icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2021 | Noticias

Desarrollan mejores habilidades de aprendizaje

Abejas con cerebros más grandes pueden adaptarse mejor a entornos cambiantes

En el mundo hay más de 20.000 especies de abejas y su respuesta a las presiones medioambientales es distinta. Algunas están reduciendo sus poblaciones drásticamente, otras prosperan en ecosistemas humanizados. ¿Tiene que ver la capacidad cognitiva con el tamaño del cerebro para responder a esos cambios?

En general, se tiende a hacer esa asociación. Estudios que confirman que ocurre en algunos primates y pájaros. Pero en el caso de las abejas, no se sabía mucho.

CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN A ENTORNOS CAMBIANTES

¿Qué relación tiene el tamaño del cerebro con la capacidad y las diferencias de adaptación en las abejas? Para saberlo, investigadores de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) y del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB) estudiaron si las distintas especies de abejas con cerebros más grandes tienen mejores habilidades de aprendizaje. «La supervivencia en ciudades requiere que las abejas se tengan que adaptar a paisajes complejos y cambiantes para localizar flores y zonas de anidación. Por ello, sería un gran avance entender si las especies de abejas con cerebros más grandes y más habilidades cognitivas pueden adaptarse mejor a condiciones cambiantes», explica Ignasi Bartomeus, investigador de la Estación Biológica de Doñana.

Los investigadores colectaron 120 abejas en campos y jardines de Andalucía. El ensayo consistió en presentar pequeñas tiras de cartón azules y amarillas fácilmente distinguibles por los insectos; una impregnada con sacarosa y la otra con agua. Repitieron esta prueba siete veces para determinar si los individuos asociaban el estímulo (franja de color) con la recompensa (sacarosa) mediante aprendizajes asociativos. Modificaron la ubicación de las tiras para que no usaran la información espacial para realizar la asociación, en vez del color.

APRENDIENDO ASOCIACIONES

Los resultados mostraron que, de las 16 especies, la mayoría aprendió a asociar un color con la recompensa. Sin embargo, aquellas con cerebros más grandes, lo hicieron mejor. También comprobaron que las abejas con cerebros más grandes eran más propensas al aprendizaje. Así, el estudio destaca la relevancia de los procesos cognitivos en insectos. Pero también que las abejas con cerebros más grandes muestran mejores habilidades cognitivas y con ello, se adaptan mejor a las condiciones cambiantes del entorno, señala Ignasi Bartomeus.

El académico agrega que las especies que requieren una mayor demanda cognitiva han evolucionado hasta adquirir cerebros más grandes. Por ejemplo, abejas especializadas que necesitan localizar recursos florales específicos. Bartomeus aclara que aún falta mucho por conocer al respecto. Este estudio es el comienzo para comprender la capacidad de los cerebros de estos insectos.

Los detalles de la investigación: Miguel Á. Collado, Cristina M. Montaner, Francisco P. Molina, Daniel Sol and Ignasi Bartomeus. Brain size predicts learning abilities in beesR. Soc. open sci.8201940201940, aquí.

Información relacionada:

– Abejas escogerían el mejor néctar por el color de las flores, aquí.