icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2020 | Enfermedades

Botrytis 2019/20, cómo enfrentar la próxima temporada

Marcela Esterio Grez, Ing. Agr. Mg. Cs. Prof. asociado, Laboratorio de Fitopatología Frutal y Molecular Facultad de Ciencias Agronómicas Universidad de Chile

Si hacemos una encuesta a los productores de uva de mesa sobre cómo fue la suma para la resta de incidencia de Botrytis en la temporada recién pasada, la gran mayoría dirá que tiene la enfermedad ya dominada, que aparentemente dejó de ser un problema…. Y que los programas aplicados fueron exitosos… veamos.

En parte pueda que tengan razón porque la temporada 2019/2020 fue una temporada atípica, de muy bajas o -mejor dicho- de escasas condiciones favorecedoras de infección de Botrytis, por lo que los programas más livianos de control lograron en la mayoría de los casos, resultados aceptables. ¿Cuál es el problema? el problema es que como nadie es brujo, para la próxima temporada los mismos programas no necesariamente pueden generar los mismos resultados.

ASPECTOS POSITIVOS DE UNA TEMPORADA ATÍPICA  (De escasas condiciones favorecedoras para Botrytis)

En primer lugar cabe destacar que en una temporada de escasas condiciones favorecedoras, en donde la presión de selección por fungicidas es menor, si hay un resultado que es realmente positivo y que es esperable que ocurra en algunos casos, dice relación con la recuperación del nivel de sensibilidad de las poblaciones a carboxamidas e hydroxyanilidas, dos de las familias de fungicidas de alta eficiencia más importantes. Estas familias forman parte de los programas de control, pero en los últimos años, por un uso reiterativo o -más bien- por un posicionamiento inadecuado, han mostrado incrementos sustanciales de resistencia en las poblaciones de Botrytis a nivel nacional. Al respecto, como ya se ha señalado en artículos anteriores, la pérdida de sensibilidad (o resistencia) a estas y otras moléculas, está asociada a cambios genéticos (mutaciones) y algunas de estas mutaciones, son más agresivas y persistentes en el tiempo,  y -por lo tanto- más difíciles de eliminar. Lamentablemente éstas son las que predominan en las poblaciones locales en Chile (Véase Figura 1, en donde se indican los valores EC50 promedio a fenhexamid y boscalid, presentados por poblaciones de Botrytis monitoreadas en 5 predios, en floración y precosecha, durante la temporada 2018/19 y su correspondencia genotípica (mutaciones predominantes)) en los aislados resistentes a estas 2 importantes familias de fungicidas).

Visita el sitio web

Figura 1. Valores EC50 promedios y mediana de aislados de botrytis recuperados en floración y precosecha de la temporada 2018/19, desde 5 predios localizados en Región Metropolitana. La mayoría de los aislados superan el punto de corte de sensibilidad para fenhexamid y boscalid, y las mutaciones predominantes asociadas a éstos en los aislados resistentes a Fenhexamid (Hydroxyanilida) son F412S y F412I y en el caso de boscalid (Carboxamida) P225H y H272R.

Como se puede observar en dicha figura, en floración y en precosecha existió un predominio de aislados resistentes a fenhexamid y a boscalid. Se consideran aislados resistentes a fenhexamid cuando el valor EC50 promedio supera las 2 ppm (inicialmente se consideraba como resistente cuando era mayor a 0,17 ppm), y en el caso de boscalid cuando dicho valor supera las 14,7 ppm. Según los análisis moleculares realizados por HRM qPCR (Poyecto FIA PYT-2016-0243), las mutaciones predominantes en los aislados resistentes a fenhexamid eran las asociadas a los cambios de aminoácidos en el gen erg27 en la posición 412 de Fenilalanina por Serina (F412S) y de Fenilalanina por Isoleucina (F412I), y en una muy baja proporción al cambio de Fenilalanina por Valina (F412V).

De estas tres mutaciones, como se observa en la Figura 1, predominan tanto en floración como en precosecha los aislados que presentan la mutación F412S y en una menor proporción los aislados con la mutación F412I. En el caso de los aislados resistentes a boscalid (carboxamidas), en las poblaciones de Botrytis chilenas, dos son las mutaciones predominantes. El cambio en la subunidad B de la enzima succinato deshidrogenasa (sdhB), en la posición 225 de Prolina por Histidina (mutación P225H) y los aislados del hongo que presentan el cambio en la posición 272 de la misma enzima, en donde se cambia Histidina por Arginina (H272R).

Por otro lado, es importante señalar que, según estudios recientes (memoria de Titulo U. de Chile, M. Azocar), los aislados mutantes que predominan en las poblaciones locales a ambos fungicidas, presentan la misma capacidad de sobrevivencia que los aislados sensibles.

¿QUÉ IMPORTANCIA O SIGNIFICANCIA TIENE ESTA INFORMACIÓN?

Creemos  que es importante porque se sabe -por estudios previos- que los aislados de Botrytis resistentes a fenhexamid, que tienen las mutaciones F412S y la F412I, son los más virulentos, tanto a 0°C como a 20°C, además de tener la misma capacidad de sobrevivencia que los aislados sensibles. En cambio, en los aislados resistentes a boscalid, los más agresivos son los P225H, que se incrementan desde floración a precosecha, así como los H272R. Aunque generalmente estos últimos predominan en floración por sobre los P225H, pero en precosecha tienden a disminuir (Figura 1).

En estas últimas temporadas hemos efectuado varios estudios bajo condiciones controladas, tanto de campo como bioensayos en laboratorio, que nos han permitido determinar el real efecto de algunas de estas moléculas alternativas -no residuales- utilizadas como complemento de los fungicidas de alta eficiencia (fungicidas de síntesis). Evaluamos su efecto sobre los parámetros de eficacia de control de Botrytis, considerando niveles de infección y pudrición final, por un lado; así como también su efecto sobre los aislados resistentes, mutantes.

Figura 2. Resultados Bioensayo. Evaluación del efecto de aplicaciones de fenhexamid (Fe), boscalid (Bo), DF-100 (BC-1000®), Melaleuca alternifolia (Ma) (Timorex Gold®), y agua destilada y estéril como tratamiento control (Tc), sobre aislados de Botrytis cinerea sensibles y resistentes a fenhexamid y a boscalid. Resultados señalan el diámetro de la lesión provocado por los distintos aislados al inocularse 48 horas post-aplicación de tratamientos. El tratamiento control presentó el mayor diámetro de la lesión). En una condición de sensibilidad (Ss), los fungicidas tradicionales son los más efectivos (Fe y Bo). En una condición de alta resistencia a boscalid, fenhexamid otorgó el mayor efecto, y a la inversa boscalid el mayor control sobre los aislados resistentes a fenhexamid. Finalmente, las MAnR, BC y Ma presentaron un interesante efecto sobre los aislados resistentes a fenhexamid y a boscalid que predominan en las poblaciones locales (Proyecto Convenio U. de Chile / Chemie S.A., 2019).

En uno de estos bioensayos realizados bajo condiciones controladas sobre bayas de cv. Thompson Seedless, evaluamos el efecto preventivo de dos de estas moléculas (DF-100/ BC-1000® y Melaleuca alternifolia/Timorex Gold®) aplicadas 48 horas previo a una condición de infección (inoculaciones artificiales) en el control de aislados mutantes resistentes a fenhexamid (F412S y F412I) y a boscalid (P225H y H272R) y de aislados sensibles a estas moléculas fungicidas (ver Figura 1 y Figura 2), detectándose aspectos muy interesantes:

1°.  Obviamente los fungicidas de síntesis tienen un mayor efecto sobre los aislados de Botrytis sensibles, sin embargo, no se detectaron grandes diferencias respecto del efecto logrado por una de estas moléculas (Timorex Gold®).

2°. Que habría una eficacia diferencial de boscalid sobre los aislados resistentes a fenhexamid y viceversa, de fenhexamid, sobre los aislados resistentes a boscalid, lo que corrobora o ratifica el uso intercalado de estas moléculas en precosecha. Similar resultado se observó en otro estudio cuyo objetivo fue determinar el efecto de las distintas hydroxyanilidas y aminopyrazolinona y de algunas de las carboxamidas actualmente registradas en el país, sobre aislados sensibles y resistentes a fenhexamid y a boscalid (Memoria de Título U. de Chile, N. Briceño, data aún no publicada). Un resultado interesante de ese estudio indica que, aunque no se detectaron diferencias estadísticamente significativamente entre la formulación original de fenhexamid respecto de las dos formulaciones genéricas actualmente disponibles en el mercado nacional, la original presentó un leve mayor efecto sobre los aislados resistentes a fenhexamid.

3°. Que las moléculas alternativas utilizadas presentaban una eficacia comparable y en algunos tiempos, superiores a boscalid o a fenhexamid, en el control de los respectivos aislados mutantes resistentes.

Figura 3. Evaluación del efecto de aplicaciones preventivas de Botristop® (extracto de Quillaja saponaria) v/s Timorex Gold® (Melaleuca alternifolia) y un control (agua destilada y estéril), sobre infecciones artificialmente realizadas con aislados sensibles y resistentes a fenhexamid y a boscalid, sobre bayas cv. Thompson Seeddless, 2, 24, 48 y 72 horas post-aplicación de tratamientos, utilizándose la misma metodología descrita en Figura 2. (Fuente: Ch. Copier y M. Esterio, Lab. de Fitopatología Frutal y Molecular, U. de Chile).

Figura 4. Efecto de la incorporación de Moléculas Alternativas no residuales (MAnR) en programas de control de Botrytis, en una temporada de escasas condiciones favorecedoras de infección (temporada 2019/2020)

En otro estudio, más acotado, pero utilizando la misma metodología de Bioensayos descrita en la Figura 2, al evaluar el extracto de Quillay (Botristop) v/s el extracto de Melaleuca alternifolia (Timorex Gold®), se obtuvieron resultados bastante similares, detectándose -eso sí- un mayor efecto de estos extractos cuando las aplicaciones se realizaban con una más antelación frente a una condición de infección. Probablemente por efecto de la acción de metabolitos secundarios y posiblemente también por participar en la activación de mecanismos de defensa en la planta (Figura 3).

EVALUACIÓN A NIVEL DE CAMPO

En base a estos resultados decidimos seguir evaluando, pero ahora a nivel de campo. En esta temporada de escasas condiciones para Botrytis el programa que consideró aplicaciones intercaladas de extractos de plantas aplicados entre los fungicidas base, comúnmente utilizados en envero y precosecha, presentó un menor porcentaje de pudrición que el idéntico tratamiento sin estas aplicaciones. Podríamos señalar que le dimos el ‘palo al gato’, menor pudrición y además menor cantidad de residuos, pero CUIDADO, la temporada recién pasada no es la más adecuada para sacar este tipo de conclusiones y menos aún como para indicar que ESTE TIPO DE PROGRAMA ES EL MODELO A SEGUIR al momento de Diseñar el Programa de Control de próximas temporadas (Figura 4).

ASPECTOS A CONSIDERAR PARA EL DISEÑO DE UN PROGRAMA ÓPTIMO DE CONTROL

Estimamos que la situación que se enfrentará la próxima temporada no va a ser tan difícil de manejar, porque en la 2019/20 los programas de control fueron más livianos, por lo que se ejerció una menor presión de selección sobre Botrytis, siendo esperable una disminución de los niveles de resistencia de las poblaciones del hongo. Sin embargo, para tener éxito, independientemente de las condiciones climáticas imperantes, es fundamental realizar un programa fuerte en floración. Que considere una protección desde inicio a término de flor, posicionando a la mezcla cyprodinil & fludioxomil al inicio de flor o entre 30 a 50% flor, porque es la mezcla fungicida que hasta hoy sigue manteniendo niveles aceptables de eficacia o no presentando a la fecha problemas de pérdida de sensibilidad en las poblaciones de Botrytis.

 

Recuadro 1.

Principales Moléculas fungicidas de síntesis de alta eficiencia, actualmente en uso y con registro en Chile (lista no excluyente).

BOTRYTICIDAS (acción sobre Botrytis (b) y algunos agentes asociados a pudrición ácida (pa))

• Boscalid (b)

• Fenhexamid (b)

• Fenpyrazamine (b)

• Isofetamida (b)

• Pyrimethanil /mepanipyrim (b/pa)

BOTRYTICIDAS en mezcla (acción sobre botrytis (b), algunos agentes fungosos asociados a pudrición ácida (pa) y oídio)

• Adepidyn & fludioxonil (b/o/pa)

• Cyprodinil & fludioxonil (b/pa)

• Fenhexamid & fludioxonil (b/pa)

• Fluopyram & pyrimethanil (b/o/pa)

Otras Mezclas doble propósito, con mayor acción sobre Oídio (o), con efecto sobre mildiú (m), y algunos hongos asociados con pudrición ácida (pa)

• Pyraclostrobin & boscalid (o/m/b/pa)

• Azoxystrobin & difenoconazole (o/m/b/pa)

• Kresoxym Methyl & boscalid (o/b)

• Trifloxystrobin & tebuconazole (o/b)

• Trifloxystrobin & pyrimethanil (o/b/pa)

¿QUÉ OTRAS MOLÉCULAS PUEDEN INCORPORARSE EN ESTE PERIODO?

La elección dependerá del mercado a donde se pretende llegar con la fruta. Entre las alternativas que se pueden considerar para aplicar en inicio de flor o, más bien, en preflor, se encuentran isofetamida (Kenja®), las mezclas fluopyram & pyrimethanil (Luna Tranquility®) o adepidyn & fludioxonil (Miravis Prime®) e incluso también boscalid; si es que en el predio no se ha ejercido una presión de selección muy alta para este fungicida. Siguiendo después, como ya se ha indicado, con la mezcla cyprodinil & fludioxonil y terminando flor con una molécula fungicida de distinto modo de acción, como fenpyrazamine (Véase Recuadro 1). Pero si el periodo de flor es más largo, debería considerarse la incorporación -entre inicio y 50% flor- de alguna alternativa no residual; preferentemente extractos de plantas, que además de tener efecto sobre Botrytis, controlen Oídio (Melaleuca alternifolia [Timorex Gold] o Hidrogenocarbonato de potasio [Kaligreen]).

Lo que se aplique desde envero a cosecha dependerá de las condiciones climáticas que se den en la temporada. Para envero se deberá preferir mezclas que tengan un efecto sobre Botrytis, pero también sobre los hongos asociados a Pudrición Ácida (Recuadro 1), que fue uno de los problemas que más se detectó a la llegada a los mercados de destino e incluso en los predios al momento de la cosecha. Esto se debió a las características propias de la temporada y a que algunos programas de control fueron más livianos.

Entre los fungicidas de alta eficiencia que podrían utilizarse en ese período destacan las mezclas fungicidas cuyos ingredientes activos tengan un efecto complementario, por ejemplo sobre la germinación de conidias y por otro lado, sobre elongación y crecimiento miceliar. Es por ello que en la mayoría de los programas de este período, ya sea en envero o precosecha, se incluye a cyprodinil & fludioxonil, pyrimethanil y a Fenhexamid. Últimamente también se incluye a la mezcla fenhexamid & fludioxonil. Es importante complementar la acción de estos fungicidas de síntesis con aplicaciones intercaladas de las moléculas alternativas, no residuales. Extractos de plantas, extractos de cítricos suplementados con Cobre y algunos antagonistas biológicos en base a Bacillus spp. o mezclas con cepas mejoradas de Trichodermas y Bacillus, los que han demostrado tener un buen efecto secante sobre las infecciones en precosecha (ManR: Véase Recuadro 2).

 

Recuadro 2.

Las Moléculas Alternativas no Residuales (MAnR) son un muy buen complemento para lograr una mayor eficacia en los Programas de Control de Botrytis (lista no excluyente)

Entre estas moléculas destacan los extractos de plantas como el extracto de la planta del Té, Melaleuca alternifolia (Timorex Gold®), extractos de Quillaja saponaria (Botristop®), extracto de Swinglea glutinosa (EcoSwing®) y los extractos de Cítricos, como BC-1000®, que fue la primera molécula de esta naturaleza que se introdujo en Chile y a nivel mundial en 1992, como una medida de control antirresistencia de las poblaciones de botrytis predominantes en esos años, (benzimidazoles y dicarboximidas), Citrus SL®, y varias otras formulaciones de este tipo de extractos solas o con cobre (efecto botrytis + pudrición ácida).

También se incluyen en este grupo algunas formulaciones de antagonistas biológicos en base a cepas de Trichodermas spp. (Trichonativa®) y varias otras formulaciones en mezclas con otros antagonistas fungosos (Mamull®).

Cepas mejoradas de Bacillus spp. como Serenade® (B. subtilis), y nuevas formulaciones de Bacillus (BAS 97471F), actualmente en etapa de registro en Chile, así como las mezclas de cepas mejoradas de Trichodermas con cepas mejoradas de Bacillus, cuyo efecto ya se ha indicado. Al utilizarse antagonistas biológicos se debe considerar el tiempo necesario entre la aplicación de los biológicos y los fungicidas de síntesis, o a la inversa, de manera tal de no afectar la eficacia de los productos biológicos.

Por otro lado, comparten también esta denominación de moléculas alternativas no residuales algunas formulaciones en base a sales como el hidrogenocarbonato de K (Kaligreen®), y algunos activadores de mecanismos de defensa como el extracto de Reynoutria sachalinensis (Regalia®) entre otros.

Es importante destacar que, si existe alguna época en la que fenhexamid es la molécula base, clave, esa época es precosecha. Aunque los niveles de resistencia de las poblaciones se mantienen e incluso e incrementan por un uso reiterativo y en épocas no adecuadas, en precosecha forma parte de los programas. Es recomendable aplicar, previo o posterior a  fenhexamid, una molécula alternativa no residual, así como también un fungicida de distinto modo de acción, de amplio registro en los mercados de destino, que tenga acción sobre los aislados resistentes a fenhexamid, como puede ser boscalid. Estas son medidas que con el tiempo permitirán recuperar la sensibilidad de las poblaciones de Botrytis a esta importante molécula.

Finalmente, es importante señalar que el Laboratorio de Fitopatología Frutal y Molecular de la Universidad de Chile ha generado más información sobre otras moléculas alternativas (ManR), que no se presenta en este artículo por estar éstas en etapa de desarrollo y/o registro. En la actualidad está trabajando en un nuevo sistema de detección de aislados resistentes que podrá utilizarse previo a la flor y en precosecha, permitiéndole a la industria de uva de mesa contar oportunamente con esta información, para así seleccionar el programa de control más adecuado a cada condición…, “saber ahora, para aplicar mañana”… 

Sin duda este será un gran aporte, ya que todas las tecnologías actualmente disponibles entregan la información que permite definir el programa a utilizar posteriormente, o incluso para el diseño del programa de la siguiente temporada. Con este nuevo sistema, previo a flor y previo a precosecha, sabremos cómo es la población a nivel local-predial y podremos definir el programa más eficaz para controlarla, a solo entre 24 y 48 horas de haber colectado las muestras en flor y precosecha.