Un gran negocio: El firme despegue del granado en Chile… y Perú

La superficie plantada con granados en Chile aparece muy subestimada en las estadísticas oficiales y, como veremos, la recompensa en las zonas adecuadas para el cultivo resulta muy interesante. Lo que comenzó como una actividad alternativa para usar suelos marginales, poca agua o de mala calidad, o como medio de complementar la cosecha de otros frutales, es hoy un boom al que se han sumado, entre otros, grandes exportadoras y destacados productores.

El catastro frutícola (Odepa-Ciren) señala que la superficie plantada con granados en Chile es de 195,1 ha y muestra a la RM como la región con mayor superficie del frutal con 72,7 ha (la RM fue catastrada en 2010 en tanto que las regiones III y IV en 2005). Sin embargo, para los directamente involucrados en el cultivo del granado, el catastro subestima por mucho la superficie plantada y señalan que una sola de las grandes exportadoras de fruta que está en este negocio cultiva cerca de 400 ha del frutal en las regiones de Atacama y Coquimbo. Según Cristián Narea, ingeniero agrónomo jefe del Departamento de Operaciones y Técnico de Sociedad Agrícola H. C., empresa que cultiva granados para exportación en varios predios en el valle de Elqui, en Chile ya se habría plantado más de 1.000 ha. “Hay mucha gente que está plantando y no le cuenta a nadie”, afirma Narea.

En nuestro país, y en la mayoría de los países productores, se cultiva fundamentalmente la variedad Wonderful, granado tardío que en Chile se cosecha entre marzo y mayo (lo que depende de la zona). Sin embargo, en la actualidad ya se están formando clubes, uno de ellos en base a variedades protegidas desarrolladas por el programa ARO del Volcani Center de Israel, las que en Chile son representadas por Vivero Sur. A este club –cuyo objetivo es llegar a las 1.000 ha- ya ingresó la exportadora Subsole y el productor Hernán Garcés, y ya hay otras exportadoras interesadas. Estas nuevas variedades son en su mayoría de cosecha temprana lo que permitiría evitar las lluvias de otoño de la zona centro-sur (ver recuadro).

El investigador de la Universidad de Chile Dr. Nicolás Franck explica que hasta ahora el granado en nuestro país se ha desarrollado principalmente como una alternativa para extender el período de demanda de mano de obra (por su cosecha tardía), para rentabilizar suelos marginales o para aprovechar predios con baja seguridad de riego. “Incluso en muchos campos partió como el ‘pariente pobre’, pero con el tiempo se ha ido ganado bastante más atención”, señala el ingeniero agrónomo del Centro de Estudios de Zonas Áridas (CEZA-UChile), quien es continuador de una línea de investigación que estudia el comportamiento del granado en Chile desde los años 80’. Franck hoy encabeza dos proyectos sobre la especie en Chile, uno financiado por Innova Chile y el otro por FIA.

En esta etapa de boom insipiente, en Chile, la gran mayoría de los productores se orientan 100% a la exportación de la fruta fresca (entera) ya que es donde se obtiene los retornos más interesantes. Sin embargo, Agrícola H. C. y algunos otros, ya procesan parte de su fruta. En la actual fase del negocio, el granado, pese a ser un frutal ‘no tradicional’, se comporta de forma muy semejante a las frutas convencionales. Es decir, es un excelente apuesta en huertos que logran altas producciones de fruta de calibre grande y buen color, que no se parte (ej. por lluvia) o contamina con hongos (botritis o alternaria), y en los que se logran floraciones concentradas. Lo que en Chile, según Franck, se consigue en las zonas más idóneas para el cultivo de la variedad Wonderful, las que de acuerdo al investigador, se encuentran en las partes altas de los valles del norte del país (Atacama y Coquimbo).

Un ejemplo elocuente lo encontramos en los huertos de granado de Agrícola H. C., empresa que cultiva granados en dos predios del valle del Elqui, uno ubicado a 9 km de la costa y el otro a 100 km hacia el interior del valle. En el de la zona costera, huerto de 7 años, esta temporada esperan un rendimiento máximo de 20 ton/ha, con un 70% de fruta exportable, en tanto que en la parte alta anticipan un rendimiento de 30-32 ton/ha (huerto de 5 años) con un 95% de fruta exportable.

A nivel mundial, el granado se consume principalmente como producto elaborado, por ejemplo jugo concentrado, o semielaborado como los arilos (granos) extraídos del fruto. Además que el granado es una especie frutal que genera bastante descarte. Por tanto, con el esperado incremento de la producción se crearán espacios para productos agroindustriales tales como jugo de granada, aditivos, nutracéuticos, etc., o semielaborados como los arilos. Es así que calladamente esta industria emergente se prepara y organiza para anticipar los futuros requerimientos agroindustriales. De hecho, el proyecto Innova que lidera el investigador del CEZA-UChile, tiene como objetivo principal los subproductos de granado.

Las mejores zonas para cultivar el negocio

Cuando escuchamos de Franck que en Chile se está plantando la misma variedad de granado –Wonderful- desde Arica hasta Osorno nos da la sensación de que alguien se debe estar equivocando.

Periodista - ¿Ya establecieron cuáles son las zonas de Chile más idóneas para el granado?

Nicolás Franck - Aún estamos trabajando en eso pero claramente las zonas donde se obtiene la mejor calidad (color, calibre, antioxidantes), el mayor rendimiento y donde se tienen las floraciones más concentradas –un aspecto importante en el granado-, se ubican en los valles interiores del Norte Chico. Es decir, hacia el norte y hacia el interior de los valles se tienen las mejores condiciones para producir granadas. A medida que nos acercamos a la costa observamos floraciones más extendidas, mayores problemas de toma de color y mayor riesgo de enfermedades. La presencia de agua libre durante floración (rocío) puede inducir pudriciones a cosecha. Hacia el sur se enfrenta una menor toma de color y problemas asociados a lluvia durante la cosecha (partidura). Particularmente con la variedad tardía Wonderful. La que se está plantando en Chile.

- ¿En qué incide una floración más extendida?

- Cuando se tienen varias oleadas de floración, como ocurre con el granado, y se logra concentrar las floraciones, también se logra una cosecha más concentrada, mayor uniformidad de calibre y menor proporción de frutos que no llegan a madurar. Además se tienen menores costos de raleo, labor que es manual y por tanto costosa. En el granado el raleo es también importante por el añerismo, ya que se eliminan las flores y frutos tardíos, que es fruta con bajo potencial de calibre. En este frutal se dan tres oleadas de flores, la primera es la que logra los mejores calibres, la segunda logra calibres algo menores y la tercera produce fruta que incluso no madura o no toma color, por lo que debe ser eliminada. Además, cuando se deja menos fruta en el árbol mejora el calibre.

Según nuestras mediciones el granado muestra un marcado añerismo. Es una especie que si no se ralea, y se deja toda la fruta, va a producir frutos pequeños y al año siguiente va a rendir muy poco. En el proyecto Innova, en la RM, hicimos ensayos de carga frutal y las plantas que mantuvieron alta carga al año siguiente bajaron significativamente su rendimiento. En esa experiencia trabajamos con cargas exageradas, pero si se deja una cantidad de fruta orientada a un calibre óptimo, por lo general esa carga no va a provocar añerismo.

Volviendo a los predios de Agrícola H. C. Ambos huertos, el de 7 años cercano a la costa (el cual visitamos) y el de 5 años en Paihuano (98 km al interior del valle desde La Serena), fueron plantados con la misma variedad de granado y misma calidad de planta.

“Esta temporada estimamos que en el huerto de Paihuano el rendimiento será de 30-32 ton/ha. En tanto que el huerto de Vista Bella, ubicado a 9 km en línea recta desde la playa, vamos a producir 18-20 ton/ha. El huerto de la parte alta es mucho más precoz, da mejor calibre y mucho más kilos que el de la parte baja y se exporta el 95% de la cosecha. En el huerto de abajo hemos logrado como máximo 20 ton/ha, con calibres más chicos, y menor porcentaje de exportación (70%) ya que la fruta se parte más por la mayor humedad relativa. Los dos huertos se comportan parecidos en toma de color. Obviamente, debido a la mayor producción, los costos del huerto de arriba son mayores (cosecha, fertilización, etc.) y además en Paihuano se coloca gorro a 100 frutos/planta y en Vista Bella con suerte a 30/planta”, señala Cristián Narea.

Según el agrónomo en el huerto costero hoy se gastan algo más de US$8.000 y en el del interior del valle cerca de US$12.000 pero, explica, “este año subimos los costos de los granados luego de un viaje a Israel (en una misión tecnológica organizada por el CEZA-UChile y financiada por INNOVA), para ver manejo de huertos de granado. Después de esa experiencia hay varias labores que estamos implementando. Podar en verde, despejar frutos, etc. Antes a los granados no les hacíamos nada, sin embargo de igual manera producían”.

Obviamente que la mayor inversión es consecuencia de los buenos resultados comerciales. “El año pasado lo más bajo que retornó un kilo de granado fue US$1,2. Con ese precio, si exporto 10.000 kilos/ha, el retorno es de US12.000/ha menos el costo de producción. Pero si cosechamos 30.000 kilos/ha –con un 95% de exportación- y nos pagan US$2,6 el kilo…”, sintetiza Narea. Es más, otras fuentes consultadas sobre los precios pagados por el kilo de granada exportado informaron montos superiores a los indicados por Narea.

Principales costos y manejos

Cristián Narea nos explica que el principal costo productivo del granado corre por cuenta de la mano de obra. Por ejemplo, “en los granados de Vista Bella (costo total de casi US$9.000/ha) la mano de obra representa el 47% del total y la mitad de eso es por cosecha, los insumos -como el potasio (principal fertilizante)- 16%, fitosanitarios 11%, etc.”, afirma Narea.

P: - ¿Cuáles son las claves para el manejo adecuado de un huerto de granados?

Nicolás Franck: - Desde plantación se debe tener muy claro el sistema de conducción y de formación de la planta. Es una planta de hábito arbustivo, de madera muy frágil en contraste con el gran tamaño de los frutos, por lo que la planta tiende a deformarse o incluso a descalzarse cuando es conducida en un eje. Entonces se debe tener claro si se la va a llevar en un eje, multieje, con soporte o sin soporte.

En las podas se debe considerar que el granado fructifica en los extremos de las ramas en brotes mixtos que se desarrollan en ejes plagiotrópicos (ramas laterales) de vigor medio, por lo que cada vez que se ‘mete tijera’ se está botando fruta. También se debe hacer podas de despeje entorno al fruto para evitar ramaleo (russet).

Así mismo es clave desarrollar una estrategia para evitar el golpe de sol, para lo que hay alternativas que van desde usar cambuchos a sombrear con mallas. También hemos probado productos en base a caolina pero en nuestros ensayos lo más eficiente ha resultado la malla sombreadora y después los cambuchos o gorros. Las mallas deben ser colocadas cuando el fruto llega a los tres o cuatro centímetros y deben ser retiradas poco antes de cosecha. Otra alternativa es, cuando se hace el raleo, elegir dónde se deja la fruta. La fruta que va a ser más susceptible al golpe de sol es la que está expuesta en la parte alta de la planta y menos susceptible la que está más cobijada. Por esto en la poda se debe promover el desarrollo de vegetación que aporte sombra. Así mismo, hemos constatado que en huertos orientados norte-sur el costado oeste de las hileras presenta un daño por golpe de sol significativamente mayor al lado este, debido a la mayor temperatura que alcanzan los frutos que reciben el sol de la tarde.

- ¿La poda es un manejo de todos los años? 

- Se hace una poda anual de limpieza, principalmente de invierno, en que se elimina la madera dañada y se despejan los lugares muy emboscados. Luego, durante la temporada, básicamente se hacen podas para despejar los frutos.

Según Nicolás Franck, otros factores clave son el riego y la nutrición (ver recuadro). “Hay que aprovechar el bajo requerimiento hídrico de esta especie, lo que no significa regarla poco, sino apuntar al riego óptimo. En Chile se tiende a sobre regar, incluso en zonas áridas, por lo que se debe estar consciente de que la especie no requiere tanta agua como otras. En zonas en que se tenga probabilidad de lluvias en otoño hay que disponer de un sistema que permita ir humectando paulatinamente el suelo de modo de que no se produzcan fluctuaciones muy grandes que resulten en partiduras”.

Los peaks de demanda de mano de obra 

La variedad Wonderful, dada su cosecha tardía, es una alternativa muy interesante para incluir en una rotación de mano de obra. Sobre si las labores del granado son compatibles con los manejos importantes de las principales especies frutales cultivadas en Chile, Franck estima que con la uva de mesa se compatibiliza muy bien, en particular cuando no son variedades tardías, pero que en algunos casos podría estorbarse con los cítricos.

El investigador establece las fechas de las principales labores: “El raleo se concentra desde fines de diciembre hasta principios de enero, pero puede ser hasta febrero en sectores de floración extendida. La cosecha más temprana parte en los sectores altos de los valles del norte a fines de marzo, principios de abril, y más al centro y centro sur sería a fines de abril y mayo. Otro momento en que se requiere de mano de obra es cuando se utilizan cambuchos para cuidar la fruta del daño por sol (en Agrícola H. C. utilizan el papel sulfito que les queda de la uva de mesa). Esta labor idealmente se hace junto al raleo o también de forma más tardía a fines de enero o febrero.

Según Cristián Narea, técnico que en Agrícola H. C. maneja 8 especies vegetales, en muchos casos se planta porque es óptimo dejar la mano de obra cosechando para después seguir podando los parrones y dice que un packing de uva de mesa se puede transformar muy fácil en packing para granadas. “Afortunadamente nosotros podemos ofrecer trabajo todo el año: cosechamos uva de mesa Flame seedless de noviembre a diciembre, higos de enero a mayo, granadas de abril a mayo, papaya de enero a diciembre, limones de enero a diciembre, chirimoyas de junio a diciembre, alcachofas de marzo a diciembre, papas de agosto a diciembre. En la fruta los podadores son podadores en todas las especies y así mismo los cosechadores. En las hortalizas los que cosechan las papas también limpian las alcachofas”, explica Narea. En agrícola H. C. trabajan cerca de 150 personas todo el año (en 300 ha cultivadas).

El granado es potencialmente un gran negocio, en particular cuando se cultiva en condiciones agroclimáticas adecuadas, y más aún cuando, desde el año pasado, las granadas chilenas acceden al mercado norteamericano. En ese contexto los grandes actores vinculados a esta industria insipiente, principalmente grandes exportadoras y viveros, mueven silenciosamente sus fichas seguidos por una gran cantidad de productores menores. Ya se habla de un consorcio del granado formado por las principales exportadoras en este negocio y de un club que se desarrolla en base a variedades protegidas de cosecha temprana.

El trabajo del Centro de Estudios de Zonas Áridas (CEZA) en granados:

La profesora Fusa Sudzuki en los años 80’ desarrolló un área de investigación de frutales menores en la U. de Chile y, según Franck, “fue quien comenzó a pensar en el cultivo de frutales no convencionales. En los años 80’ prospectó, con financiamiento de Corfo, varios frutales subtropicales entre los que estaba el granado. La iniciativa luego se retomó en los años 90’ con un proyecto Fondef liderado por la profesora Claudia Botti –ya en el CEZA-UChile- en el que se trabajó con higuera, granado y alcaparra como alternativas de cultivo para zonas áridas. Para ese proyecto se trajo germoplasma de granado desde distintas partes del mundo y también se recolectó germoplasma local”. Además se hicieron los primeros ensayos de riego, marcos de plantación, etc.

“En algún momento se pudo pensar que el trabajo de prospección fue una pérdida de tiempo y que no resultó en nada productivo. Pero hoy, tantos años después, con el boom de los granados, estas investigaciones previas nos sirven para partir desde un punto mucho más adelantado. Al mantener una línea de investigación de frutales no tradicionales hemos apostado a esa estrategia. Hoy contamos con germoplasma, sabemos más o menos cómo se adaptan a las distintas condiciones locales y tenemos un paquete tecnológico ya avanzado”, señala Nicolás Franck.

Proyectos sobre granado financiados por Innova Chile y FIA:

Sobre los clones recolectados y seleccionados: “Los estamos evaluando, en un caso gracias al financiamiento de Innova Chile de CORFO, apuntando a agroindustria y contenido de siustancias bioactivas y en otro, orientado a su adaptación a diferentes condiciones del norte chico, gracias a FIA. Estamos esperando un tiempo para comprobar que sus características de rendimiento, precocidad, etc., son consistentes. Esto porque una de las características del granado es que inicialmente su productividad es inestable y errática (cuando las plantas son juveniles)”.

Explica Franck que los clones se seleccionaron por atributos de fruta, en la que se busca un mayor desarrollo de color que con Wonderful. “Variedad a la que en zonas subóptimas le cuesta tomar color, probablemente debido a la mayor humedad y a la fluctuación térmica. Pero sobre todo por la radiación. Zonas con baja radiación tienden a tener menos desarrollo de color”, dice el investigador”.

En el proyecto que financia Innova, principalmente orientado a agroindustria, “encontramos que muchos de esos clones tienen polifenoles y actividad antioxidante superior a Wonderful. Lo que puede ser muy interesante para el desarrollo de productos ricos en antioxidantes. Algunos de estos clones podrían ser usados en la industria de jugos para hacer blends, del mismo modo de que se usa la uva tintorera”, afirma Franck. Otra característica interesante que han encontrado en algunos de esos clones es una menor tendencia a emitir sierpes por lo que podrían ser interesantes como portainjertos. 

Plantas de granado de Vivero Agrícola H. C.:

Según Cristián Narea el vivero partió porque la agrícola necesitaba plantas para sus huertos, pero luego decidieron certificarlo con el SAG y “pronto comenzaron a pedirnos plantas para proyectos en distintas zonas. Hoy hacemos plantas de higuera, chirimoyo, granado, papaya, entre otros”, dice Narea. El año pasado vendieron más de 42.000 plantas de granado y, de acuerdo a Edwin Bremer, ingeniero agrónomo encargado del vivero, “este año hicimos casi 100.000 plantas porque hemos recibido muchos pedidos y cotizaciones, tanto de nuestra región como de otras. Para hacer las plantas de nuestros clientes utilizamos el material que mejor se ha comportado en nuestros huertos. Las plantas más vigorosas, sanas y de mejor rendimiento”. Dependiendo de lo solicitado por el cliente las plantas de granado son entregadas de uno o dos años.

Club de 1.000 ha en base a nuevas variedades israelitas:

El programa ARO del Volcani Center de Israel lleva 20 años trabajando en mejorar la variedad Wonderful. Las variedades de este programa son representadas en Chile por Vivero Sur. Según el ingeniero agrónomo Alejandro Navarro, dueño del mencionado vivero, entre las principales características de estas variedades está que son rojas desde el inicio por lo que sufrirían de una menor incidencia de golpe de sol. “No más allá de un 5 a 10%, a diferencia de Wonderful que llega al 50%, y que además no dependen de la luz directa para tomar color”. Pero también se diferencian en sus períodos de cosecha. “Tenemos variedades que se cosechan 60 días, otras 45 días antes de Wonderful y la variedad Kamel, que se cosecha 15 días antes de Wonderful”. Por ser de cosecha temprana estas variedades serían más adecuadas para su cultivo en la zona centro-sur de Chile. Además, según Navarro, los arilos de las nuevas variedades israelitas son de un color rojo más completo y de menor acidez y más dulces que Wonderful. Atributo este último que las hace apetecibles en los mercados de Medio Oriente. 

Vivero Sur está conformando un club de 1.000 ha en base a las variedades israelitas que representa. “Ya se incorporó la exportadora Subsole para plantar 300 ha y el productor Hernán Garcés que cultivará 100 ha. Para las 600 ha que faltan estamos en negociaciones con las exportadoras Dole y Unifrutti, entre otros, con lo que completaríamos entre 700 y 800 ha”. En este esquema, las exportadoras a su vez entregarían parte de esa superficie a productores o la cultivarían ellas mismas. Para entrar al club se debe pagar un royalty al inicio por hectárea plantada y desde plena producción en adelante un costo fijo por hectárea plantada”. En la actualidad se discute la conveniencia de que los socios de este club comercialicen la fruta bajo una marca común.

El boom peruano del granado:


El ingeniero agrónomo peruano Jorge Taipe.

 


Un granado en Perú con sistema de soporte.

Jorge Taipe, Director Técnico de AGQ Perú SAC, es asesor internacional con 8 años de experiencia en el cultivo del granado. Taipe afirma que el manejo de este cultivo en su país se ha desarrollado a partir de la aplicación de técnicas utilizadas en otros frutales y bastante investigación, pero realizada básicamente por privados. Además se hacen visitas de captura de información técnica principalmente a España, Israel y California. A nivel de gobierno, universidades y centros de investigación, sin embargo, según el técnico, se hace muy poco.

De acuerdo al entrevistado, alrededor del 95% del granado que se cultiva en Perú corresponde a la variedad Wonderful. El resto son variedades tempranas y tardías de Israel y California que se encuentran en etapa experimental. “En Perú la granada es un frutal de crecimiento explosivo pero silencioso. Hoy se tienen alrededor de 800 ha plantadas, de las cuales 350 ha se encuentran en producción, y se estima cerrar el año 2011 con 1.000 ha plantadas”.

Las principales plagas que afectan al granado en Perú son la mosca de la fruta (por ser cuarentenaria), el chanchito blanco, el barrenador de la fruta, pulgones, mosca blanca y ácaros. En cuanto a las enfermedades, las principales son las pudriciones causadas por alternaria (Alternaria solani) y botritis (Botrytis cinerea), las que se controlan en floración 

Entre los principales problemas no fitosanitarios que afectan directamente la calidad de la fruta menciona al rameo (ramaleo), el cual disminuye significativamente con la conducción en espaldera. Otro problema importante es el daño a la fruta por golpes de sol, el cual se controla con el ‘empapelado’ del fruto.

Según el agrónomo peruano, hasta el momento, la mejor zona para el cultivo del granado ha resultado ser Ica (zona con restricción hídrica) y también se está plantando con buenos resultados a 800 km al norte de Lima (Lambayeque). “El granado es un cultivo de alto potencial en Perú, desde el punto de vista agroclimático y también desde el punto de vista de la contraestación a la producción del hemisferio norte”.

“Se cosecha a partir de la segunda quincena de marzo hasta fines de mayo. Sin embargo, se vienen realizando algunas pruebas que buscan adelantar la fruta con el manejo de la poda y aplicaciones de reguladores de crecimiento, pero los resultados son todavía incipientes”, explica Taipe.

Los principales mercados a los que exportan son europeos: Inglaterra, España, Holanda, además de Rusia, entre otros. Perú no puede exportar granadas frescas a EEUU pero ya se realizan pruebas para, en el futuro, exportar arilos a ese país.

Según el agrónomo, el rendimiento promedio por hectárea se aproximaría a las 40TM, con entre un 60 y un 70% de fruta con calidad exportable, llegando incluso hasta  90% en algunas zonas. El precio promedio obtenido por los productores es de US$1,5/kilo exportable. Por otro lado el costo promedio por hectárea de un huerto en producción es de alrededor de US$7.000/ha.

La propagación del granado se realiza mayormente mediante estacas. Sin embargo, en el mercado ya hay viveros que ofrecen plantones injertados sobre la variedad Mollar. “Pero, según Taipe, se debe tener mucho cuidado ya que a cosecha, la fruta esperada de Wonderful presenta características del fruto de Mollar. Es decir, son frutos y arilos de color muy claro que no son aceptados en el mercado.

Ing. Jorge Taipe (jtaipe@agriquem.cl)

Requerimientos de suelo, agua, nutrición y fitosanitario del granado:

Una de las grandes ventajas del granado es que requiere bastante menos agua que otros frutales, es muy resistente a la salinidad y se puede cultivar en suelos limitantes para otras especies. En los valles de Elqui y Limarí ya se ven lomas y laderas de cerro plantadas con granados, lo que indica que el cultivo se adapta bien a esas condiciones, ya que como todo frutal nuevo goza de baja presión de plagas y enfermedades, y requiere de relativamente pocas labores. Pero podría ser un inconveniente el que para cosecha se deban hacer varias pasadas. Por otra parte Nicolás Franck enfatiza que se debe ser responsable cuando se planta en laderas, de modo de cuidar el recurso suelo.

- ¿Cuáles son los requerimiento m3/año promedio de agua en las diferentes condiciones locales?

- Tanto en el proyecto FIA como en el Innova buscamos dar con el coeficiente de cultivo del granado. Un rango relativamente realista, en situaciones de riego bien aplicado, podría ir de los 5.500 m3/ha/año a los 6.000 m3/ha/año. En Israel, en condiciones de muy alta demanda hídrica -con sistemas de riego por goteo bien monitoreado y huertos sin malezas e hileras cubierta por mulch- esos son más o menos los consumos. Se debe tomar en cuenta que cuando se riega menos de lo necesario se pierde calibre y rendimiento. La gran ventaja del granado es su tolerancia a la sequía ya que sobrevive períodos muy largos sin agua, quizás sin producción comercial pero al menos resguardando la inversión. Por ejemplo en campos en que se tiene poca seguridad de riego se puede cultivar un frutal que en situaciones extremas se riega sólo eventualmente.

- ¿Cuál es su sensibilidad o tolerancia a agua de mala calidad?

- En comparación a la mayoría de los frutales es muy tolerante a salinidad, pH alcalino o a presencia de boro en el agua. No hemos realizado ensayos específicos pero en la parte baja del valle de Copiapó se ven granados funcionando y produciendo de forma óptima en condiciones de suelo y agua caracterizada por problemas de salinidad y boro.

- ¿Cuáles son las condiciones de suelo ideales para el granado y cuándo comienzan a ser limitantes?

- El granado es muy tolerante a suelos marginales. Es decir suelos con poca materia orgánica, suelos salinos, suelos pedregosos, etc. Pero si se cultiva en un suelo franco arcilloso, de buena fertilidad y drenaje adecuado, el cultivo responde mejor. En California se ha reportado que en zonas con mayor contenido de arcillas y suelos un poco más fértiles se tienen mejores potenciales de calibre que en suelos más pobres o delgados. Hemos trabajado en suelos muy arcillosos hasta en lechos de río y en todos los casos el cultivo se comporta bien.

- ¿El sistema radicular del granado no presenta problemas fitosanitarios en suelos pesados?

- Si hay mal drenaje tiene problemas. No se adapta muy bien a suelos con exceso de agua. Con buen drenaje o camellón se evita los problemas de hongos del suelo. Pero también es muy susceptible a nematodos por lo que, por otro lado, se puede complicar en suelos arenosos.

- ¿Qué han encontrado en los ensayos de extracción de nutrientes que han realizado (tesis de magíster)?

- Las estrategias de fertilización van a depender de los objetivos del productor y del tipo de suelo. Innova nos financia una tesis de magíster para establecer los requerimientos de macronutrientes a lo largo de la temporada. Hemos trabajado en huertos productivos y en huertos jóvenes para estimar cuándo se producen los peaks de extracción de cada macronutriente. Por ejemplo en el nitrógeno se observan dos peaks y en el potasio un peak muy grande relacionado con el crecimiento del fruto. En este estudio estamos generando las curvas de extracción de cada uno de los macronutrientes y midiendo el contenido de ellos en todos los componentes de la planta (raíces, hojas, tallos y frutos). 

Según Cristián Narea ellos están fertilizando según los resultados preliminares del CEZA-UChile y hoy están aplicando 300 unidades de potasio (K), 250 de nitrógeno (N) y 100 de fósforo por temporada. De modo que el potasio destaca como el fertilizante más importante.  Sobre las principales fuentes de P y N que utilizan Narea explica: “Utilizamos nitrato de potasio pero también muriato de potasio, depende de cómo queremos entregar las unidades de nitrógeno. También hemos usado Entec (N de liberación lenta) en suelos arenosos así como nitrato de potasio y urea en otros suelos”.

Estimación de la acumulación de biomasa y extracción estacional de N, P, K, Ca y Mg por los distintos órganos en plantas de granado (Punica granatum L.). Datos Agrícola H&C, Paihuano.

Los problemas fitosanitarios más importantes

Aunque todavía menores, en Chile el cultivo del granado enfrenta algunos problemas fitosanitarios. Entre los principales se menciona al Chanchito blanco por ser plaga cuarentenaria (algunas especies) y además de hábitos crípticos, por lo que encuentra en la cavidad calicinal de la granada un excelente escondite. Entre las plagas que causan daño fisiológico destacan los nematodos, pero los granados también son atacados por pulgones. En tanto que, entre las enfermedades, aparecen pudriciones del fruto provocadas por botritis (Botrytis cinerea) y alternaria (Alternaria solani

“Como en cualquier especie nueva el principal problema del granado son los registros de plaguicidas y fungicidas. Hasta hace dos años en granado no había nada registrado. Ni para Chanchito blanco, ni para botritis, ni para pulgones. Nada. Cuando hay poca superficie el registro no es un negocio rentable, sin embargo Anasac se la jugó y registró cerca de 7 productos contra plagas, para toma de color, etc. Para empujar el registro de productos nos juntamos varias empresas productoras de granados”, explica Cristian Narea.

Nicolás Franck explica que los principales problemas fitosanitarios de la especie son causados por pudriciones. “Hongos que aparentemente entran en la flor, por lo que condiciones muy húmedas en flor podrían ser predisponentes (costa y sur). Botritis y alternaria producen una pudrición al interior del fruto, las que, en el primer caso, alcanza la epidermis y, en el segundo, sólo afectan el interior, pero que incluso pueden desarrollarse en poscosecha ya que hay frutos en que no se reconoce el daño. Son frutos que presentan una coloración un poco más intensa y son de menor peso. Una línea de parking entrenada debiera ser capaz de reconocer las frutas con problemas”, afirma el investigador. 

- ¿Qué hicieron específicamente para controlar botritis?

Cristian Narea: - Para nosotros los dos últimos años han sido muy buenos pero los dos anteriores los resultados fueron malos porque llegamos mal a destino. Nuestra fruta llegó afectada por pudrición (botritis). Con la experiencia y la investigación comenzamos a embalar mejor, hemos cambiado el tipo de embalaje, estamos usando productos para poscosecha, etc. El año pasado comenzamos a buscar en el extranjero y descubrimos que los granaderos de EEUU usaban Scholar® (fludioxonil), un producto de Syngenta que se utiliza en poscosecha. De hecho también se usa para poscosecha de limones. Hoy lo usamos en piscina para las granadas de exportación. El año pasado lo probamos por primera vez. Cada año hemos ido probando y evolucionando. La granada se ha convertido en una fruta con la que se gana plata por lo que hay que inventarle un embalaje, una bolsa, debemos preocuparnos de las temperaturas, etc.