icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Agosto 2019 | Arándanos

Emilio Merino Ewert, agricultor orgánico y subgerente agrícola de Hortifrut

Un recuento de los avances en producción orgánica de berries

Hortifrut ingresó al mercado peruano en 2014, a través de la sociedad con Tal-SAC. En 2015, constituyó una segunda sociedad en este país, HFE Berries Perú SAC., y luego, en 2017/18 profundizó su alianza con el grupo Rocío. Se trata de una estrategia para vincularse e invertir en el negocio de los berries en distintos países, que la ha llevado a convertirse en protagonista a nivel planetario, especialmente en arándanos. Un hecho tal vez menos conocido es que, desde 2008, Hortifrut es el productor de arándanos orgánicos más grande del mundo. Para conocer cómo lleva a cabo este sistema de producción y sus posibles proyecciones en Perú, Redagrícola conversó con uno de los pioneros en su desarrollo.

FLORA BENÉFICA. Uso de corredores con especies arbóreas, arbustivas y florales para favorecer la actividad biológica.

Emilio Merino, agricultor y subgerente agrícola de Hortifrut, tiene una experiencia en producción de berries orgánicos que partió hace unos 25 años en Chile.Trabajaba entonces en transferencia tecnológica con agricultores campesinos, y tomaron la iniciativa de iniciar la producción orgánica de frambuesas. Los primeros tiempos, cuenta, se caracterizaron por la búsqueda de información y la escasez de insumos:
–No teníamos oferta para ir a comprar a una tienda, como hoy en día –relata, en una conversación sostenida en Virquenco, fundo emblemático de Hortifrut–. Hacíamos macerados, preparábamos compost y traíamos guano rojo del norte. Se formó la cooperativa Probío, de pequeños y medianos productores de frambuesa, para comercializar en conjunto. Ubicamos una empresa, PROA, que ya efectuaba certificaciones en Chile y realizamos la transición a partir de 1993.

“DÉJENME TODO. ESO ES EL FUTURO”

En la campaña 1996/97 vendieron las primeras 5,000 cajas de frambuesas orgánicas, luego de superar una primera reacción negativa.
–Fui a Hortifrut para la comercialización en fresco y la persona que me atendió me dijo: estás loco, eso no se vende. Por suerte le preguntaron qué hacer a don Víctor Moller [Presidente de la compañía], que andaba en EE UU “Déjenmelo todo”, contestó. “Eso es el futuro. A la vuelta de mi viaje quiero conocer al señor que está haciendo eso”.
Además, vendieron unas 60 toneladas (t) para congelado a la empresa Frutícola Olmué.Obtuvieron muy buenos precios. Emilio Merino recuerda que mientras las frambuesas frescas convencionales recibían del orden de US$6/kg, las orgánicas llegaban a US$15/kg a productor.

MALLAS, TECHOS, TÚNELES.El uso de cubiertas plásticas en sus distintas formas se integra perfectamente a la agricultura orgánica.

¿QUÉ TE FUMASTE…? ESO ES PARA JIPIS

No obstante los éxitos, Merino señala la incomprensión a la que muchas veces se enfrentaban:
–Nos trataban mal: “¿qué te fumaste…?”; “eso es para los jipis…” Un trato avasallador que se da incluso el día de hoy, cuando la agricultura orgánica ya no necesita estar demostrando nada a nadie. Hay profesionales que ignoran completamente el tema y hablan pestes por su falta de información. Pero también hay otra categoría de desconocimiento por parte de profesionales jóvenes, salidos hace poco de la universidad, que creen que la agricultura orgánica no va más allá del reemplazo de unos insumos por otros. No ven la holística, la sustentabilidad, la biodiversidad, el sistema.
El subgerente de producción agrícola de Hortifrut cuantifica que, en su país, entre la superficie de la compañía y la de los productores asociados, abarcan alrededor de 1,300 ha de arándanos bajo manejo orgánico; a nivel nacional, estima unas 2,600 a 2,800 ha. La producción debe llegar a unos 22 millones de kilos, calcula (incluyendo 12 millones de kg de Hortifrut y socios), de los cuales se exportan en fresco alrededor de 8 millones, en tanto que 12 millones de kg se destinan a congelado, y algo así como 2 millones y fracción de zonas con restricciones sanitarias para la exportación se envían como fruta convencional a mercados de más exigencia.

MULCH. Corte entre hileras y cierre ajustado del mulch sobre la hilera para el control de malezas.

VIRQUENCO Y LAS PRIMERAS 8 HECTÁREAS ORGÁNICAS

El interés de Víctor Moller por conversar se concretó al poco tiempo de la primera venta, y le ofreció implementar la línea orgánica en Hortifrut.
–La gran empresa no estaba en mi pensamiento –rememora Emilio Merino–, le contesté que ya tenía compromisos y me quedaba con la pequeña agricultura. Me argumentó que en Hortifrut avanzaría más rápido, podríamos poner nuevos estándares y seguir apoyando a los pequeños agricultores. Pero yo estaba conforme en mi trabajo, por lo tanto continué en él. Don Víctor me seguía llamando. ¿Qué quiere de mí?, le pregunté. Que se venga a trabajar conmigo, que me busque un campo para instalar unas 30 a 40 hectáreas de frambuesa orgánica y que siga dando asesoría a los pequeños y medianos agricultores de Ñuble a través nuestro, me respondió.
Fue así como se incorporó a esa compañía. Arrendó un campo de la superficie indicada en 1997 y ese mismo año convirtió 8 hectáreas convencionales de arándano en orgánicas, en el fundo Virquenco, cerca de Los Ángeles, las primeras de su tipo en Chile, afirma.

SE LOGRAN RENDIMIENTOS SIMILARES A LA PRODUCCIÓN CONVENCIONAL

–¿Cómo ha sido la evolución del negocio de los berries orgánicos?
–Conozco la comercialización de la frambuesa desde hace 22 años. Siempre el precio ha estado encima de la fruta convencional, al menos un 30%, y muchas veces sobre el 50% superior.Hoy el mayor precio para las zonas que pueden exportar va de un 20-25% a un 40-50%, dependiendo del momento.

COSECHA EN VIRQUENCO. Fundo emblemático de HORTIFRUT en Perú. La media productiva de todos los arándanos orgánicos en todos los huertos de la empresa bordea los 14,000 kg/ha

–¿Ese mayor precio compensa una menor producción en el sistema orgánico?
–La menor producción es un mito. Tal vez se deba a que muchos profesionales no están lo suficientemente al día y recomiendan el uso de productos o técnicas que ya deberían haber salido hace tiempo. Hoy la media en nuestros campos de arándanos se ubica en torno a los 13,800-14,000 kg/ha contra un promedio en Chile de alrededor de 8,500 kg/ha. No obstante, hay variedades de nueva generación, que pueden lograr rendimientos de 25 t/ha. Los costos en nuestros campos convencionales van de unos US$9,500 a US$12,000/ha, y en los orgánicos vamos de los US$9,500 a US$13,000, dependiendo de las condiciones productivas. El costo por kilo es también muy similar, alrededor de US$0.65-1.00/kg versus US$0.70-1.00/kg. Los arándanos son un cultivo que, en convencional, deja un margen del orden de 7,000 a 10,000 dólares/ha, y en orgánico en torno a los 9,000 a 13,000-14,000 dólares/ha.

NUTRICIÓN Y CONTROL DE MALEZAS MARCAN UNA DIFERENCIA EN COSTOS

La gran diferencia de costos para la agricultura orgánica se encuentra en el nitrógeno y las malezas, indica el entrevistado, principalmente estas últimas.
–Nos encontramos buscando mejor tecnología de control. Utilizamos prácticas culturales, como el uso de mulch, y lo estamos cerrando más en torno al cuello de la planta. Ahora trabajamos con una máquina de control de malezas con vapor en la barbilla. Es un gran desafío.

BIOCONTROL. En Virquenco cuentan con un laboratorio para la multiplicación de agentes de control biológico.

El tema nutricional se halla mucho más solucionado:
–Puedes tener todas las unidades de nitrógeno que quieras. Nosotros traemos de EE UU un producto, Pro Gro, con un contenido de 13% de N, y hay otros similares. Para elegir es importante que tengan una buena tasa de liberación y biodisponibilidad, aspectos a considerar al sacar las cuentas. En huertos antiguos llegamos a aplicar 120 unidades de N/ha/año, pero con el tiempo hemos comprobado un efecto de la sustentabilidad, de la actividad biológica en el suelo, y hoy estamos en 30 o 40 unidades de N/ha/año. En suelos más débiles en un momento apoyamos con más N, teníamos costos de 2,500 dólares/ha; hoy estamos en US$1,200 a 1,600/ha. Tenemos campos plantados el año 2000 con suelos de 2% de contenido de materia orgánica y hoy están en 8%. Si el recuento de actividad biológica era de 50, por decir una cifra cualquiera, actualmente se encuentran en 130, y un bosque nativo en 150. Por lo mismo, gracias a la vida en el suelo, aplicamos cada vez menos microelementos. En cuanto al potasio, fue el primer elemento del que tuvimos oferta comercial para agricultura ecológica en Chile, proveniente de Alemania. Nunca hemos tenido problemas con eso. En Chile –continúa–normalmente no hay dificultades por contenido de fósforo en el suelo. Nosotros cubrimos nuestras necesidades con roca fosfórica: en términos generales, una dosis alta cada 3-4 años. En suelos orgánicos hay muchos microorganismos y bacterias que lo solubilizan y lo dejan disponible para los cultivos.
Emilio Merino nuevamente subraya que no se trata de reemplazar un insumo por otro, sino de hacer agricultura con bases agroecológicas, lo que incluye prácticas como la incorporación de corredores biológicos y el uso de té de compost.
Saber lo que está pasando en el suelo resulta vital, por lo que se trabaja con el ciclo de liberación de N y por lo tanto importa determinar en los análisis las unidades utilizables.

UNA FILOSOFÍA DE MANEJO QUE SE ADELANTA A LOS HECHOS

En agricultura orgánica hay una filosofía de manejo que consiste en adelantarse a los hechos, remarca el entrevistado:
–Si te afecta el chanchito blanco en arándano, tienes que pensar qué hacer antes de que aparezca. O si un año sufriste un ataque de botritis no puedes dejar el residuo de la poda, debes sacarlo, y aplicar un baño invernal de polisulfuro que corte los ciclos. ¿Tuve plagas, enfermedades? ¿Qué es lo que tuve? Se requiere mucha observación y conocimiento, no se aplica un “paquete tecnológico” como en la agricultura convencional. En muchos huertos de arándanos o frambuesas terminan la cosecha y los vienen a retomar meses después, con la poda, sin preocuparse del manejo en esos momentos, de cortar los ciclos de la plaga, etc. Este es un trabajo de año redondo.

Emilio Merino.

Sobre la producción de arándanos en Perú, Emilio Merino explica: “Por las condiciones del país, donde predomina el cultivo en arenas con cero o mínimo contenido de materia orgánica, lo que implica mantener la aplicación de nutrientes los 365 días del año, hay que abordarlo más como un sistema hidropónico y puede resultar de un costo alto. Una situación muy distinta a Chile, donde se potencia la base existente en el suelo. En Perú habría que hacer aplicaciones permanentes de nutrientes”.
–Es más complicado en Perú.
–Pero se está haciendo, se saca una cantidad de kilos al mercado, a EE UU o a Europa. En México también hay algún desarrollo, al igual que en EE UU y en Europa. El fuerte de la producción orgánica de Hortifrut está en Chile y también cierta cantidad en Argentina.