icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Chile - Paltos - Paltos

30 de diciembre de 2021
Suelos, lluvias y disponibilidad de plantas son diferencias claves:

Cómo adaptar el modelo de la palta chilena al aguacate colombiano

Cómo adaptar el modelo de la palta chilena al aguacate colombiano
La poca disponibilidad de plantas de calidad llevó a la empresa a crear su propio vivero para la producción de plantas clonales, las que ahora incluso vende a terceros.

La chilena Agrícola Ocoa ha debido hacer importantes ajustes tecnológicos y de manejo en la búsqueda de replicar en Colombia los buenos resultados conseguidos con sus huertos de Hass en Chile. El uso de camellones, la fertirrigación y geomembranas para acumular agua son algunos de ellos.

Ximena González V. Fotos: Agrícola Ocoa.

Exportar su modelo productivo de Chile a Colombia no sólo implicó llamar aguacate a lo que en su país de origen llaman palta. Desde el inicio de sus operaciones colombianas en 2015, la compañía chilena Agrícola Ocoa ha debido hacer varias adaptaciones en su manejo agrícola, en la búsqueda de replicar los rendimientos y la calidad de su producción chilena de Hass.

“En Chile manejamos plantas Hass de 18 o 20 años con buena productividad, mientras que en Colombia vemos que las plantas han ido bajando su vida útil», dice Luis Guillermo Rangel, gerente de Agrícola Ocoa en Colombia. «Antes duraban 15 años, luego 10 años y ya algunos hablan de una durabilidad de solo 7 u 8 años. Esto implica un reto técnico para lograr que por lo menos las plantas puedan llegar a tener una vida productiva de 15 años, que sería rentablemente lo ideal”.

Para ello, Rangel señala que ha debido trabajar con distintos patrones nativos y con un vivero propio donde está iniciando la producción de plantas clonales.

Los contratiempos no han impedido el desarrollo del proyecto en lo que siguen viendo alto potencial debido a las condiciones climáticas y agronómicas, la vocación agrícola de las personas, la riqueza hídrica, sumado a la ubicación geográfica de Colombia. Estos fueron algunos de los factores claves que tuvo en cuenta la compañía para instalarse en el país, siguiendo a un puñado de firmas chilenas que buscan exportar su expertise en palta al aguacate colombiano. Hoy, Ancoa cuenta en Colombia con dos plantaciones propias, una en el municipio de Urrao, departamento de Antioquia y otra en el corregimiento La Tulia, en el Valle del Cauca, en las que suma cerca de 120,000 plantas Hass.

“Estamos exportando la fruta que producimos en Colombia a Países Bajos, España, Alemania, Argentina y EE UU y vamos a iniciar los envíos al Reino Unido y para el próximo año, Chile”, precisa Rangel.


“Estamos exportando la fruta que producimos en Colombia a Países Bajos, España, Alemania, Argentina y EE UU y vamos a iniciar los envíos al Reino Unido y para el próximo año, Chile”.

Luis Guillermo Rangel, gerente de Agrícola Ocoa en Colombia


La adaptación del modelo ha implicado también enfrentar una pluviometría muy distinta a la de su país de origen. La alta presencia de lluvias en Colombia ha llevado a que la firma plante sus campos en camellones, montículos de tierra que replican las jorobas de un camello, con una altura aproximada de 1.20 metro y dos metros de ancho.

Otra tecnología que adaptó la empresa es el riego tecnificado pues en Colombia a pesar de tener en promedio 1,800 mm de precipitaciones al año es necesario disponer del fertirriego en las épocas secas para no perder calidad en la fruta y poder llegar con una fruta más equilibrada y sin sufrir estrés por falta de agua que puede suplir 15 días sin lluvia en época seca.

Para el diseño del sistema de riego tecnificado en los dos campos colombianos, en Urrao y La Tulia, la empresa trabajo con técnicos colombianos y fue la empresa Netafim Colombia la que hizo el montaje del sistema de fertirriego. Si bien en un primer momento instalaron micro aspersores, hoy en día están trabajando con riego por goteo buscando más eficiencia en la fertiirrigación. Los 2 sistemas de riego bien manejos cumplen la expectativa de producción que se pide manejada vía riego.

VIVERO PROPIO PARA PLANTAS CLONALES

Uno de los inconvenientes que vivió Ocoa fue la disponibilidad de plantas de calidad. Según Rangel, los viveros que contaban con plantas de buena calidad tenían dificultad para cumplir con las entregas y eso les generó atrasos. “Por ejemplo, en Urrao las fincas que pensábamos terminar de plantar en un año, se llevaron casi dos años plantándolas, significando una importante pérdida económica. Por eso es que decidimos montar nuestro propio vivero: el Vivero Ocoa”.

“En vista que los campos en el Valle del Cauca ya fueron sembrados con plantas del Vivero Ocoa se inició la venta a terceros con material de muy buena calidad, con registro ICA y con todos los controles fitosanitarios necesarios”, dice Rangel.

Por otro lado señala que, además de las plantas por semillas están iniciando el desarrollo de plantas clonales; serán plantas que van a garantizar la durabilidad del cultivo, la calidad de la fruta y un desarrollo muy uniforme de los árboles, la planta clonal dará mayor seguridad de durabilidad sobre todo por las condiciones climáticas con las que cuenta el país.

La compañía empezó produciendo en semilla 5,000 plantas y actualmente la producción es de 60,000 plantas. En clonales están dando sus primeros pasos y la meta es producir inicialmente unas 5,000 plantas de clonales para luego irlo masificando, según puntualiza el gerente de Agrícola Ocoa.

CALIDAD CHILENA VERSUS COLOMBIANA

“La calidad de nuestra fruta es buena comparada con aquella producida en Chile, pero si se mira a nivel país, todavía falta mucho por aprender para darle un buen manejo, cosecharla en el momento adecuado y tener un buen régimen de fertilización», dice Rangel.

Agrega que Agrícola Ocoa es una empresa mediana, enfocada en entregarle al cliente una fruta de muy buena calidad y de excelente aceptación por el consumidor final. «Mientras no logremos estos estándares de calidad, la empresa no seguirá creciendo y su esfuerzo se centrará en fortalecer los sistemas de producción, mejorando el conocimiento de las condiciones en Colombia, capacitando nuestros colaboradores en el uso eficiente de la tecnología y modelos de gestión.


“La calidad de nuestra fruta es buena comparada con aquella producida en Chile, pero si se mira a nivel país, todavía falta mucho por aprender para darle un buen manejo, cosecharla en el momento adecuado y tener un buen régimen de fertilización”.

Luis Guillermo Rangel, gerente de Agrícola Ocoa en Colombia


No obstante, el productor señala que en Colombia encontraron condiciones que son una ventaja frente a Chile. Una de ellas es justamente el alto nivel de las precipitaciones. “En el país somos muy bendecidos con las lluvias, aunque en exceso nos causan problemas, preferimos tener lluvias y abundante agua”, a diferencia de otros países como en Chile donde cada año es menor la disponibilidad de agua.

Otra de las grandes ventajas que vieron en Colombia es la disponibilidad y calidad de mano de obra con vocación agrícola, con gente muy interesada en poder superarse y perfeccionarse junto a la empresa.

La relación con los trabajadores ha sido un eslabón esencial de su modelo colombiano. Por eso, la firma se puso la meta de no tener analfabetismo entre sus colaboradores. Para ello, creó la Escuela Ocoa, que está acompañada por Comfama y la Universidad Católica de Oriente. Gracias a ello han fortalecido la educación de los trabajadores, logrando bachilleres egresados de esta escuela. Además, la empresa les ofrece capacitaciones y cursos constantemente. En las comunidades donde tienen presencia ayudan a las escuelas con salones de internet y con jornadas de salud visual, aporte en infraestructura y jornadas de esparcimiento y diversión para los niños de las comunidades cercanas.

Junto a ello, la firma se puso como objetivo especial la conservación del medio ambiente. En Urrao, la compañía cuenta con 100 ha de bosque nativo, convirtiéndolas en una despensa hídrica muy importante, no solo para el cultivo, sino también para las comunidades vecinas. En la Tulia, en el Valle del Cauca, también conservan bosque y muchas especies de aves para favorecer el medio ambiente.

Artículos relacionados