icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

25 de noviembre de 2021
Para las regiones de Valparaíso, O´Higgins y Metropolitana

Desarrollarán sistema de alerta fitosanitaria para evitar la propagación de la enfermedad de Sharka

Desarrollarán sistema de alerta fitosanitaria para evitar la propagación de la enfermedad de Sharka

Con el fin prevenir el aumento de áfidos transmisores de la enfermedad de Sharka en las plantas, y evitar su propagación, un grupo de investigadores desarrolla un sistema de alerta fitosanitaria para informar la presencia de áfidos en los predios de frutos de carozo.

El mecanismo se basa en una señal que se emitirá desde la plataforma RPF del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). El objetivo es pronosticar el aumento de la población de pulgones para que los productores de carozos y viveristas programen sus aplicaciones. Y así evitar la propagación de la enfermedad causada por Plum pox virus, a través de áfidos.

Los estudios demuestran que hay una relación directa entre la cantidad de árboles que se infectan, en un periodo determinado, y el número de áfidos alados que se hospedan en las plantas. Ellos se alimentan de las hojas que tienen el virus, vuelan a otra de la cual se alimentan nuevamente, diseminando la enfermedad. En las áreas que tienen una incidencia elevada del virus (mayor al 50%), la proporción de áfidos infectados varía entre 12% y 50%.

DESARROLLO DE UNA ESTRATEGIA DE MITIGACIÓN

El sistema de alerta es parte de un proyecto que busca determinar la situación actual de Plum pox virus (PPV) en huertos y viveros de frutales de carozo, en las regiones de Valparaíso, O´Higgins y Metropolitana. El programa es apoyado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y ejecutado por el Instituto de Investigaciones Agrarias (INIA). Con él,  se espera “contribuir al fortalecimiento de la cadena productiva de frutales de carozo mediante el desarrollo de una estrategia de mitigación de la enfermedad de Sharka”, explicó Carolina Fuentes, representante de FIA para las regiones de Valparaíso y Metropolitana.

Además, considera capacitaciones para los productores de duraznos, nectarines y ciruelas acerca de las características, sintomatología, diseminación y manejo de la enfermedad. Está a cargo de Mónica Madariaga Villarroel, viróloga e investigadora de INIA La Platina.

PPV EN CHILE: RAZA TIPO D

Detectado en Chile en 1992, el virus se encuentra en las principales regiones con cultivo de duraznero, nectarino, damasco y ciruelo. El nivel de infección es de 15% y afecta en especial a damasco, dañando las plantas y causando el arranque de árboles en predios antiguos y nuevos.

En particular, está presente la raza tipo D (Dideron PPV-D), la más común también en Europa y EEUU. Afecta con la misma severidad a duraznero, damasco y ciruelo. Su propagación no ocurre por semilla y es compleja hacia huéspedes experimentales. La eficiencia de transmisión mediante vectores es baja y se considera como no epidémica. Sin embargo, se puede diseminar de dos maneras: a través de material de injertación o plántulas infectadas y por inoculación con savia de plantas infectadas a través de áfidos. “Es transmitido por al menos 20 especies de áfidos, aunque sólo cuatro a seis son considerados importantes”, precisa Mónica Madariaga V.

En el país, se considerada como plaga cuarentenaria. Por eso los viveros y todo aquel que quiera propagar material vegetal de frutales de carozo debe cumplir el régimen de control obligatorio establecido por el SAG. Cada año debe declarar las plantas madres desde las cuales extraerán ese material. Éste se analiza en laboratorios autorizados para comprobar la ausencia del virus. “La aplicación efectiva de estas medidas permite evitar la diseminación del virus”, afirma la investigadora.

SÍNTOMAS Y DAÑOS SEGÚN CADA ESPECIE

Hay tres factores que hace de esta enfermedad un gran problema en las regiones en que está presente: rápida propagación mediante vectores; daño severo en los frutos que impiden su comercialización; la mayoría de las variedades que se cultivan en el país son susceptibles de contraer el virus.

Dependiendo de la especie y la época, PPV se manifiesta de diversas maneras en hojas y frutos. En damasco, al inicio de primavera se ven líneas rojas, anillos o manchas verde pálido que permanecen hasta mediados de verano. Previo a la cosecha, en los frutos aparecen “anillos cloróticos, que profundizan en la pulpa, manifestándose con mayor sequedad y dureza comparada con la pulpa normal”, explica Madariaga. En la semilla (superficie) se forman anillos pardos amarillentos. Además, el borde interno es definido, pero el externo es difuso. En las variedades mas susceptibles, los frutos se deforman completamente.

Los síntomas en ciruelo son: en la lámina de las hojas, se forman anillos o manchas difusas verde pálido, explica la investigadora. También genera deformación de los frutos con grietas profundas o argollas cloróticas;  cambios de color en la pulpa en la zona afectada. La caída prematura de la fruta, en variedades más tardías.

Algo distinto ocurre en duraznero: ocasionalmente, formación de líneas cloróticas a lo largo de las venas secundarias y terciarias. También manchas cloróticas en las zonas intervenales de la hoja, indica Madariaga. En los frutos, “manchas o anillos amarillos o blancos sobre las variedades de pulpa amarilla o blanca respectivamente”, agrega la investigadora. Debajo de los anillos cloróticos de la superficie, la pulpa pierde color y es fibrosa.

ACERCA DEL PROYECTO

El estudio finalizará en 2023. Es dirigido por Mónica Madariaga V. y participan los investigadores Claudio Salas de INIA Intihuasi; Andrea Torres de INIA La Cruz. El equipo también lo integran Patricio Abarca y Gamalier Lemus de INIA Rayentúe; Jessica Devia, Paulo Godoy, y Gustavo Chacón de INIA La Platina.

Otras organizaciones asociadas al proyecto son: el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la Asociación de Exportadores de Fruta de Chile (Asoex), la Asociación Gremial de Viveros Frutales de Chile (AGV). También la Federación de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta). De igual modo colaboran la Universidad de Talca, la Municipalidad de Coinco junto a la  Sociedad de Profesionales Agropecuarios Ltda. Además, el Programa Prodesal Rengo y Paine, la Agrupación de Control Social Isla de Maipo.

Información relacionada:

Proyecto INIA PPV

Correcta calibración de pulverizador, una de las claves para el control eficiente de plagas y enfermedades en carozos