icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Mayo 2020 | Arándanos

Columna de opinión

Arándanos de Chile Temporada 2019-2020: ¿Sigue Chile en el juego?

Andrés Armstrong, director ejecutivo del Comité de Arándanos de Chile.

Los efectos de la crisis sanitaria por Coronavirus son aun difíciles de proyectar. Sin duda habrá un impacto en la economía mundial y cambios en los hábitos de los consumidores que en algunos casos pueden transformarse en conductas permanentes. Habrá desafíos importantes, pero también oportunidades. La industria de alimentos y en particular de la fruta fresca, a pesar de las nuevas condiciones y restricciones, se ha mantenido trabajando para mantener el suministro de alimentos tanto a nivel local como para los mercados externos.

Pero intentemos mirar un poco más adelante y ver hacia donde va la industria del arándano más allá de la crisis sanitaria. Sin duda, hay un nuevo tablero de juego que refleja el nuevo escenario competitivo y que cada temporada se hace más presente en el mercado.

¿Estamos en Chile jugando con este nuevo tablero? ¿O seguimos pensando que es posible seguir haciendo aquello que fue tan exitoso en temporadas anteriores?

En el Comité de Arándanos pensamos que es necesario adaptarse, y rápido, al nuevo escenario donde el aumento de oferta se hace sentir y los mayores volúmenes de diversos orígenes en prácticamente todos los mercados hacen que la calidad, la consistencia y la productividad sean requisitos mínimos. Hay varios que ya se han adaptado a las nuevas condiciones. Otros no.

Si miramos las cifras de Chile, donde los volúmenes aún se mantienen en torno a las 110 mil toneladas exportadas, con bajas en los envíos a Norte América y crecimientos en Europa y Asia, todo puede parecer normal. Es necesario hacer un doble click en los números para ver mejor que está pasando. Por ejemplo, los despachos a Norte América bajan por segundo año consecutivo, pero los orgánicos siguen creciendo y lo que ha salido de la oferta son principalmente variedades que en temporadas anteriores tenían un espacio en el mercado y hoy no.

Si hacemos doble click a las variedades, hay una parte del país que está en una revolución de renovaciones. Mucha superficie se ha renovado ya se empieza a ver más y más oferta de variedades que son más productivas, tienen buena poscosecha y el buen sabor que caracteriza al arándano nacional. Hay quienes ya entendieron que hay variedades que simplemente no tienen espacio en el escenario competitivo actual.

Esta temporada como nunca el Comité de Arándanos trabajó con sus asociados y productores para consensuar un escenario competitivo a partir del cual se transfirieron las acciones para enfrentarlo. Desde las variedades hasta los manejos de huerto, cosecha y poscosecha. Si hacemos doble click en estas operaciones, se verá que de nuevo hay muchos que ya se adaptaron y donde ya se ven resultados positivos.

Hace pocos días se publicó el ‘systems approach’ que permitirá, una vez que sea ratificado, a productores de las regiones de Ñuble y Bio Bio exportar a EE UU sin necesidad de fumigación. Una gran noticia para nuestros arándanos en general y en particular para los productores orgánicos.

Finalmente, en una industria donde hay semanas con mucha oferta, aún es posible jugar en el nuevo tablero y también crecer, pero sólo si se llega con un producto de calidad, en forma consistente y con eficienca en todo el proceso. Sólo estos seguirán en el juego.