icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Empresas

16 de mayo de 2022
Cherry Knipp

Árboles mejor formados y adelantos en la producción de cerezas

Árboles mejor formados y adelantos en la producción de cerezas

Grupo Los Olmos importó desde Holanda una nueva técnica que le permite obtener plantas a raíz desnuda terminadas, de dos años, con una gran cantidad de anticipados. Gracias a este sistema, se logra una mejor formación de las plantas, lo que es ideal para climas más fríos. Además, permite adelantar los flujos productivos en zonas más tempranas.

Desde su fundación en 1987, Grupo Los Olmos ha estado a la vanguardia en sus distintas unidades de producción. Su vivero de frutales, que dio origen a esta empresa, ha ido incrementando la cantidad y amplitud de su oferta, especialmente en cerezos. Es así como, de los 1,7 millones de plantas que produce al año, un millón corresponde a esta especie.

Hoy tiene disponibles 21 variedades, seis portainjertos y cuatro formatos de plantas en cerezos. Esto se debe, en buena parte, a su Departamento de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I), encargado de evaluar y desarrollar ideas de mejora, como también de estar al tanto de las novedades del mercado.

Una de ellas corresponde al formato de planta Cherry Knipp, que se ocupa con conducción en eje central. Se trata de un portainjerto injertado con una variedad que crece durante 2 temporadas, la cual tiene ramificaciones laterales. Nacido al alero del asesor holandés en cerezo, Ronald Vermeulen, el sistema apareció en el radar del Grupo Los Olmos cuando Uwe Pfeil, uno de sus fundadores junto a Luis Ahumada, lo conoció en una gira a Europa. Pronto empezó a tener buena aceptación en Chile.

“Nosotros estamos con una presencia muy fuerte en el sur del país, en la Región de Los Lagos. Ahí el clima es muy similar al de las zonas productoras de cereza en Alemania y Holanda. Para ellos el uso de Cherry Knipp es una práctica muy habitual. Encuentran inconcebible una planta sin anticipado. De ahí nació nuestra inquietud”, dice Claudio Vial, gerente general de Exportadora Rancagua – Ranco Cherries, empresa que plantó 18 hectáreas en 2020, utilizando este sistema.

El Cherry Knip consiste, básicamente, en la formación de una planta terminada de dos años, a raíz desnuda, con 3 a 5 o 6 o más anticipados que salen del eje, dependiendo de sus distintas calidades. “Para nosotros como vivero, lo difícil de este formato está en controlar la ramificación. Ahí es donde está el juego entre las hormonas que se aplican y las distintas variedades que se producen”, dice Jaime Poblete, Jefe Productos Cerezo de Grupos Los Olmos.

ADELANTAR EL FLUJO PRODUCTIVO

Al entregar el Grupo Los Olmos una planta con un primer piso formado, le permite al agricultor obtener varios beneficios. “El gran desafío en el sur de Chile es lograr los anticipados y con este tipo de plantas, uno los tiene más asegurados, porque llegan desde el vivero. Es un tema más de la arquitectura del árbol”, afirma Claudio Vial.

Se evita, además, la realización de trabajos de formación del árbol y tener que efectuar un gran número de incisiones sobre las yemas, que estimule la ramificación lateral para lograr una producción más precoz. Se trata de un proceso que, además de permitir la entrada de diversos patógenos como hongos de la madera o cáncer bacterial, requiere de una gran cantidad de horas hombre.

Como consecuencia de lograr una buena estructura del cerezo, es posible adelantar su entrada en producción en poco más de un año en relación al uso de un sistema más tradicional. “Al tener ramillas de 1 año, durante la primera temporada se termina de formar el árbol y, al año siguiente, todas esas ramillas tienen fruta. Eso, desde el punto de vista del flujo, es espectacular”, afirma Poblete.

Esto hace que, si bien cada planta tiene un costo 30% superior a una planta terminada tradicional de dos años, la inversión se recupere rápidamente. Es lo que ha sucedido con Ranco Cherries, cuya plantación en La Unión es la más antigua que se ha hecho bajo este sistema provisto por el Grupo Los Olmos. Ya en su cosecha 2021 logró 2.000 kilos por hectárea en promedio (con amplias oscilaciones productivas por planta) y en esta temporada 2023, solo al tercer año del huerto plantado en el campo, podría obtener 10.000 kilos por hectárea. En cambio, con un sistema más tradicional, esa producción se lograría al cuarto o quinto año.

“Con un negocio que está apretándose cada vez más, entrar en producción con una variedad tardía o temprana lo antes posible, cambia el escenario completamente. Por eso, es un tipo de planta que se ocupa mucho en Europa, un mercado muy dinámico donde no tienen tiempo de esperar cuatro o cinco años para estar en plena producción”, explica Jaime Poblete.

Planta 2ª Hoja.

Gracias a estas ventajas, el uso de Cherry Knipp se ve alentador. En la actualidad, Grupo Los Olmos tiene 50.000 plantas disponibles y el próximo año habrá 80.000. Hasta el momento, el vivero está trabajando principalmente con las variedades Regina y Kordia sobre portainjerto Guindo 5, aunque utilizará también Colt y Mericier 14. También está incorporando el uso de variedades tempranas, productivas y de buena ramificación y fertilidad como Sweet Aryana® PA1 UNIBO cv, Nimba cv, Pacific Red cv  y Sweet Gabriel® PA3 UNIBO cv, entre otras, que estarán disponibles para el año 2024.

“El aumento de la demanda por estas variedades tempranas se ve asociada a mejores expectativas de precio y a mayor disponibilidad de mano de obra durante la cosecha, ya que se posicionan generalmente desde fines de octubre a mediados de noviembre. Gracias al sistema Cherry Knipp, quien quiera armar un proyecto en zonas tempranas, en dos años obtendrá retornos”, afirma Poblete.

Si bien la empresa está apostando por formar plantas que se ajusten a las tendencias del mercado, está abierta a realizar proyectos “a la medida” en relación a la combinación entre variedad, portainjerto y cantidad de unidades requeridas.

Con todo, Claudio Vial enfatiza en los cuidados que implica este sistema. “Tenemos una planta tecnológicamente más avanzada, pero debe estar muy bien plantada, con buenos suelos, un riego bien establecido y con un buen programa de fertilización. Si no se hacen bien las cosas, puede ser una mala experiencia”, culmina.

Contacto:

Jaime Poblete

+56 9 4433 3679

[email protected]

www.grupolosolmos.cl

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados