icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2020 | Innovación

Hace un tiempo INIA los está analizando, con resultados prometedores

Desafíos y oportunidades que enfrenta la ciencia para generar los alimentos del futuro

La tendencia del reemplazo de ingredientes y aditivos sintéticos, por aquellos de origen natural no sólo es tendencia internacionalmente. En Chile un grupo de investigadores, liderados por la Jefa Nacional del Área de Alimentos del Futuro de INIA, María Teresa Pino, trabaja hace años para responder a una demanda que crece paulatinamente en el país.

Hasta la fecha, la alianza entre el sector público y privado ha permitido obtener resultados orientados al uso de colorantes naturales en lácteos, jugos y otros productos como cereales y golosinas.

En ese sentido, el trabajo de INIA ha estado enfocado en la extracción de clorofila a partir de praderas, desarrollo de colorantes desde materias primas como papa de pulpa de color, camote, zanahoria morada y calafate, y el desarrollo de antioxidantes con tubérculos y especies nativas.

PROGRAMAS DE MEJORAMIENTO GENÉTICO

También, se han apoyado programas de mejoramiento genético en quillay para la selección temprana de clones altos en saponinas específicas. “En Chile, gracias a la diversidad climática, existe una amplia variedad de frutales nativos, utilizados tradicionalmente como fuente de alimentación y medicina. INIA ha investigado sus compuestos bioactivos que aportan antioxidantes, antimicrobianos y atractivos colores. Sin duda, un tremendo potencial para potenciar este rubro”, señaló la Dra. María Teresa Pino.

Sin embargo, no todo está resuelto, dijo la investigadora. “Aún existe una serie de desafíos relacionados a su desarrollo técnico como aplicación, oferta de nuevas materias primas especializadas y trazables, tecnologías eficientes de extracción y estabilización de estos ingredientes y aditivos naturales en el producto, hasta la necesidad de abordar la articulación de toda la cadena de valor”, detalló.

En la misma línea, la especialista agregó que se está trabajando la microencapsulación y nanocapsulación para el diseño de nuevos ingredientes y en bioaccesibilidad con facultades de medicina.

En cuanto al impacto en Chile, la Líder del Grupo de Especialidad y Agregación de Valor de INIA, Cristina Vergara, indicó que ha sido alto, pero si la industria nacional no está dispuesta a invertir más recursos en la búsqueda y elección de productos que privilegien el uso de ingredientes y aditivos naturales, tanto para consumo interno como para exportación, perderá competitividad.