icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2020 | Cerezos

“Decision Analysis” para apoyar la inversión agrícola en Chile central

Adaptación de los huertos de cerezo a eventos meteorológicos riesgosos

Gonzalo Rojas, Eduardo Fernández, Italo F. Cuneo

El cambio climático y sus consecuencias en diversos sistemas agrícolas han revelado la necesidad de incrementar la adaptabilidad de los huertos a eventos climáticos inusuales. Por ejemplo, en octubre de 2018 se registró una inesperada lluvia de granizo que afectó fuertemente la región de O’Higgins y Maule. En dicha instancia, diversos cultivos frutales que se encontraban en la fase de desarrollo del fruto vieron reducidos sus rendimientos debido a la caída de los mismos.

Figura 1. Mapa de chile (panel derecho) y de las regiones estudiadas en este proyecto donde se cultiva el cerezo (panel izquierdo). Los límites geográficos del cultivo de cereza en Chile están entre las latitudes -32 y -47, marcadas en el panel derecho con línea punteada. Las áreas blancas en la zona centro norte (panel izquierdo superior) y la zona centro sur (panel izquierdo inferior) muestran la división política de las regiones que cubrimos en este estudio. Los distritos de cada región política muestran la proporción de área cultivada con cerezos (paleta de colores azules), de acuerdo al último censo agrícola.

En este sentido, los huertos de cerezo son particularmente sensibles no sólo a eventos de granizo durante la temporada de crecimiento del fruto, sino que también a lluvias ocurridas en el período de pre-cosecha. Se estima que durante la temporada 2014/2015, la producción nacional disminuyó alrededor de un 15% en Chile debido a lluvias que ocurrieron pocos días antes de la cosecha. Lo anterior se tradujo en importantes pérdidas económicas para un gran número de agricultores.

La inversión en medidas de prevención o mitigación de los efectos negativos de eventos climáticos inusuales representa una alternativa para agricultores para enfrentar futuras temporadas. Implementar nuevas tecnologías permitiría a los agricultores incrementar las probabilidades de mejorar su competitividad y alcanzar mejores precios. Sin embargo, tomar la decisión de invertir bajo escenarios futuros complejos, de elevado riesgo e incertidumbre, es un desafío para muchos agricultores.

Los sistemas de cubiertas en huertos frutales tienen el potencial de disminuir algunos de los impactos negativos de la mayor parte de los eventos meteorológicos de riesgo, lo que permitiría a los agricultores asegurar un alto porcentaje de rendimiento exportable. Además, se ha sugerido que este sistema también ofrece beneficios secundarios tales como un mayor calibre y rendimiento y un incremento en la precocidad comercial. A pesar del creciente auge de esta tecnología en nuestro país, el elevado costo de inversión y la incertidumbre asociada al beneficio futuro, dificultan la decisión de implementar cubiertas en huertos de cerezo.

En los sistemas agrícolas convencionales, la mayor parte de las decisiones son tomadas en base a la experiencia de pares, análisis de costo-beneficio, entre otras. A pesar de ayudar en la toma de decisiones, estos enfoques no abarcan los riesgos e incertidumbres asociados a la decisión en sí. El análisis de decisiones (“Decision Analysis), en cambio, es un enfoque holístico que permite utilizar el conocimiento de expertos en el rubro (definidos como personas con elevada experiencia) para caracterizar sistemas definidos por múltiples factores, riesgos, e incertidumbres.

En un trabajo enmarcado en el proyecto internacional PASIT (Phenological And Social Impacts of Temperature increase – climatic consequences for fruit production in Tunisia, Chile and Germany), y usando herramientas del enfoque análisis de decisiones, estudiamos la viabilidad económica de implementar cubiertas en huertos de cerezo en dos zonas de referencia en Chile (centro-norte y centro-sur, Fig. 1).

Figura 2. Resumen del modelo de causa-efecto generado por los expertos. El modelo representa la relación entre los costos, beneficios y riesgos de adoptar o no adoptar cubiertas plásticas en huertos de cereza en Chile.

En un workshop que contó con la participación de destacados expertos en el área de la producción de cereza, así como también en el área de comercialización de cubiertas, identificamos las variables más relevantes que se relacionan con la decisión de implementar esta tecnología. En dicha oportunidad, además, se establecieron las relaciones entre variables a través de un mapa conceptual que describe cómo estas mismas interactúan entre sí (Fig. 2).

Posteriormente, dichas relaciones entre variables fueron implementadas como una función matemática diseñada para estimar los resultados más probables del Valor Presente Neto (VPN) del proyecto. Luego de evaluar esta función 10 mil veces (i.e. método Montecarlo), nuestros resultados expresan la distribución de VPN y flujo de caja esperado para el proyecto (Fig. 3A y 3B). Adicionalmente, determinamos variables que podrían ayudar a tomar una decisión más informada si son estudiadas en profundidad (Expected Value of Perfect Information análisis, Fig. 3C) y las variables más relevantes afectando la decisión de implementar cubiertas en huertos de cerezo (Partial Least Square regression análisis, Fig. 3D).

Como es de esperar, nuestros resultados sugieren que la zona de producción juega un rol relevante a la hora de evaluar el proyecto. De acuerdo a nuestro modelo, agricultores en la zona centro sur de Chile podrían obtener mayores beneficios del uso de sus cubiertas comparado con agricultores en el centro norte del país. Específicamente, proyectamos una probabilidad de éxito del 87% en la zona centro sur versus un 62% en la zona centro norte. Lo anterior significaría que en la zona centro norte, la probabilidad de obtener beneficios al finalizar el proyecto es levemente (12%) superior al azar (50%). De acuerdo a lo señalado por los expertos, en los huertos de la zona centro-norte las condiciones climáticas son menos riesgosas, por lo que el beneficio de implementar cubiertas sería menos claro.

Figura 3. Resultados de la evaluación financiera sobre implementar cubiertas de polietileno en huertos de cerezo en la zona centro norte y centro sur de Chile. En el panel superior (A), mostramos la distribución proyectada del Valor Presente Neto (VAN) si la tecnología se adoptara en cada zona de referencia. En la segunda fila de paneles (B.1 y B.2) mostramos la distribución probable del flujo de caja anual para un período de 15 años (específicamente el flujo de caja si la decisión es adoptada). Las distribuciones que se muestran en los paneles A y B fueron obtenidas con simulación de Monte Carlo después de 10.000 iteraciones. Los paneles de la tercera fila (C.1 y C.2) presentan los resultados del análisis Expected Value of Perfect Information para todas las variables con valor superior a 0. Los dos paneles inferiores (D.1 y D.2) ilustran los resultados del análisis de regresión PLS (Partial Least Square regression), mostrando la importancia relativa de la variable (Variable Importance in the Projection). En estos paneles, las barras verdes y rojas indican correlaciones positivas y negativas de la variable con el VPN.

Los valores probables para el VAN bajo las condiciones climáticas presentes en la zona centro sur van desde los -33.605 a los 595.447 USD (percentil 5% y 95% de la distribución observada) con una media de 136.451 USD (Fig. 3A). En el caso de la zona centro norte, la media (percentil 50% de la distribución) para el VAN fue 40.114 USD (desde -149.597 USD en el percentil 5% a 433.361 en el percentil 95%)

Respecto de los flujos de caja, para los dos escenarios encontramos que, en el primer año de inversión, los costos iniciales pueden ser mayores que los beneficios obtenidos a corto plazo. Las proyecciones en huertos de la zona centro sur sugieren que la decisión puede aumentar sustancialmente la posibilidad de obtener resultados positivos a largo plazo (Fig. B.2).

En ambos escenarios de producción los análisis PLS (Fig. C.1 y C.2) y EVPI (Fig. D.1 y D.2) indican que el precio que recibe el agricultor, los rendimientos del cultivo y los problemas debido a baja firmeza por el uso de cubiertas son las variables más relevantes que afectan la decisión. Lo anterior sugiere que es importante para los agricultores estar bien informados acerca de las ventanas de comercialización que alcanzan en su localidad geográfica, para conocer los precios que se obtendrán. Por otra parte, los rendimientos obtenidos bajo cubiertas están relacionados al correcto manejo de estas. Esto implica un mayor conocimiento técnico sobre el manejo del árbol bajo las condiciones generadas por la cubierta para evitar así un efecto negativo importante como lo es la reducción en la firmeza de la fruta.

En general, nuestros resultados sugieren que el uso de cubiertas podría ser necesario para alcanzar buenos rendimientos y calidad de fruta exportable en los huertos ubicados en la zona centro sur del país. En la zona centro norte, por el contrario, el beneficio de utilizar cubiertas no sería tan claro, y es mandatorio el estudio de cada sub-zona en específico antes de recomendar una decisión. La diferencia entre zonas se puede explicar por las condiciones climáticas de ambas zonas y por el riesgo de eventos inusuales en el futuro. Dicho riesgo es particularmente difícil de predecir y podría determinar la recomendación. Cabe mencionar que este estudio se realizó generalizando el cultivo del cerezo y no consideró las particularidades que cada variedad puede presentar cuando se cultiva bajo cubiertas.

Por otra parte, nuestro estudio ha demostrado la aplicabilidad de este enfoque a un caso práctico en la fruticultura chilena. El enfoque ‘Decision analysis’ permite a personas con vasta experiencia y/o relevantes para la decisión evaluada, compartir experiencias e información, discutir diferentes puntos de vista con sus pares y converger hacia un punto de común acuerdo. Este proceso participativo ayuda a caracterizar decisiones en sistemas complejos que normalmente están afectados por múltiples factores, riesgos e incertidumbres. Esperamos que este enfoque pueda ser aplicado en distintas áreas de la agricultura chilena para apoyar a los agricultores en el proceso de toma de decisiones complejas.

Referencias

Rojas G, Fernandez E, Whitney C, Luedeling E, Cuneo IF. (under review). Adapting sweet cherry orchards to hazardous weather events – Decision Analysis in support of farmers’ investments in central Chile.