icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2021 | Noticias

Análisis y propuestas que buscan ampliar la competitividad de agrupaciones de pequeños productores

Desafíos y acciones para promover la asociatividad del sector agrícola al 2030

En Chile, el 93% de los agricultores corresponden a pequeños productores, en su gran mayoría micro y pequeños empresarios. Son tres los desafíos que enfrentan: alcanzar el volumen suficiente de producción, ampliar los canales de comercialización de sus productos y evitar la atomización de la actividad.

Con ese fin de enfrentar ese escenario, la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) publicó la “Estrategia para la Asociatividad del Sector Silvoagropecuario al 2030” para incrementar su competitividad. El trabajo incluye la participación de actores del sector, privado y público junto con la academia y la sociedad civil.

OBJETIVOS Y ACCIONES

El plan de acción se basa en cuatro objetivos: propiciar una cultura basada en la confianza y articular una política público-privada para promover la asociatividad. Al mismo tiempo, crear la capacidades y competencias que generen el desarrollo de modelos asociativos y construir una gobernanza que permita institucionalizar un trabajo colaborativo. Además, coordinar y monitorear las acciones necesarias.

A partir de lo anterior, algunas de las tareas que se realizarán son: promover los beneficios y atributos de la cultura asociativa así como impulsar los liderazgos que lleven a un cambio cultural. Difundir los modelos asociativos y sus oportunidades. Asimismo, mantener actualizadas las prioridades del desarrollo asociativo en los territorios e impulsar iniciativas desarrolladas por las organizaciones o emprendimientos o innovaciones asociativa, entre otros. A lo anterior se suma estimular las prácticas que generen capital social entre las organizaciones y promover las condiciones para participar en fondos que fomenten esta forma de trabajo.

BARRERAS COMUNES

El documento identifica 13 formas distintas de asociatividad dependiendo de sus objetivos: cooperativas, los grupos de Transferencia Tecnológica (GTT), las Organizaciones de Usuarios de Aguas (OUAs), organizaciones de representación productiva así como sociedades formadas por productores, entre otros. Hay tres barreras comunes que se identifican en ellas:  falta de confianza, trabajo más individual (menos colaborativo) y la percepción que las iniciativas de trabajo conjunto no logran mantenerse en el tiempo. Pero también se presenta con una oportunidad para que el sector silvoagropecuario pueda enfrentar y superar las diversas brechas que se presentan.

La publicación organiza las líneas de acción relacionadas a cada objetivo definido en el plan general, así como también una encuesta que podría servir de guía a grupos de productores para determinar a que tipo pertenece y cómo puede avanzar hacia un trabajo más colaborativo.

Todos los detalles de la Estrategia para la Asociatividad del Sector Silvoagropecuario al 2030 aquí.