras, y podría decir que hoy lo que se está plantando de variedades nuevas es para irse a los extremos (variedades muy tempranas o muy tardías), por parte de productores que ya tienen el negocio bien domado y tienen la posibilidad de jugar el riesgo de incorporarlas”.

Pero insiste en que las variedades nuevas son bastante acotadas, la gran mayoría con propiedad protegida, con un cierto límite de hectáreas para producir. Por lo tanto no está masificado su posible crecimiento. “El productor nuevo se va a la segura y va por Lapins, porque es una variedad muy fácil de producir, a sabiendas de que entraría a un ‘peak’ de volumen de cosecha a nivel nacional. De todas formas, más que temprana, tardía o de media estación, lo que está primando hoy es la calidad, porque puedes tener una Lapins y aún con complicaciones en los sistemas logísticos, si tu Lapins es de muy buena calidad, sumada a una muy buena condición de poscosecha, va a llegar en buenas condiciones al mercado y va a lograr un buen precio. Lo que va a marcar el mercado a futuro creo que es la calidad y la condición de poscosecha de la cereza”.

Para Christian Guldman, la lectura que se suele hacer por esta crisis de precios, es que Lapins es una mala variedad, “y no lo es”, afirma. “Es una variedad que le asegura la caja a todos los proyectos, pero dependiendo de su clima, todos están derivando a variedades muy precoces como Santina o algunas con ‘royalty’, o variedades tardías, para no estar en el punto alto de producción de Lapins”, prosigue.

Cheery Treat®, IFG.

ATENCIÓN A LAS POSIBLES BARRERAS NO ARANCELARIAS

Otro punto a tratar son las posibles barreras que vayan más allá de aranceles o sobreoferta. José Alejandro Navarro, ingeniero agrónomo y director de Viverosur, señala, en ese sentido, que habrá un cambio profundo, ya que cada vez más se requerirán programas libres de virus que, hasta ahora, la  industria no había valorado. “Nadie pagaba más por vender plantas libres de fitovirus, pero hoy me han llamado exportadoras para advertir que viene un cambio estructural con plantaciones que estén libres de virus», advirtiendo que desde China «pueden poner estas barreras no arancelarias y van a tener que comprar variedades tempranas o tardías, libres de virus. Este es el primer cambio estructural que viene con esto».

Meda Rex (IVU-115), IVU.

La otra transformación que advierte Navarro es el espacio de mano de obra y maquinaria que hay en los meses de octubre y noviembre. “Ahí es donde las variedades tempranas comenzarán a tomar mucha fuerza. La variedad que se podría aprovechar es Santina, que se plantará por muchos años porque hay mucho espacio para crecer”, destacando que en Viverosur cuentan con variedades propias, del programa International Varieties Unlimited (IVU), donde la más solicitada es la variedad Meda Rex (IVU 115), con cosecha 14 días antes de Santina.

 

Meda Tiger, (IVU-524), IVU.

 

Los productores en este tipo de crisis, como la de enero de este año, demoran un poco en asumir los golpes. Desde hace unos 5 años, todos los proyectos estaban siendo evaluados con un retorno de US$3/kg. “Hoy eso es una realidad y los proyectos bien evaluados son totalmente viables. El problema es que antes se estaba liquidando la fruta a US$5/kg o US$6/kg y era un tremendo negocio. Sin embargo, hoy el negocio será tal como se evaluó, pero pese a todo, esto sigue siendo el mejor negocio que hay en agricultura”, sostiene Guldman.

 

Meda Wolf (IVU-105), IVU.

Por el lado de las variedades licenciadas, Felipe Massanes, señala que hasta 2015 se sobreplantó en algunas zonas como en la Región del Maule, buscando zonas tempranas en Curicó. Lo mismo ocurrió en Paine, hacia la cordillera y “luego empezó a existir la necesidad por un efecto de ventana de cosecha y de marketing, y a la vez un efecto de disponibilidad de tierra y mano de obra, que pudieran ampliar el espectro que existía con distintas variedades. Por esto empezaron los programas genéticos o los administradores de variedades a encontrar material genético que estuviera en los dos extremos, que pudieran llegar fácilmente a las 10 toneladas por hectárea”.

Early Tioga, Zaiger Genetics.

En esa sintonía, Viveros Requinoa, que fue uno de los primeros en Chile en especializarse en venta de variedades con propiedad intelectual, y cuyos procesos de plantación y producción conllevan royalties, son el representante de este tipo de material conmayor superficie plantada en Chile, con más de 1.500 hectáreas de diferentes variedades y tamaños de productores. En esa línea, Juan Enrique Concha Larraín, indicó que “hasta la semana 50 se exporta cerca de un 20% de las cerezas”, por lo que apunta a un desarrollo en las variedades tempranas. “Habrá un muy buen nicho, una muy buena oportunidad. Por el momento creemos que ha sido más exitoso el desarrollo de variedades tardías que tempranas, y eso ha dificultado una apuesta un poco mayor de la industria a plantar dichas variedades”. Del material que representan, desde viveros Requinoa indican que Early Tioga es la que mejor resultados ha conseguido, “que sale 8 o 10 días antes que Royal Dawn, y también tenemos la Royal Lynn y Royal Hazel, que maduran unos 5 días antes que Royal Dawn, que ya están probadas en China”, sostiene Concha Ureta, añadiendo que “en este negocio de la cereza nada se puede improvisar, no se puede llegar y plantar porque si la inversión no le gusta la mercado chino o llega con defectos, y ahí no vale un peso la variedad, y nuestra variedades están probadas”.

Royal Lynn® , Zaiger Genetics.

Las variedades más plantadas en los últimos años han sido Regina y Santina (según el Anuario de la AGV 2020), seguidas de Lapins. Esto está alineado con los precios de venta de la fruta y los retornos a productores, donde Regina, Kordia y Santina siguen siendo las variedades más requeridas desde China. Y desde el 54% de incremento de volumen de esta fruta enviada al gigante asiático, que se traduce en 64 millones de cajas, estos volúmenes fueron liderados fuertemente por Lapins (casi 40% de la fruta chilena), seguidos por Santina y Regina.

En esa línea, Andrés Valdivieso, gerente comercial de ANA Chile señala que este aumento productivo general se explica, por una parte, debido al fuerte incremento de huertos nuevos entrando en producción, así como a las excelentes condiciones climáticas que hubo en invierno y primavera, permitiendo muy altas producciones por hectárea.

Royal Hazel, Zaiger Genetics.

El gran volumen de fruta se sigue concentrando entre diciembre y principios de enero, desde la semana 50 a la 2, con las regiones de O’Higgins y del Maule, en conjunto produciendo más del 80% de todo el volumen nacional. Es en ese escenario que los productores están apostando fuerte por nuevas variedades tempranas. “Estas les permiten escapar del ‘peak’ de producción, hoy transformado prácticamente en una meseta, enfocándose en variedades de cosecha anterior a Santina que puedan llegar antes al mercado, ya sea en avión o en los primeros barcos. La apuesta hoy en día es poder tener fruta de calidad con capacidad de llegar bien a China en fecha de cosecha de Royal Dawn o aún mejor, anterior a ésta. Si uno mira las estadísticas, vemos que hace varios años Royal Dawn ya casi no se planta en Chile. La industria está buscando mejores alternativas varietales para producir fruta en fechas tempranas”, explica Valdivieso.

En cuanto a las variedades licenciadas que ofrece ANA Chile a viveros, de las nuevas variedades, la primera en abrirse comercialmente y plantarse fue Frisco cv., de fecha 7 días antes que Santina. Se establecieron las primeras 300 hectáreas desde el año 2017 al 2020 y luego hubo un parón para observar su comportamiento, tanto en los huertos como en el mercado. “Este año se exportó un primer volumen pequeño de Frisco cv. y los resultados fueron bastante buenos para ser una variedad nueva. A pesar de ser un año atípico en cuanto a las condiciones tempranas de mercado, afectadas por la pandemia, en general, hemos recibido comentarios que la fruta llegó bien, tuvo buena aceptación y se vendió sin problemas a los precios esperados y varios de los que exportaron este año, están interesados en plantar más”, explica el gerente general de ANA Chile.

Sweet Aryana® , Unibo.

Frisco cv. no es la única. También cuentan con Serie Sweet® de la Universidad de Bolonia (Unibo); y las variedades desarrolladas por la firma SMS, en California. “Los dos programas tienen variedades de cosecha temprana excepcionales, productivas, de muy buen calibre, rico sabor y buena poscosecha”. En ese sentido, el gerente de ANA Chile comenta que las primeras variedades de Unibo que se ofrecieron a la industria fueron Sweet Aryana® y Sweet Lorenz®, “que mostraron una excelente adaptación a las condiciones chilenas y características organolépticas de la fruta sobresalientes, con fechas de cosecha en el rango entre 10 a 14 días antes que Santina”, mientras que “a inicios de este año, abrimos Sweet Gabriel®, de fecha 5 a 8 días antes que Santina, y que tiene un calibre impresionante”, precisa Valdivieso. De las variedades de la estadounidense SMS, desde 2020 están a nivel comercial Nimba cv. y Pacific Red cv., ambas de cosecha extra-temprana, es decir entre 14 a 18 días antes que Santina, ambas también muy productivas y que se han mostrado buenos resultados en los ensayos de postcosecha”.

Sweet Lorenz® , Unibo.

Valdivieso destaca además la variedad Areko cv., de origen alemán (Programa JKI) y disponible desde 2019. “Esta es una variedad que se cosecha unos días antes que Kordia, hija del cruzamiento entre Regina y Kordia en la que observamos las mejores características de ambos parentales: su hábito de crecimiento y productividad es similar a Regina, y tiene la forma acorazonada, firmeza y buen pedúnculo de Kordia que tanto les gusta en China”.

Sweet Gabriel® , Unibo.

En términos de plantación, desde ANA Chile señalan que de estas variedades antes mencionadas, las primeras hectáreas se instalaron en 2019 y ya el 2020 la superficie plantada del total de las variedades fue cercano a las 400 ha, siendo Areko cv. y Sweet Aryana® las de mayor superficie. Por su parte, señala que Sweet Gabriel® comenzará a venderse recién en el año 2021, mientras que las variedades californianas de programa SMS se abrieron comercialmente un poco más tarde que las europeas, “por lo que la disponibilidad de plantas de Nimba cv. y Pacific Red cv. también ha sido un poco menor en los viveros en la etapa inicial. En el caso de Nimba cv., en 2020 se establecieron las primeras 15 hectáreas, mientras que de Pacific Red cv. recién en 2021 se venderán las primeras plantas a productores”, señala Valdivieso.

Areko cv., JKI.

Respecto al rendimiento y producción de estas variedades, desde ANA indican que en años normales, se puede obtener entre 12 y 15 t/ha de fruta de buen calibre, así como la calidad de exportación y capacidad de viaje que es muy factible para la gran mayoría de las variedades tempranas que ofrecemos, si bien hay varias a las que se les debe regular la carga para no tener una sobreproducción y todos los problemas que eso acarrea.

 

Tip Top – Skylar Rae®, A Tip Top Orchards LLC.

Otras variedades con las que ANA cuenta con derechos de propagación son Tip Top cv. (marca Skylar Rae®), aunque indican que es una variedad de plantación restringida a solo dos exportadoras en Chile: Unifrutti y Chilfresh. Valdivieso agrega que, pese a esa limitación de dichas variedades, los modelos que proponen para el desarrollo de las variedades de cerezo son abiertos, disponibles para toda la industria, pero de plantación controlada. “Tenemos reservas de productores pequeños, medianos, grandes y muy grandes. La única condición que exigimos para dar acceso y en la que somos rigurosos, es que sean productores respetuosos de la propiedad intelectual”, precisa, agregando ante esto  que “aquellos que propaguen ilegalmente se quedarán sin acceso a nuevas variedades y, a la larga, les costará mucho competir”.

En la misma línea, Cristián Pichuante, director ejecutivo de Viveros Vitromaule, señala que hace unos años atrás las principales preocupaciones del productor era trabajar con variedades que de preferencia fuesen autofértiles con producciones sobre las 14 t/ha. Esta tendencia en el último tiempo ha ido cambiando drásticamente, ya que el mercado se ha vuelto cada día más exigente en temas de calidad y características organolépticas. Pichuante apunta a que variedades antiguas como Lapins, Sweet Heart, “han dejado de ser competitivas, por sus bajos contenidos de azúcar, la forma y color del fruto. Además, la acidez que presentan ha dejado de ser del gusto del consumidor. Por otro lado, Lapins, aparece disponible en un periodo donde el mercado chino es bombardeado por contenedores de cereza, lo que provoca una fuerte caída en los precios por la situación de sobreoferta que se genera”.

Pacific Red cv., SMS Unlimited LLC.

Por eso Pichuante destaca la labor de “las genéticas nuevas que vienen a ampliar la oferta y mix varietal actual, colocando a disposición de la industria variedades tempranas que se cosechan hasta 18 días antes que Santina”, entre las que destaca Frisco cv., Sweet Gabriel®, Sweet Lorenz®, Sweet Aryana®, Pacific Red cv. y Nimba cv. Comenta además que otras variedades como Areko cv. complementan el comportamiento errático de producción de la Kordia. “Es una variedad muy parecida, de pedúnculo largo y forma acorazonada, mostrando buenas producciones en zonas más cálidas y con menos frío invernal”.

Pese a esto, destaca que las variedades que mayor acogida han tenido han sido las de la Universidad de Bolonia, donde destaca a Sweet Aryana® “que se prevé que para el 2023 hayan 1.200 ha plantadas en Chile, y Sweet Lorenz®, de la cual se proyectan 400 ha”. Desde Vitromaule complementan que para fines del 2023 se espera terminar de plantar 600 ha de Pacific Red y 600 ha más de Nimba cv., y en el caso del programa alemán de JKI, se proyectan 350 ha de Areko cv. entre el 2019 y 2022.

Royal Bailey, Zaiger Genetics.

Cosecha de Royal Bailey el pasado 24/11 del 2020.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pese a la apuesta por estas variedades tempranas -con royalties- Pichuante alerta que “dada la escasez de material de propagación inicial, los interesados se han visto obligados a reservar las plantas con mucha anticipación (entre 1 a 2 años, incluso 3 años).

CORRIENDO LA FRONTERA HACIA EL NORTE

Los avances genéticos y tecnológicos han permitido ampliar la oferta de variedades de cereza, permitiendo -aunque de forma incipiente aún-, su diversificación. Pero otro punto importante es que nuevas variedades también ha significado identificar y ubicar nuevos lugares o zonas adecuadas para la plantación del cerezo. “La tecnología como un todo, desde la incorporación de techos, portainjertos o variedades, permitió que se ampliara la zona productiva del cerezo, y por eso hoy hay huertos de cerezo plantados desde Ovalle hasta Chile Chico. Hoy está la tecnología para hacerlo, y por otro lado hay una paleta atractiva de variedades”, señala Felipe Massanes de Univiveros, agregando que “la evolución de variedades ha ido un poco de la mano de abrir ese abanico y la ventana de cosecha a los productores. Esto también de la mano de variedades nuevas que llegan al país, de programas de mejoramiento súper reconocidos, que claramente presentan mejoras a las variedades tradicionales que se estaban plantando”.

Test Block de IFG en Tierra Amarilla, Región de Atacama, donde se espera tener resultados este año.

Un ejemplo de aquello es lo que está haciendo Antonia Sánchez, representante del programa IFG en Chile. La ingeniera agrónoma a cargo de esta firma estadounidense en nuestro país señala sobre las variedades que ofrecen que su foco está “en ser tempranas, de calidad y bajo requerimiento de horas frío, que es donde tenemos una genética muy fuerte”, destacando el trabajo en variedades pre-Santina. Esta especialización de IFG les ha permitido trabajar con sus variedades licenciadas (que pagan un royalty de US$3 por planta), en conjunto con viveros y productores en zonas tempranas de Chile e incluso hacia el norte del país, con huertos ya productivos en Ovalle (Región de Coquimbo), donde ya tuvieron resultados el año pasado en un ‘test block’, donde tuvieron las primeras muestras, y si bien reconoce que la fruta se comportó de forma temprana, “no fue tan temprana como esperábamos, pero creemos que este año va a ser bien decidor”, señala Sánchez. En esa misma línea, hoy IFG además cuenta con un ‘test block’ en Tierra Amarilla (Región de Atacama), del que indica que todavía no han tenido cosecha, ya que “son plantas jóvenes pero el desarrollo vegetativo ha estado muy bueno, lo que me sorprende porque pensé en un principio que iba a haber más clorosis, pero la verdad es que está súper lindo, ha endardado, hemos usado patrones como Colt y Maxma 14 y esperamos tener resultados este año”, añadiendo que “si bien antes no se podía, hoy estamos probando en zonas mucho más restrictivas”, quebrando el paradigma de la cereza como un fruto de la zona centro-sur del país.

Cheery Moon®, IFG.

Sobre las condiciones que presenta California, EE.UU., donde está el origen de este programa de mejoramiento genético, en comparación al norte del país, Sánchez sostiene que el clima local sería “un poco más exigente, aunque allá hay zonas cercanas a México donde hay climas parecidos a lo que tenemos en Tierra Amarilla”. En cuanto a las variedades tempranas que ofrece, Sánchez comenta que pese a sus resultados tempranos y la posibilidad de ser enviadas en avión debido a que algunas de sus variedades se pueden cosechar en la semana 44, recalca que sí están preparadas para viajar en barco, asegurando que todas resisten por lo menos 40 días de poscosecha, entre las que destaca la variedad Cheery Moon®, u otras con un periodo más reducido como la Cheery Grand®, todas variedades pre-Santina.

Cheery Grand®, IFG.

Pero, ¿qué tan al norte se puede llegar? Sánchez comenta ante esto que desde que en 2017 se cerró la importación desde Chile a Perú, por regulación fitosanitaria por parte del Servicio Nacional de Sanidad Agraria del Perú (Senasa), “hemos estado en conversaciones con el SAG y con Senasa, he ido varias veces a Perú a juntarme con ellos, y aún no hemos podido ingresar ningún material de IFG a Perú”, aunque indica que “ahora obviamente la información que tenemos es que hay variedades abiertas que han funcionado, más bien en la sierra; yo creo que hay posibilidades allá especialmente con variedades como las nuestras con bajo requerimiento de frío, pero nada probado todavía”. Pese a los intentos, todo indica que los esfuerzos continuarán y que incluso zonas desérticas no serán una barrera en la búsqueda de adelantarse cada vez más a las semanas del ‘peak’ de cosecha y envíos hacia el gigante asiático, para así evitar las semanas de sobreoferta y mantener a la cereza como uno de los mejores negocios de la agricultura nacional.