icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2021 | Empresas

Con importantes beneficios al desarrollo productivo en cerezo

BIOAMINO-L® Potente activador de la vida en los suelos

Bioamino-L® un alimento para los microorganismos benéficos del suelo, que potencia fuertemente el desarrollo de raíces, devolviendo la vida y el potencial productivo a los suelos. Resultados de ensayos revelan obtención de mejores rendimientos, calibres y condición de fruta en cerezos.

Daniela Karlezi, Ingeniero Agrónomo, Agente Técnico I + D, Aminochem  –  Carlos Baier, Ingeniero Agrónomo, Head of Technical Department Aminochem.

El mejoramiento y recuperación de la calidad de los suelos es hoy en día uno de los aspectos más relevantes en la agricultura. En Aminochem, comprometidos con los desafíos actuales de protección del medio ambiente, bajo el concepto de economía circular transformamos subproductos de la industria salmonera, una materia prima de alta calidad biológica, en fertilizantes, bioestimulantes, activadores de suelo y aceite agrícola, todos productos amigables con el medio ambiente que reportan altos beneficios al suelo y a las plantas, permitiendo desarrollar una agricultura sustentable, regenerativa, y un mejoramiento de la calidad de los suelos.

Nuestro bioestimulante Aminoterra® en sus diferentes versiones con más de 20 años en el mercado ha demostrado su potente actividad en la prevención y recuperación de plantas sometidas a diferentes tipos de estrés bióticos y abióticos, con una rápida respuesta de parte de estas frente a las aplicaciones del producto. La temporada recién pasada, Aminoterra® cumplió un rol clave en cerezos al contribuir a un mejor balance en la relación hoja/fruto.

Figura 1. Cromatografía circular de suelo. Tratamiento con Bioamino-L®: 60 l/ha precosecha y 10 l/ha postcosecha, aplicados en drench en cv. Santina/MaxMa14, Palquibudi, Rauco, Región del Maule, 2020/21 INNOVAFRUT.

En las últimas temporadas hemos hecho un fuerte desarrollo de Bioamino-L® como un potente activador de suelos, compuesto por materia orgánica, polipéptidos, hidratos de carbono, ácidos fúlvicos, macro y micronutrientes. La materia orgánica presente en Bioamino-L® es de tipo lábil o activa, altamente degradable por parte de los microorganismos del suelo, representando para estos una interesante fuente de alimento. Las aplicaciones de Bioamino-L® han demostrado devolver la vida a los suelos, incrementando el desarrollo de microorganismos, macroorganismos –como lombrices, chanchitos de tierra– y micorrizas. A la vez, la actividad de estos tiene un impacto positivo directo sobre la estructura de los suelos, mejorando la aireación, la infiltración y su resistencia a la erosión. Estudios de cromatografía circular indican buenas propiedades del suelo, mejor aireación, un contenido más robusto de materia orgánica y mejor sanidad en los tratamientos con Bioamino-L® (figura 1). Una buena actividad biológica del suelo es un indicador de su calidad y sanidad.

Figura 2. Abundante sistema radical con alta cantidad de raicillas absorbentes. Uso de Bioamino-L® en programa Aminochem, cv. Regina/Gisela5, Agrícola Chisa, Mulchén, Región del Biobío, 2020/21.

Uno de los efectos más contundentes de Bioamino-L® es la potente respuesta que genera a nivel de raíces. En cerezos, la estrategia se ha basado en aplicaciones de precosecha y postcosecha. Se ha observado que Bioamino-L® acelera la activación del sistema radical con la formación de nuevas raicillas, dotando a las plantas tempranamente de un contundente sistema radical activo tanto para la absorción de nutrientes como para la producción hormonal, dando paso al intercambio que se produce entre raíces y microorganismos a nivel de la rizosfera, en el momento en que las plantas más lo necesitan. Las aplicaciones de postcosecha están enfocadas en la acumulación de reservas de la planta para la siguiente temporada de brotación (figura 2).

Figura 3. Respiración de suelo acumulada (kg C-CO2/ha) en un huerto de cerezo cv. Regina en etapa de formación. Purranque, Región de los Lagos, 2020/21.

Mediciones realizadas en ensayos propios en la zona de Purranque en un huerto en formación muestran un 20% más de raíces en profundidad, un 66% más de materia orgánica, además de un aumento de 2°C en la temperatura del suelo a 30 y 60 cm de profundidad respecto del testigo, cuando se aplicó Bioamino-L® dentro de un programa Aminochem basado en Bioamino-L® (40 l/ha/temporada) y Aminoterra® (20 l/ha/temporada), ambos parcializados en aplicaciones entre pre y postcosecha, más AminoRoot (4 l/ha/temporada) parcializados en los flush radiculares. El aumento de la actividad biológica se ve reflejado en una mayor respiración de suelo acumulada (figura 3).

Figura 4. Distribución de calibres en cv. Santina/MaxMa 14. Palquibudi, Maule, 2020/21 (INNOVAFRUT).

Adicionalmente se ha visto en diferentes ensayos, tanto propios como realizados por terceros, cómo las aplicaciones de Bioamino-L® han tenido un efecto positivo en la condición de la fruta, mayor peso de fruto, más materia seca de frutos y un desplazamiento de la curva de calibres hacia aquellos más grandes (figuras 4, 5 y 6).

Figura 5. Distribución porcentual de calibres. Ensayo con Bioamino-L® en Santina/Gisela® 12, Rosario, Rengo, 2017/18 (AVIUM).

Figura 6. Distribución de calibres con programa Aminochem en Regina/Gisela® 5. Mulchén, 2020/21.

En un ensayo realizado por la empresa INNOVAFRUT en Santina/MaxMa14 en Palquibudi, Rauco, Región del Maule, durante la temporada 2020/21 con aplicaciones de Bioamino-L® en pre y postcosecha (cuadro 1), se observó una potente formación de raíces en los primeros 20 cm de suelo frente al testigo sin aplicación.

Cuadro 1. Tratamientos con Bioamino-L® en cv. Santina/MaxMa 14. Palquibudi, Rauco, Región del Maule, 2020/21 (INNOVAFRUT).

Los tratamientos con Bioamino-L® lograron aumentos en la materia seca del fruto (cuadro 2), mayor porcentaje de fruta en los calibres más grandes (figura 4 a y b), mayor concentración de fruta en color caoba y una mejora en parámetros de calidad de la fruta tanto en cosecha como después de guarda, con fruta de mejor firmeza y más sólidos solubles después de una guarda de 28 días respecto del testigo (cuadro 2).

Cuadro 2. Materia seca a cosecha y calidad de fruta después de 28 días de guarda. Bioamino-L® en cv. Santina/MaxMa14, Palquibudi, Maule, 2020/21 (INNOVAFRUT).

Los tratamientos con Bioamino-L® presentaron menores porcentajes de fruta con defectos y mayores porcentajes de fruta de exportación que el testigo. Mediante análisis biológicos del suelo se determinó una mayor actividad biológica, mejor nivel de sanidad y mayor cantidad de unidades formadoras de colonias en el suelo para los tratamientos con Bioamino-L®.

Resultados similares se obtuvieron en una experiencia desarrollada con AVIUM durante la temporada 2017/18 donde se evaluó un tratamiento de pre y postcosecha de Bioamino-L® en cerezos variedad Santina sobre Gisela® 12, en un huerto plantado el año 2014 en la zona de Rosario, Rengo. Allí se obtuvo un aumento en el rendimiento de 3.266 kg respecto del testigo, con una curva de calibres desplazada hacia los tamaños más grandes, sin afectar la calidad de la fruta, lo que incidió en un mayor retorno a productor (cuadro 3 y figura 5).

Cuadro 3. Producción y parámetros de fruto. Ensayo con Bioamino-L® en Santina/Gisela® 12, Rosario, Rengo, 2017/18 (AVIUM).

Figura 7. Efecto sobre las raíces en Regina/Gisela® 5. Mulchén, 2020/21. a) Sector testigo. b) Sector programa Aminochem.

En ensayo propio realizado en un huerto de cerezos en etapa de producción, cultivar Regina sobre Gisela® 5, en Agrícola Chisa, Mulchén, Región del Biobío, durante la temporada 2020/21, se evaluó un programa Aminochem basado en Bioamino-L® (40 l/ha/temporada) y Aminoterra® (20 l/ha/temporada), ambos parcializados en aplicaciones entre pre y postcosecha, más AminoRoot (4 l/ha/ temporada) parcializados en los flush radiculares. Nuevamente se obtuvo una mejor condición de fruta con resultados superiores al testigo (cuadro 4) y con una distribución de calibres desplazada hacia los tamaños más grandes (figura 6). El crecimiento radicular en comparación al testigo fue espectacular (figura 7).

Cuadro 4. Parámetros de fruto con programa Aminochem en Regina/Gisela® 5. Mulchén, 2020/21.

CONTACTO:

contacto@aminochem.com

www.aminochem.com