icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2021 | Noticias

Representantes de la SNA y Fedefruta analizan las posibles soluciones de cara a la próxima temporada

Déficit de trabajadores en el sector frutícola: causas de un escenario complejo y los mecanismos para enfrentarlo

Diversos problemas están complicando la disponibilidad de mano de obra en el sector frutícola. A la ausencia de trabajadores extranjeros, se suma el temor de quienes realizan labores agrícolas a perder los beneficios económicos que otorga el Estado. Este y otros temas fueron analizados por la Federación de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta) y la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) en un encuentro que se realizó el pasado miércoles.

Fedefruta realizó una encuesta, entre el 25 y 30 de junio, para dimensionar el déficit de trabajadores en el sector frutícola. Respondieron 560 asociados entre las regiones de Atacama y Aysén. El 92% de los encuestados considera que la posibilidad de perder las ayudas del Gobierno está frenando el interés de los trabajadores por volver a laborar en el sector y explicaría el déficit de trabajadores. La situación ha llegado incluso a nivel de contratistas, explicó Cristián Allendes, presidente de la SNA. “Uno de los grandes problemas que tenemos en el campo, además de no tener los suficientes colaboradores, es que los que llegan, y especialmente con contratistas, no quieren contrato formal para sus trabajadores”, sostuvo.

EL ORIGEN PRINCIPAL

Los gremios no desconocen el problema, pero afirman que el temor es infundado pues, de todos los subsidios habilitados por el Estado, el único que estaría sujeto a un contrato laboral es el Subsidio al Desempleo. Por ello, desde hace unas tres semanas, los representantes de ambas asociaciones solicitaron al ministro del Trabajo aclarar este tema. El pasado 6 de julio, dicha cartera comenzó la campaña “Con contrato, los subsidios y bonos se mantienen”.

Jorge Valenzuela, presidente de la Federación de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta).

La razón de la confusión, estaría en que, al dar a conocer los primeros subsidios, los ministros entregaron información confusa y de manera errónea, a los que luego se sumaron los alcaldes. “Al final, lo que queda es que, con contrato, se van a perder algunos de estos beneficios”, expresó Jorge Valenzuela, presidente de Fedefruta. De acuerdo a los datos que él dispone, en algunos casos, hay personas contratadas que están recibiendo entre 500.000 y 700.000 pesos en promedio,  sumando por ejemplo, el Seguro de Cesantía y el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), además de otros aportes otorgados por algunas municipalidades.

Además del argumento anterior, la encuesta menciona otros motivos que explicarían la menor disponibilidad de trabajadores en el sector frutícola: falta de trabajadores extranjeros, las personas no pueden salir de sus casas porque deben cuidar a los hijos. También el temor a contagiarse y las restricciones de movimiento. A ellas se suman otras: los contratistas no disponen de trabajadores o los trabajadores iniciaron un negocio propio. El bajo interés en el sector por parte de las nuevas generaciones y que los trabajadores no están conformes por los precios a pagar. Respecto a este último punto, Valenzuela explica que, en promedio, los sueldos varían entre 25.000 y 30.000 pesos por día. “Hoy estamos pagando un 40% más respecto a temporadas anteriores”, afirmó.

Cristián Allendes, presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA).

DESINFORMACIÓN, UNA DE LAS CAUSAS DEL ESCENARIO ACTUAL

Al margen de los errores comunicacionales, para el presidente de la SNA es importante poner la situación en contexto. La Fiscalía de la asociación gremial indagó todos los bonos que entregan los distintos ministerios para determinar cuáles están condicionados a un contrato de trabajo (y por ende, se pierden). “Pensé que iba a ser en tres días. Nos demoramos tres semanas, porque ni siquiera el Gobierno lo sabe. Hay cerca de ocho reparticiones que otorgan beneficios, más los de distintas municipalidades”, explica Allendes. En total detectaron 18 ítems distintos, siendo los más importantes el Subsidio al Desempleo y el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), pero solo el primero está condicionado a un contrato de trabajo y promovería el empleo informal. El ejecutivo agrega que hay otros beneficios que a los que pueden obtener los empleadores y que tampoco se conocen.

Por lo anterior, Allendes considera que ese subsidio no debiera extenderse más allá de septiembre de este año. Advierte que esta situación no solo es exclusiva del producción frutícola. También se repite en la agroindustria y el sector pecuario, entre otros.

MIRANDO HACIA LA PRÓXIMA TEMPORADA

La encuesta realizada por Fedefruta señala que el 50,5% de las empresas registra entre un 50% y un 70% menos de trabajadores para realizar las labores de invierno. Entre la región de Coquimbo y Ñuble, el déficit promedia el 50%. “Tener a mediados de julio un 50% menos de personas para los trabajos, las proyecciones pueden ser muy complicadas”, advierte Valenzuela.

Esos datos coinciden con la situación que viven los productores de cítricos de la región de Coquimbo y que la Sociedad Agrícola del Norte (SAN) advirtió hace unos meses. “Hoy, toda la cosecha se vio tremendamente afectada por el déficit de trabajadores, que fue prácticamente de un 50%. Se estima que quedó, en promedio, poco más del 20% de cítricos que no se pudo cosechar”, indicó Valenzuela.

¿Cómo enfrentar la temporada con el actual escenario? Una de las propuestas mencionada en la encuesta y bien recibida por los productores fue la contratación de estudiantes universitarios y de Centros de Formación Técnica vinculados al sector agrícola. “Estamos viendo como plantear esta campaña para convocar a los estudiantes. Vamos a reunirnos con los centros de alumnos de algunas universidades y centros de formación técnica que podría ser una experiencia. Quizás se les podría homologar una práctica”, precisa Valenzuela. Lo fundamental, destacó es que “hay que descomprimir” las zonas y épocas en que se requerirá más personas. Por ejemplo, entre mediados de septiembre y marzo ocurre la cosecha de arándanos, mientras que la de cerezas se extiende entre mediados de noviembre y la primera semana de enero.

Asumiendo que será posible contar con el apoyo de los estudiantes u otras personas que quieran trabajar en el sector, es válido plantear algunas interrogantes: ¿requieren capacitación para que la cosecha sea eficiente y evitar la recolección de fruta que no tiene el nivel de maduración óptimo? ¿Cómo capacitarlos y quién lo hará? En caso de que la mayor proporción de personas no sea de la zona que está en plena cosecha, ¿quién podría asumir el traslado o un eventual alojamiento?

CONTRATACIÓN DE EXTRANJEROS

Es otra de las opciones que acogen los productores. Pero debido a la pandemia, no es posible debido a que las fronteras se mantienen cerradas. Con todo, Valenzuela señala que actualmente trabajan con las autoridades en la creación de una visa temporal. Sin embargo, no cree que esté resuelto antes del inicio de la temporada, sino que sería para la siguiente. Comenta que se propuso hacer campañas de vacunación en el consulado en Bolivia, pero ello no prosperó.

La posibilidad de permitir el ingreso de extranjeros también fue analizado por Cristián Allendes en una reunión que sostuvo con el presidente de la República. Su propuesta es habilitar una visa temporal para trabajadores extranjeros que fue bien recibida, indica el ejecutivo.

El déficit de mano de obra en la agricultura se tornó crítico a partir de 2014, debido al traslado de personas hacia sectores como el ‘retail’ o la banca. Fue la primera vez en que se sugirió permitir el ingreso de inmigrantes, idea que no fue del todo bien recibida. Para Cristián Allendes, más allá de esa situación o la que se vive hoy, el tema es de fondo: lograr que no se pierda el interés por trabajar en el campo. Eso requiere cambios más profundos que implican mejorar las condiciones de trabajo en los huertos y las instalaciones en general. También en implementar innovación y tecnología en los huertos o la mecanización de algunas labores. Desafíos que no deben perderse de vista.

Información relacionada:

– Encuesta de Fedefruta Junio 2021 aquí.

– Campaña “Con contrato, los subsidios y bonos se mantienen” aquí.

– California enfrenta escasez de mano de obra para la agricultura aquí.

– México a favor de importar mano de obra para sector agrícola aquí.