icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2019 |Uva de mesa

Antecedentes sobre la calidad de plantas de los viveros en Chile

María Eugenia Arévalo Pimiento, Ingeniero Agrónomo M.Sc.,
      Asesor Técnico Viveros de Chile – AGV.

En la edición de julio de Red Agrícola, referida a la Uva de Mesa, un artículo firmado por el Dr. Italo F. Cuneo y Miguel Tamayo, ambos de la Facultad de Ciencias Agronómicas y de los Alimentos, de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, afirmó que en Chile: “tenemos un problema serio de calidad de plantas” y que la causa probable es “la falta de protocolos unificados, que permitan identificar de manera muy clara las plantas que llegarán a niveles de productividad y calidad de fruta que hoy se necesita”. “Por la alta demanda de plantas y por la presión de los productores se ha generado la comercialización de aproximadamente un 30 % de plantas de mala calidad”. Los autores no indicaron fuentes para esta cifra ni las afirmaciones realizadas.

María Eugenia Arévalo Pimiento.

Al respecto, es importante consignar que lo anterior está lejos de la realidad de nuestro país. Existen 3.097 viveros inscritos en el SAG (Servicio Agrícola y Ganadero), los que son supervisados y cumplen con la rigurosa normativa que les rige (SAG 2019). La producción de plantas está normada en su origen por el Decreto Ley N°3557/1980 sobre Protección Agrícola, que incluye para viveros aspectos como: inscripción, obligatoriedad de control de plagas, garantías de identidad varietal y responsabilidad ante reclamos diversos. La calidad fitosanitaria de las plantas debe cumplir con la Resolución N°981 del 2011, que establece normas para viveros y depósitos de plantas. Posteriormente R. 8908 del 2014, modifica N° 981, de 2011 (Bustos et al., 2019).

Ante el desarrollo frutícola chileno, surge hace 20 años la Asociación de Viveros de Chile (AGV), creada por visionarios empresarios del gremio. Del registro SAG, la AGV cuenta al año 2019, con 50 socios, que representan cerca del 90% de las plantas frutales comercializadas en nuestro país.

El último registro oficial AGV (Anuario 2018), informa de 6.336.081 plantas de vid vinífera y 4.325.693 de mesa comercializadas al año 2017, con un 5% de plantas francas. Esta publicación, que a partir del año 2011 constituye un gran aporte a nuestra fruticultura, se elabora con viveros socios y no socios. Cuando se asevera que, del total, el 30% son de mala calidad, se está afirmando que se han comercializado casi 3.200.000 de plantas deficientes, que auguran el fracaso de 2.900 ha plantadas ese año. Esto dista mucho de la realidad, para un país con logros como los siguientes:

  • Cerca de 50.000 ha de uva de mesa.
  • Proveedor de plantas y genética a diversos mercados.
  • Estándares de calidad reconocidos a nivel mundial.
  • Normativa para producir plantas certificadas de reconocimiento mundial.
  • Programas de mejoramiento genético propios.
  • Viveristas con productos de excelencia, invirtiendo como industria millones de dólares.

La genética de patrones y el manejo de plantas madres data de comienzos de los noventa, en donde todos los clones disponibles en el mercado nacional, de origen francés y americanos llegaron vía cuarentenas, con plantas certificadas y debidamente supervisadas por el SAG, por los principales viveros. Actualmente gracias a un arduo trabajo conjunto SAG / AGV, se cuenta con reconocimiento oficial de varios centros de excelencia en el extranjero, para la internación de materiales sin cuarentena.

La injertación en vides fue un camino sin retorno, no exento de problemas, que ha generado experiencia y un gran aprendizaje. Los viveros actualmente continúan la renovación aplicando tecnología de punta, mejorando los procedimientos, realizando investigación propia, invirtiendo en infraestructura, con soluciones ambientalmente cada vez más sustentables y con mejoras para sus trabajadores. Actualmente se cuenta con una oferta de la mejor genética mundial y la industria ha unificado la calidad de las plantas, en donde la trazabilidad es el punto de partida y una obligación.

Actualmente AGV desarrolla el proyecto Sello de Calidad, adjudicado por el Fondo de Innovación de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA). Todo esto en el marco del concepto “la planta es lo primero”, que representa el pilar fundamental para esta Asociación. Se han realizado estudios, levantado información, consultado a asesores para promover la calidad de las plantas. La Asociación es además un apoyo permanente en mesas de trabajo con autoridades y gremios relacionados, en organización de seminarios, giras y comisiones a diversos países, posicionando a Chile como una plataforma genética para Sudamérica y el mundo.

Este año se comercializa la primera producción de plantas de vides certificadas en Chile, tras décadas de esfuerzo para los protagonistas. Con mejoras en manejos de suelo, riego y sustratos, técnicas de injertación, protocolos sanitarios estrictos y rigurosos planes de manejos, se han exportados grandes volúmenes de plantas. Se ha enfrentado la demanda nacional y externa, unificando productos, cumpliendo rigurosas exigencias internacionales, requisitos fitosanitarios y de calidad, lo que ha significado un aporte fundamental para el desarrollo de la uva de mesa y otros frutales en países como Perú, por citar alguno.

Viveristas y productores de países vecinos nos visitan y el gremio muestra con orgullo sus avances. Es internacionalmente ya reconocida la feria y convención AGRO PLANTTRADE, organizada por el gremio para reunir anualmente a los principales actores de la industria, además de expertos nacionales y extranjeros de prestigio. Esta actividad cuenta con el apoyo fundamental de PROCHILE y auspiciadores de la industria frutícola y viveros. Además, se realizan encuentros regionales del mejor nivel que buscan acercar al gremio con la problemática de los agricultores en cada zona.

Por su parte el SAG, está permanentemente capacitando a Inspectores de viveros y otras áreas relacionadas, en la División de Protección Agrícola. La Unidad de Viveros, cuya Encargada Nacional es la profesional Sandra Bustos, cuenta con un equipo de especialistas, de gran experiencia en el rubro. El curso “Propagación Tradicional de Viveros frutales” se imparte desde el año 2009, dirigido a quienes se desempeñan en el rubro, a nivel nacional.

La AGV tiene un Programa de Capacitación abierto, cuyas charlas son impartidas por el equipo de trabajo AGV, asesores del rubro y por profesionales del SAG, que este año abarcará además investigación generada por universidades y centros de investigación, junto con el rol del SAG y de nuestra Asociación, son fundamentales para el desarrollo de la industria. La AGV está como siempre disponible para trabajar en conjunto con todos los actores para continuar en la senda de desarrollo trazada.

Más información en www.viverosdechile.cl