Reinaldo Fuentealba, director DOH y el plan de infraestructura hídrica nacional

Las lluvias que por fin cayeron en la zona central del país apenas sirven para paliar una sequía que se extendió por casi una década. Desde Curicó hacia el sur la precipitación sigue mermando y los estudios indican que los promedios históricos continuarán cayendo en todo el territorio nacional. Sin embargo, Chile pretende transformarse en potencia agroalimentaria. Es así que construir embalses y otras obras que permitan mejorar la gestión del agua se ha transformado en una prioridad para este gobierno, según lo explica el director de la DOH, entidad encargada de llevarlas a cabo.

Reinaldo Fuentealba, director DOH.

 

Las lluvias de este año le han dado un respiro a las reservas hídricas del país. Sin embargo, las capacidades máximas de muchos de los embalses –sobre todo de Colbún y Laguna del Maule- están lejos de alcanzarse y, además, desde Talca hasta Punta Arenas este año las lluvias han escaseado.

Este contexto ha llevado al gobierno a tomar diversas medidas de emergencia y otras de largo plazo. En este contexto, en marzo de 2015 presentó un programa con diversos puntos: un plan de ocho Grandes Embalses prioritarios, para aumentar la capacidad de acumulación hídrica del país en 20%, construcción que se iniciaría en 2017 y costaría 872 mil millones de pesos; otras diez obras deberían construirse al año 2022, de 795 hectómetros cúbicos totales; un plan de construcción y reparación de 25 pequeños embalses por $300.000 millones que beneficiaría a 17.000 hectáreas; la construcción de piscinas de infiltración para recargar acuíferos en el Valle de Aconcagua; y el desarrollo de plantas desaladoras.

La Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) del MOP está preocupada de que estas iniciativas avancen de manera firme. La entidad tiene como misión proveer de servicios de infraestructura hidráulica que permitan el óptimo aprovechamiento del agua y está trabajando en ello. Del Plan de Embalses, la institución estima que a fines de 2018 comenzaría a operar el de Valle Hermoso, en la Región de Coquimbo, el primero de la lista proyectada. “El objetivo de este plan es otorgar seguridad de riego a las zonas agrícolas para hacer de Chile una potencia en el ámbito agroalimentario”, señala su director, el ingeniero civil hidráulico Reinaldo Fuentealba Sanhueza.

Está consciente de la importancia que tiene el Ministerio de Obras Públicas en general y la DOH en particular, al enfrentar la situación de estrechez hídrica que vive el país. Y es que, en resumidas cuentas, la falta de agua será permanente.

“El rol fundamental del MOP es convertirse en un referente a nivel nacional en materias de recursos hídricos, riego y agua potable rural. Debemos proveer de infraestructura hidráulica, con el propósito de mitigar los efectos de la sequía y otorgar abastecimiento de agua a agricultores y al resto de los usuarios, de manera sustentable y garantizando el abastecimiento seguro”, comenta Reinaldo Fuentealba.

-¿En qué medida los nuevos embalses podrán paliar el déficit hídrico que tiene el país?

-De una manera muy importante. El plan contribuirá a mitigar el déficit hídrico del país y la imperante sequía que ha afectado en los últimos años. En la primera etapa (8 embalses) se incrementará la capacidad de almacenamiento en más de 1.000 millones de m3, permitiendo entregar seguridad de riego a una superficie superior a las 120.000 hectáreas.

 

EN CONSTRUCCIÓN, LICITACIÓN O INGENIERÍA

De los ocho embalses comprometidos, explica Reinaldo Fuentealba, uno de ellos, el de Valle Hermoso (20 hectómetros cúbicos (hm3) o 20 millones de metros cúbicos) en la Región de Coquimbo, se encuentra en construcción. Dos están en proceso de licitación de obras: Punilla en la Región del Biobío (625 millones de metros cúbicos) bajo modalidad de concesionado, y Chironta de 17 hm3 en la Región de Arica y Parinacota. El resto avanza aceleradamente en sus etapas de estudios de ingeniería y ambientales.

-La cartera es de 19 proyectos, pero se implementaron sólo estos ocho. ¿Por qué?

-Por su justificación social-económica y por particulares necesidades de regulación de recursos hídricos para el desarrollo del riego en cada una de las cuencas de esos proyectos. Además, se priorizó según el nivel de avance de sus estudios técnicos.

-¿Qué problemas solucionan? Porque no todos son de riego…

-Los embalses solucionan principalmente la escasez de recursos hídricos que produce una baja seguridad de riego. Sin embargo, se proyectan algunos para solucionar directamente el control de crecidas, como ocurre, por ejemplo, con el embalse Livilcar en la región de Arica y Parinacota.

-¿Qué sucederá con los que quedaron afuera de esta lista?

-El plan a largo plazo considera la construcción de 19 embalses.  Aquellos que no están dentro del listado de los 8 priorizados, continuarán avanzando en sus distintas fases de estudios (factibilidad o diseño) para que postulen a etapa de construcción según la disponibilidad presupuestaria del momento.

-¿Cómo es el modelo de financiamiento y administración de los embalses? ¿Qué medidas se están tomando para agilizar su construcción?

-La construcción y financiamiento de las obras de embalses, se rige por una Ley especial, el DFL 1123. Básicamente esta Ley establece que el MOP desarrolla los estudios, luego financia y construye las obras, previo acuerdo con los usuarios de firmar escrituras de reembolso de una parte del costo de las obras. Después de una cierta cantidad de años, la administración pasa a manos de las organizaciones de usuarios de agua.

El Ministerio está impulsando distintas medidas que permitan agilizar la construcción de las obras. Una innovación iniciada en 2015, corresponde a un modelo que busca ahorrar tiempos administrativos y de licitaciones, juntando etapas en un solo contrato como, por ejemplo, la de diseño con la construcción de las obras. Por otra parte, el embalse de Punilla será concesionado. En este caso, un privado es el que invierte y realiza la explotación de la obra y los regantes pagan por el uso del embalse.

 

EL DESARROLLO DE PEQUEÑOS EMBALSES

-¿En qué estado de avance se encuentra el plan de construcción y habilitación de pequeños embalses?

-Respecto al plan de construcción de nuevos embalses pequeños, el compromiso es construir 15 en el presente periodo de gobierno. Éstos acumularán alrededor de 5 hm3. A la fecha, uno se encuentra en proceso de adjudicación de las obras, el embalse Empedrado en la Región del Maule, y los restantes 14 están en fase de estudio para que sus licitaciones de obras se realicen durante el segundo semestre de este año y comienzos del próximo.

Sobre la rehabilitación de embalses existentes, el compromiso es terminar las faenas de obras de 10 embalses en el presente periodo de gobierno. A la fecha, tres obras se encuentran terminadas: Santa Rosa (comuna de Limache), Chada (comuna de Paine) y Los Molles (comuna de Melipilla).  A su vez, cuatro se encuentran en ejecución. Éstos son: El Principal de Pirque (comuna de Pirque), Rautén Bajo (comuna de Quillota), Santa Julieta (comuna de Ovalle) y Hospital (comuna de Paine). Mientras, otros tres están en proceso de licitación y adjudicación, cuyas faenas finalizarán durante el presente año. Estos son: Concepción y San Antonio (en la comuna de Ovalle) y Huechún (comuna de Melipilla).

-¿Con qué criterios se seleccionaron los proyectos de reparación?

-Para las rehabilitaciones se recibieron iniciativas y solicitudes de comunidades de regantes, cuyos embalses se encontraban embancados o con operación deficiente. De ellos, se evaluó el alcance de las reparaciones y se priorizaron según si existía interés de la comunidad por rehabilitarlos y acogerse a lo que exige la legislación vigente.

 

PERO ADEMÁS SE DEBE GESTIONAR EL RECURSO

Embalsar no es la única herramienta para enfrentar la escasez de agua, ya que además se debe realizar una adecuada gestión del recurso hídrico así como buscar nuevas fuentes de agua. Por esa vía han transitado países emblemáticos como Israel o Australia para administrar e incluso potenciar los escasos recursos hídricos de que disponen.