icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

20 de abril de 2021
Medidas para mitigar la propagación del virus de Sharkas

Correcta calibración de pulverizador, una de las claves para el control eficiente de plagas y enfermedades en carozos

Correcta calibración de pulverizador, una de las claves para el control eficiente de plagas y enfermedades en carozos

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, a través del proyecto “Desarrollo de estrategias de mitigación para la enfermedad de Sharka, causada por Plum pox virus raza D”, realiza un ciclo de capacitaciones acerca de la regulación de equipos pulverizadores para aplicaciones de plaguicidas en carozo.

La charla estuvo a cargo de Luis Abarca, investigador de INIA Rayentué especialista en mecanización agrícola. Junto a un grupo de productores reunidos en un huerto de Putaeno, en San Felipe, analizó el caso de un agricultor que aplicaba 1.600 litros por hectárea de fitosanitario en un huerto de carozo. “Para un producto dosificado por concentración, el agricultor gasta el doble de producto. Por lo tanto, la planta no es capaz de retener estos 1.600 litros y más del 50% de ese volumen se pierde y contamina el suelo”, explicó el especialista.

CALIBRACIÓN ADECUADA, MENOR CANTIDAD DE PRODUCTO

Haciendo las calibraciones del equipo pulverizador, el profesional demostró que es posible reducir esa aplicación a 805 litros por hectárea y obtener un mejor resultado, considerando la dimensión de los árboles y la densidad foliar del huerto. También mostró que se puede lograr una aplicación totalmente uniforme desde la base hasta la punta del árbol.

La calidad de una aplicación es relevante para los objetivos de este proyecto: lograr un mejor control de las plagas y enfermedades presentes en los huertos. Ello está muy relacionado con la regulación de los pulverizadores para mejorar el cubrimiento de la aplicación, dosificar la cantidad de agua y de plaguicida. “Muchas veces el agricultor no sabe que puede hacer una mejor aplicación con la mitad del volumen que normalmente aplica”, insiste Luis Abarca. Comenta que una correcta calibración de los equipos de pulverización “mejora el cubrimiento y disminuye las pérdidas por escurrimiento, lo que favorece al cuidado del medioambiente”.

EVITAR ERRORES Y CONSIDERAR FACTORES PREVIOS A LA APLICACIÓN

Un problema recurrente, señala Abarca, ocurre al momento de interpretar la dosificación. El productor lo entiende “como hectárea de suelo plantada cuando realmente se refiere a hectárea de cultivo o pared de vegetación”. A esto se suma el hecho que el productor tiende a sobredosificar en plantas pequeñas y a subdosificar en árboles grandes.

Por lo anterior, antes de aplicar un producto, Luis Abarca destaca ciertos factores a considerar: las condiciones climáticas; la calidad del agua que va a utilizar para la mezcla; el momento idóneo del control según la fenología del cultivo y el estado de desarrollo de la plaga, enfermedad o maleza, entre otros.

A lo anterior suma el plaguicida y la correcta dosis según la descripción en la etiqueta. “Una mala interpretación de la dosis y un volumen de aplicación no ajustado a las necesidades del cultivo, solo genera más errores que aciertos. En la mayoría de los casos, los volúmenes recomendados que se indican en las etiquetas, llevan a un uso exagerado del producto, mayor contaminación ambiental, riesgo de intoxicación y un alto costo de control”, indica.

ENFERMEDAD DE SHARCAS

La capacitación es parte del proyecto que busca mitigar la presencia de la enfermedad de Sharka, un virus que afecta a los frutales de carozo principalmente ciruelo, damasco y duraznero, provocando la caída prematura de la fruta. En Chile se considera cuarentenaria y está bajo un programa de vigilancia del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). Periódicamente, analiza muestras foliares y de ramillas y, junto a las normativas existentes buscan contener la presencia del virus donde ya se ha detectado en las regiones de Valparaíso, O´Higgins y recientemente El Maule.

El Sharka es la virosis más devastadora que afecta a frutales de carozo por ello, las medidas de control apuntan a evitar su diseminación a través de material de propagación. Por eso, todos los viveros de frutales de carozo son controlados de manera obligatoria para eliminar cualquier elemento vegetal que pudiera ser contaminante y así prevenir la propagación de la enfermedad a los predios o plantas vecinos.

El proyecto es liderado por Mónica Madariaga e integrado por Jéssica Devia, Paulo Godoy (INIA La Platina), Andrea Torres (INIA La Cruz) y Patricio Abarca (INIA Rayentué). Busca fortalecer toda la cadena productiva de frutales de carozo, mediante el desarrollo de una estrategia de mitigación de la enfermedad de Sharka. Tiene el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y colaboran la Asociación de Exportadores de Fruta (Asoex), la Federación de Productores de Fruta (Fedefruta) también la Asociación de Viveros de Chile (AGV) y la Universidad de Talca. Además del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap).

Las capacitaciones están orientadas a productores de carozo y equipos Prodesales del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) de la provincia de San Felipe, región de Valparaíso. También se efectuarán en las regiones Metropolitana y de O´Higgins.

Más información:

¿Cómo ordenar las boquillas en un pulverizador hidroneumático? aquí.

¿Cómo determinar el volumen de aplicación en frutales utilizando pulverizadores hidroneumáticos? aquí.

La enfermedad de Sharka: descripción y situación en Chile por Mónica Madariaga aquí.