icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2021 | Empresas

En vides

Las poderosas herramientas de Corteva para controlar el oídio de forma segura y eficiente

El oídio sin control puede ser devastador. Esta enfermedad que se presenta en las vides y que se caracteriza por su color blanquecino, es tal vez la infección más importante que contraen las parras, tanto para uva de mesa como vinífera, y el daño que causa puede significar incluso pérdidas de hasta un 100% de la producción. De hecho, ni siquiera la botrytis logra ese nivel de daños.

El oídio (Erysiphe necator), es un hongo patógeno que el FRAC lo clasifica de riesgo medio en cuanto al riesgo de resistencia. Sin embargo, este hongo presenta, además de su fase asexual (conidias), una fase sexual (chasmotecios) que amenaza potencialmente en generar recombinaciones genéticas, lo que podría provocar que el patógeno adquiera resistencia a determinados fungicidas si no los utilizamos adecuadamente, según señalan expertos.

A esto se suma que el oídio es una amenaza latente: es un hongo que siempre está presente, e incluso en la época que no está afectando tejido susceptible, sobreviviendo en las yemas, esperando que la brotación para infectar los primeros tejidos susceptibles, por eso la importancia de identificarlo y controlarlo.

Alejandro Toro, gerente técnico de Corteva Agriscience.

La clave, en ese sentido, estaría en proteger todo el periodo de tejido tierno y sensible de la vid hasta la pinta, que es el momento en que la baya empieza a acumular azúcar, de acuerdo a Alejandro Toro, gerente técnico de Corteva Agriscience, ya que el oídio evita el azúcar, momento en que la baya deja de ser sensible a los patógenos.

“Normalmente se recomienda proteger el racimo hasta los 12 o 14° Brix, ya que sobre ese contenido de azúcar el oídio deja de ser una amenaza para las bayas, pero el escobajo sigue siendo sensible hasta la cosecha. Por eso es necesario que en esas últimas intervenciones tengamos productos que sean altamente eficaces y que puedan penetrar para proteger realmente el escobajo, que es importante que se mantenga verde en uva mesa”, señala el experto.

UNA REAL AMENAZA EN LA ZONA CENTRAL

La temperatura y la humedad son factores críticos para el desarrollo de este hongo, siendo la temperatura la más relevante, con una temperatura óptima para su desarrollo entre 25º C y 28º C, condiciones que se alcanzan en nuestra zona central, que es donde se concentran las producciones de uva de mesa y vinífera.

De acuerdo al experto, el índice de riesgo de oídio de Gubler-Thomas, que se basa en la temperatura en la canopia, cuya medición empieza después del inicio de brotación, otorga condiciones de alto riesgo para prácticamente toda la temporada en las zonas donde están ubicados la mayoría de los huertos, desde Copiapó hasta el Maule.

“Hay estados fenológicos de los cultivos donde hay mayor susceptibilidad, para el caso de la vid es el periodo reproductivo, desde el inicio de la flor hasta la cuaja. Esta alta susceptibilidad en estos periodos críticos es donde tenemos que utilizar las mejores herramientas registradas para proteger bien las estructuras florares e inicio cuaja”, señala Toro. De hecho, la mayor cantidad de infecciones o focos de oídio que se ve en la zona central de Chile normalmente se atribuye a infecciones ocurridas durante la floración, por eso es que la recomendación es que los programas deben ser diseñados para “blindar” este periodo, procurando utilizar un buen fungicida protector al inicio del estado reproductivo y finalizando con productos que incluso puedan limpiar o erradicar focos de oídio que se hayan producido en este periodo reproductivo.

“Hay momentos, dependiendo de las zonas productoras, donde puede haber temperaturas más bajas, en que el índice de ataque está en función de la temperatura. Con temperaturas más bajas el oídio siempre está, pero ataca más lento, es decir, hay una menor presión de esta enfermedad”, complementa Toro, aunque señala que es un patógeno “relativamente simple para controlar”, aunque hay que ser “muy meticuloso en el manejo, protegiendo los parrones desde septiembre u octubre (dependiendo de la zona) con buena cobertura de fungicidas”, advierte.

Domark® , Avenue® y Karathane® Gold  protegen eficazmente a la vid frente a esta temida enfermedad.

A través de una acción sistémica y de contacto en los programas fitosanitarios, estas herramientas son claves para proteger eficazmente la vid contra este patógeno, en las distintas etapas fenológicas del cultivo, pese a la amenaza latente que presenta en las vides. Desde Corteva Agriscience señalan que una aplicación ordenada de estos fungicidas permite un adecuado control de esta enfermedad.

Para combatir y controlar el oídio, Corteva ofrece tres herramientas de acción para el manejo de este hongo, todos fungicidas que tienen diferentes mecanismos de acción y destacan para diferentes etapas del crecimiento de la vid. Desde la empresa recomiendan iniciar su control con un programa que comienza con la aplicación de Domark®40EW(ingrediente activo: Tetraconazol 4% p/v) fungicida con acción sistémica y de contacto para el control preventivo y curativo del oidio de la vid.

Este fungicida destaca por tener una alta movilidad en la planta, y los expertos recomiendan aplicarlo en el primer período o primer mes, desde que se produce la brotación. En dicha etapa, en general, hay una tasa de crecimiento muy alta en la vid, y “en la medida que nosotros utilizamos elementos que tengan alta movilidad dentro de la planta como lo hace el tetraconazol de Domark®40EW, los brotes van a estar siempre protegidos, porque se tienden a acumular en esos puntos del crecimiento”, indica Alejandro Toro, agregando que “la vid en la medida que va creciendo, va generando nuevos brotes y tejido tierno muy susceptible todos los días, que van a estar con la protección del tetraconazol para protegerse del oídio”.

Desde Corteva señalan que el tetraconazol se puede utilizar hasta la flor, y tiene la ventaja que es un producto de corta persistencia, que en general tiende a disiparse en los primeros 60 días desde su aplicación, por lo que no presentaría un riesgo de residuos si se maneja bien. “Es altamente soluble, y es una formulación que forma una microemulsión que genera pequeñas partículas otorgando muy buena cobertura, aspecto crítico en el control del oídio. Más que aumentar mojamientos, uno debería apuntar a lograr buenas coberturas”, recalca Toro.

Otra de las herramientas de Corteva para este proceso es Avenue®, un producto específico de acción preventiva para el control de oídio en vides (ingrediente activo: Proquinazid 20% p/v). Es un fungicida traslaminar, característica que lo transforma en una pieza clave en el control y prevención porque hay muchas esporas que normalmente infectan a través del envés de la hoja, evitando así su exposición directa a la luz en el parrón -ya que en general el hongo se daña con la luz directa-, por lo tanto la acción de las esporas se da principalmente por el envés, y en ese sentido, como las aspersiones normalmente se hacen por el haz de la hoja, Avenue® logra controlar eficazmente la infección de estas esporas.

Una característica destacable en Avenue® es su alta lipofilicidad y fuerte asociación a fijarse en las ceras cuticulares, ofreciendo períodos de protección de hasta dos semanas. “Este es un producto que nosotros podemos utilizar en cualquier estado susceptible pero le damos una carencia de 60 días, para que se pueda exportar la uva a todos los mercados, ya sea en vid de mesa, viníferas y pisqueras”, señalan desde Corteva Agriscience, añadiendo que un buen posicionamiento es en inicio floración “por ser un muy buen protector en este período, altamente susceptible, y también acompañando en la mezcla de tanque a botriticidas específicos, para ampliar el espectro de control sobre oidio durante la floración y cuaja. En el caso de la vid vinífera, Avenue se puede utilizar incluso hasta envero sin ser detectado en el vino”, destaca Toro.

La estrategia de manejo que propone Corteva se cierra con Karathane® Gold, un fungicida-acaricida también muy afín a ceras cuticulares, de contacto con acción preventiva (protector), curativa (detener infecciones latentes previo a aparición de signos del patógeno) y erradicante (capacidad de detener crecimiento conidias al inicio aparición de signos). Basado en estas características, un adecuado posicionamiento está enfocado en el periodo que abarca el fin de la flor e inicio de la cuaja, por su capacidad de limpiar infecciones que se generan durante la floración. Así, “el proceso de crecimiento del racimo parte relativamente limpio después de haber hecho una -e idealmente dos- aplicaciones de Karathane® Gold durante este periodo”, precisa Toro, destacando además que es uno de los pocos productos que es capaz de limpiar infecciones cuando se presentan focos en épocas cercanas a diciembre. “Es justamente por eso que posicionamos al Karathane® Gold desde inicio de cuaja, para limpiar esos focos de oídio que aparecen hacia inicios de verano” indica.

El oídio es una amenaza latente: es un hongo que siempre está presente, e incluso en la época que no está afectando tejido susceptible.

EN QUÉ MOMENTO USAR CADA HERRAMIENTA

“Nuestra recomendación es usar Domark®40EW al inicio, de brotación hasta la flor, después usar Avenue® incluso desde la pre flor, porque es un muy buen protector, y también poder complementarlos con fungicidas específicos y botryticidas en la floración. El Avenue® es una herramienta importante que se puede complementar con ellos en ese periodo tan crítico. Finalmente a fines de la flor e inicio de cuaja, aplicar Karathane® Gold con dos tratamientos secuenciales para poder limpiar estos focos que se nos pudieran haber generado en este periodo reproductivo”, especifica Toro.

Este proceso de protección para prevenir focos de oídio, propuesto por Corteva, responde a que esta infección puede ser agresiva si no se trabaja en prevención, y por lo mismo, desde esta empresa indican que no se pueden generar ventanas desprotegidas en el cultivo entre un tratamiento y otro, poniendo foco en que lo ideal es que estén superpuestos, de manera que la vid esté siempre protegida y cubierta, incluso ante la posibilidad de que un campo vecino tenga un parrón que está generando esporas. “Si nosotros tenemos nuestro parrón o nuestra viña bien protegida, vamos a estar cubiertos contra condiciones de alta presión. Lo importante es lograr buenos cubrimientos, respetar las dosis de las etiquetas y aplicar preventivamente, porque este es un hongo muy fácil de controlar, pero siempre de forma preventiva”, destaca Toro.

TECNOLOGÍA CONSCIENTE CON EL MEDIOAMBIENTE

La estrategia de control recomendada por Corteva, junto con permitir la protección de la vid y control del oídio, destaca además por los avances que han permitido un mejor rendimiento, al tratarse de los productos más activos del mercado. Domark®40EW es el producto más activo de los disponibles  en ese grupo químico de los triazoles, algo que se puede apreciar en las dosis de activo que se aplican por hectárea, para controlar el mismo patógeno. Por otro lado, Avenue®, es un 50% más activo entre fungicidas  que comparten mismo mecanismo de acción, mientras que Karathane® Gold no tiene competidores porque no existen otros fungicidas capaces de controlar el oídio en la vid en una etapa tan avanzada del crecimiento.

Pero el rendimiento no significa nada si el producto no es amigable con el medioambiente, y en Corteva creen que ese es uno de sus principales valores. “Hoy el mercado exige productos amigables con el medioambiente, de baja persistencia en el suelo, que no contaminen napas subterráneas, ni el aire, es decir, que sean productos altamente volátiles; así como que no afecten fauna y flora. En ese sentido, nuestra compañía tiene exigencias muy altas para lanzar nuevos productos al mercado”, sostiene Toro, complementando que la visión de Corteva es “enriquecer la vida de quienes producen y consumen, asegurando el progreso de generaciones futuras. Estamos comprometidos con bajar la huella de carbono y hacer productos cada vez más activos para usar dosis más bajas, comprometidos también con formulaciones cada vez más amigables, productos con un bajo impacto ambiental y toxicológico. Hoy gran parte del portafolio de Corteva son productos de etiqueta verde, y hemos sido una de las primeras compañías que sacamos todos los productos de etiqueta roja”, concluye Toro.

Buenas prácticas en el campo, también en la inclusión

Los avances de Corteva Agriscience no tan sólo están en las tecnologías y procesos, también en sus equipos de trabajo. Es por esto que la compañía hace un llamado a creer en un lugar de trabajo inclusivo y de equidad de género, que acoge nuevas ideas y aprecia las experiencias valiosas e impulsa la innovación, recetas necesarias para el éxito. “Es importante recordar que fomentar la diversidad no se trata solo de números”, señalan desde la empresa, añadiendo que tener una fuerza de trabajo que incluya a miembros del equipo de diferentes orígenes, razas, identidades y expresiones de género, orientación sexual, orígenes nacionales y étnicos, así como antecedentes, edades, limitaciones físicas y religiones, “es la única forma en que nos vemos capaces de hacer negocios de manera correcta en un mundo dinámico, multifacético y de rápida evolución”.

La empresa hizo público recientemente este plan, con un enfoque proactivo, donde se patrocina la educación y capacitación para sus colaboradores y líderes, poniendo el foco en que “una cultura de trabajo verdaderamente inclusiva nos ayuda a contratar al mejor talento para el trabajo, comprender mejor nuestros nuevos mercados y los emergentes y servir mejor a nuestros clientes en todo el mundo”.

CONTACTO COMERCIAL:

Teléfono: +56 22 836 7000

E-mail: contactochile@corteva.com

www.corteva.cl

TM® son marcas registradas de Corteva Agriscience y sus compañías afiliadas. ©2021 Corteva. Peligro, su uso incorrecto puede provocar daños a la salud y al ambiente. Lea atentamente la etiqueta.